Domingo, 17 Diciembre 2017

Actualizado11:38:01 AM GMT

You are here:

El patetismo Concertacionista y la cita con el Presidente.

E-mail Imprimir

Isidro Peñasco

La fallida cita entre el Presidente Sebastián Piñera y los jefes de partido de la Concertación -al margen de las interpretaciones benevolentes de la prensa derechista en Chile- es una demostración clara de que la Concertación no tiene nada que decir y muy poco que hacer en relación con el movimiento estudiantil que tiene en jaque al Gobierno y que -en caso de que se cancele el año escolar- causaría una debacle económica gigante en los municipios y en las „Universidades“ privadas que tendrían que sobrevivir un año sin nuevos alumnos (son unos 300 mil) ya que la generación de egresados de Enseñanza Media no podría acceder a la Universidad.

La Concertación trató de salvar lo mas posible en capital político en la impasse causada por la cita.

Como los Estudiantes acordaron hacer entrega de su propuesta -alternativa a la del Gobierno- al ejecutivo y al legislativo, por ser los dos poderes que decidirán en última instancia las reformas que exigen y son la parte principal del “Estado chileno”, la Concertación, luego de dar explicaciones por no haber asistido a la cita con el Presidente, aseguró que la reunión con dirigentes del Parlamento era una „ratificación a la institucionalidad“, criterio que debe haber sorprendido a mas de un dirigente de los Estudiantes y los profesores y que debería ponerlos en alerta ya que el camino de “la institucionalidad” en Chile se sabe como termina....

La Alianza de gobierno y la Concertación, que son la misma moneda con dos caras, son los interlocutores políticos de los Estudiantes y es evidente que la Concertación no es intermediaria entre los Estudiantes y el gobierno porque ella “es el gobierno“ sin tener cargos.

Lo es porque la Concertación y la Alianza tienen coincidencias en sus políticas reales que son casi completas y sólo en asuntos marginales se diferencian, fuera del „estilo“ político.

La Concertación no es creíble si adoptase una posición política coincidente con la de los Estudiantes porque ello sería una posición claramente oportunista que coincidiría exactamente con lo que ha demostrado por decenas de años la Concertación en su política real en el gobierno, al margen de sus dichos que han sido siempre publicados antes de las elecciones y olvidados apenas fueron elegidos.

En todos los casos. Por ejemplo en la exigencia de un llamado a una Asamblea Constituyente que la Concertación en sus 20 años de gobierno ninguneó e ignoró olímpicamente o la exigencia de re nacionalizar el cobre, que la Concertación -y Chile lo sabe- hizo precisamente lo contrario: re privatizó el cobre y si CODELCO se salvó fue porque altos personeros de la coalición estaban ganando mucha plata con contratos en la estatal del cobre o porque ideológicamente la Concertación estaba realmente por privatizar el cobre sin „perder la compostura“.

Es decir la Concertación no tiene nada que ofrecerle al arrinconado Piñera.

No puede ofrecerle un mangoneo de la directiva de los Estudiantes, ni puede ofrecerle una solución al Presidente. La directiva habla con ellos como habla con el gobierno porque tienen claro que son lo mismo.

Y ello es así porque perdieron la credibilidad.

Al parecer lo que ocurrió en Chile es que en las últimas elecciones, visto de un punto de vista estrictamente político, no fue Piñera el que ganó, sino que la Concertación perdió, al agudizarse -por las elecciones- una fase imparable de decadencia de su credibilidad y que los concertados simplemente no supieron entender o no quisieron hacerlo.

El movimiento estudiantil que abarca mucho mas que los Estudiantes mismos, es reflejo y manifestación, del descontento con la hegemonía ideológica neoliberal en Chile.

El movimiento estudiantil es rupturista, no porque sus demandas, que son reformas al sistema, lo sean en rigor, sino porque el sistema es tan precario en su dominación en Chile que cualquier empujón o mínima reforma lo pone en peligro de derrumbarse.

En este sentido se puede diseñar un escenario en el cual CODELCO está privatizada. La situación presupuestaria del país sería casi idéntica a la que había en Argentina en 2001. La estabilidad financiera chilena no existiría ya que los millones de CODELCO no estarían a disposición y al final la crisis se manifestaría en un país desindustrializado, con una cesantía enorme y una baja de tal magnitud de la demanda que hasta el comercio comenzaría a tambalearse. Que es lo que ocurrió en Argentina luego de la orgía privatizadora de Menem. Un escenario parecido se puede describir si -como lo hicieron en Argentina a comienzos de este año- se pasaran al Estado las AFP, lo que causaría un “desastre” en la dominación oligárquica y le entregaría al Estado el control de la poca industria que hay en el país.

Es decir cuando Piñera y sus boys inician un proceso de „ahuecamiento“ y empobrecimiento de CODELCO para declararla empresa inviable en poco tiempo y así poder privatizarla, están socavando el único sostén que la economía chilena tiene -que es la columna en la que se afirma el “milagrete chilensis”- ya que todo el resto (energía; comunicaciones; minería; bancos y servicios varios con excepción -parcial- del comercio detallista) está en manos de empresas extranjeras que no dejan nada en Chile fuera de los sueldos y los pocos insumos nacionales que usan, el IVA y unos pocos impuestos.

Por ello es que la crisis debía aparecer por algún lado, porque no hay mal que dure cien años y pueblo que lo soporte. Y la Concertación aparece ante el país en todo su patetismo de oportunistas y traidores asombrados porque el “encantamiento” popular se esfumó como el genio de la botella y ellos se quedaron “marcando ocupado”. Y por lo mismo no fueron a la cita con el Presidente, por un lado con la esperanza de recuperar un poco de credibilidad ante los Estudiantes con ese “acto de valentía e independencia” y segundo porque saben que no tienen nada que ofrecer a sus mandantes, ya que nunca han dejado de estar al servicio de la oligarquía chilena y de sus “jefes” en el exterior.

Escribir un comentario

Este es un servicio de comentarios de ElChileno. Entendemos que Ud comentará las notas bajo su criterio personal y su responsabilidad e identidad. Las notas son monitoreadas y se publican todos los días a una hora indefinida. Nos reservamos el derecho a borrar entradas que no estén en contexto o cuyo fín sea sexista, clasista, racista, segregacionista o antidemocratico


Código de seguridad
Refescar