Jueves, 19 Octubre 2017

Actualizado11:38:01 AM GMT

You are here:

¿Europa mirando el abismo?

E-mail Imprimir

11/09/2011

Àlvaro Rojas

Si se entiende por „Europa“ al arco que va de Moscú, baja hacia el límite oriente de Turquía y hacia el oeste por el Mediterráneo hasta las islas Británicas, sube al norte por el Atlántico e incluye a Islandia y los países nórdicos y hacia el este por el Mar del Norte hasta Lituania y Estonia. Ese espacio geográfico habitando por varios cientos de millones de personas y que representa un PIB equivalente al de los Estados Unidos, se encuentra en crisis. No una manejable, transitoria, de crecimiento, sino que una que parece terminal, definitiva que cambiará los paradigmas del desarrollo, la sociedad y la economía.

La crisis que los afecta es grave, amplia y ya se está manifestando en la política interna de cada uno de los estados que componen ese ámbito.

Desde el oriente, no sólo el problema del gobierno sirio que no puede apaciguar a su población e insiste en la receta de matar y disparar en contra de las manifestaciones, sino que el desmoronamiento de las alianzas políticas en el Oriente Medio, donde Israel deviene aislado. Primero porque ya perdió la coincidencia de intereses con Turquía, otrora el principal aliado cercano que tenía (mantenían relaciones no sólo económicas importantes sino que también militares), sino que por el tratamiento del “problema” de la Franja de Gaza, su política sigue deteriorándose. Egipto abrió su frontera con el territorio palestino y prácticamente quebró el bloqueo de Israel. Ese hecho ha facilitado a los palestinos aumentar la fuerza de su exigencia de transformarse en un estado independiente como lo establece el mandato de las Naciones Unidas de 1967 (el mismo que Obama exigió cumpliera Israel poniendo un acento distinto a su política hacia el estado judío).

Israel mismo con cientos de miles en las calles reclamando otra política social, parece paralogizado por el brusco cambio en la correlación de fuerzas en su entorno. El gobierno reaccionario israelita aparece perplejo y solo atina a seguir con el discurso de “Business als usual”, como si nada hubiese cambiado y los ciudadanos de Israel estuvieran a años luz de plantear alguna exigencia.

En el norte de Àfrica la guerra neolocolonial de la OTAN en contra de Libia que amenaza con crear, sin una causa importante fuera de la codicia de los consorcios petroleros y acuíferos europeos, un estado islámico en ese país, puede tener consecuencias graves para los países limítrofes de la costa mediterránea. Es de temer que así ocurra porque el mando militar de los “rebeldes” mercenarios de la política europea, es islámico y de hecho está en manos de un antiguo combatiente de Al Qaeda que estuvo prisionero en Guantánamo.

En Europa misma las amenazas de que la Unión Europea comience a desmembrase no son fantasías sin base. Grecia, obligada a adoptar las recetas que el FMI le aplicó a Argentina en los 90 y que casi arruinaron al país, no sale -ni puede salir en ese marco de “exigencias”- de la crisis de la deuda. En Alemania el Banco Central Europeo compra bonos de la deuda de España e Italia y causa con ello una crisis ya que el dogma neoliberal que informa la existencia de ese banco y que dice que debe ser independiente, se diluye. Esa política bendecida por Angela Merkel y su ministro de economía ha causado una crisis política en el gobierno alemán. Alemania es el motor de la UE. Francia, aliada de Alemania, sigue los pasos de los germanos obedientemente, mientras se acumulan las opiniones en el sentido de que Grecia debe ser sacada de la “zona Euro” y dejarla en suspenso hasta que resuelva su problema. Esta recomendación estuvo en el comienzo de la crisis griega pero fue desechada como “imposible”; “impensable” por los gurus neoliberales de Alemania y Francia. La realidad se ha encargado de castigarlos y lo mas probable es que Grecia sea “desafectada” de la unión monetaria y vuelva a su moneda nacional.

En Inglaterra, si bien el tema del Euro no juega ningún rol ya que ellos no forman parte de la “zona Euro”, los problemas son la factura que le está pasando la historia a un país que se desindustrializó a partir de la receta de Margaret Thatcher. Ingentes masas de jóvenes carecen de perspectiva porque el país es una isla de “servicios”. Su producción o esta extranjerizada o simplemente dejó de existir o está en manos de la industria alemana, francesa y otras. El sector económico principal es el financiero y especulador en estrecha relación con Wall Street.

Los desórdenes en Londres fueron una pequeña muestra de lo que les espera si no encuentran una salida racional y eficaz a esa problemática.

Italia y España enfrentan la crisis en forma ajustada a la política del FMI y el resultado es catastrófico. En España la cesantía juvenil es casi un 50%; la industria está trabajando a medio vapor; el consumo interno sigue bajando; los ricos buscan refugio en el oro porque ya no confían en nada que no sea propiedades inmobiliarias; tierra y oro para sus riquezas. En Italia que aun tiene una industria fuerte como Alemania la situación no es mejor, la cesantía aumenta y el mercado interno decae.

La tesis de Marx de que la crisis del capitalismo se producirá por la deuda y que afectará primero a los países mas débiles se cumple inexorablemente. Como todas las descripciones de Marx en su profundo estudio del capitalismo.

En la periferia se acumula el hambre, la desolación y la brutalidad. No sólo en Africa el hambre asola a millones, sino que los fundamentalismos aumentan su poder.

En el norte de Europa la situación es parecida con excepción de Noruega que tiene asegurada su economía por los ingentes ingresos del petróleo en manos del Estado y la generación eléctrica igualmente, fuera de otras actividades como la salud, la educación y las jubilaciones. Todas estatales.

Suecia; Dinamarca y Finlandia sobreviven en tono menor ya que sus economías son dependientes del mercado europeo, pero han mantenido un relativo orden y control sobre sus economías que impide que la especulación desatada los dañe como lo hace en Europa continental y los Estados Unidos.

Los que saben griego aseguran que la palabra “crisis” también significa “oportunidad”. Si esta crisis es una oportunidad para Europa y será resuelta en forma positiva parece poco probable. El neoliberalismo no ofrece otra solución que empobrecimiento de las mayorías y enriquecimiento obsceno de minorías: privatización de las ganancias y socialización de las pérdidas como lo hemos visto con la gigantesca ayuda a los bancos quebrados en Europa y los Estados Unidos.

En Alemania se discute lo que han denominado un “paraguas” para ayudar a Grecia. Lo que no dicen es que el “paraguas” es otra ayuda multimillonaria a los bancos, alemanes, franceses y de Estados Unidos que son los acreedores de Grecia ya que con esa “ayuda” sólo aseguran que Grecia pueda pagar la deuda a esos bancos y no ayudan a Grecia. Por eso el Banco Central Europeo compra papeles griegos, españoles e italianos transformándose en lo que se denomina en inglés un “bad bank”, es decir un banco que tiene anotados en su libros “papeles basura”, sin valor por incobrables. Nada mas lejos de las ilusiones y las loas que se escucharon cuando el Banco Europeo fue instalado en Frankfurt.

De esa manera y con esa política es hasta pensable que sin darnos cuenta nos encontremos inmersos en una guerra generalizada en la que nadie saldrá vencedor. Recordemos que el sistema capitalista desde que aparece como dominante en Europa hasta hoy ha resuelto siempre sus crisis con una destrucción masiva de medios de capital y daños colaterales. Es decir millones de vidas de personas.

Porque hasta ahora, las políticas aplicadas para resolver la crisis solo han acentuado los elementos que la generaron y no acercan a ninguna solución a mediano y menos a largo plazo.

¿Y Chile?

No nos preocupemos. ¡¡Está “blindado”...!!



Escribir un comentario

Este es un servicio de comentarios de ElChileno. Entendemos que Ud comentará las notas bajo su criterio personal y su responsabilidad e identidad. Las notas son monitoreadas y se publican todos los días a una hora indefinida. Nos reservamos el derecho a borrar entradas que no estén en contexto o cuyo fín sea sexista, clasista, racista, segregacionista o antidemocratico


Código de seguridad
Refescar