Critica a Israel = ¿antisemitismo?

Imprimir

¿Es Israel un estado teocrático? ¿Rigen en Israel las leyes mosaicas parecidas en su rigor a la Scharía musulmana?

Ambas preguntas deben responderse con un no rotundo. Israel es un Estado en el que hay elecciones periódicas; en el que hay un Parlamento que elige a un Jefe de Gobierno. Es una democracia parlamentaria y su Estado no es “religioso”. Es una economía capitalista fuertemente marcada por la cultura europea.
Es decir es un Estado y un gobierno “laico”.
¿Porqué entonces cada vez que algún periodista o comentarista se atreve a criticar la política de ese Estado y ese gobierno, aparece una batería de “defensores” espontáneos que acusa en forma furibunda: “antisemitismo”?.
Quien critica al Estado de Israel y a su política frente a los palestinos lo hace exactamente igual como se ejerce esa critica en contra de la política de Estados Unidos en contra de Cuba o la política alemana de cara a los emigrantes o la critica a cualquier Estado o gobierno del mundo.
Las causas de la reacción despropocionada de los defensores de Israel radica en la historia del antisemitismo en nuestra cultura “Occidental y Cristiana” y sobre todo en la Shoa, el Holocausto el indescripctible crimen del nacional socialismo alemán durante el régimen de Hitler en Alemania y durante la Segunda Guerra Mundial. (1933 – 1945)
Ese crimen tiene una magnitud y una calidad tan grande en su maldad, perversa organización administrativa, que hasta ahora nadie, ningún creador o historiador ha sido capaz de mostrarlo en toda su pérfida realidad. Es simplemente tan horrendo, gigantesco y brutal que se escapa a la capacidad del lenguaje para describirlo.
No existe en la historia un pueblo, una religión que haya sido atacada y se haya intentado exterminarla físicamente como ocurrió a los ciudadanos europeos de religión judía o de apellido judío o que hubiesen tenido entre sus antepasados alguna persona de esa religión. La matanza estaba justificada en la mentira racial. Es decir que los judíos son una “raza”, una especie humana distinta.
La matanza fue indiscriminada. Bastaba con tener un  bisabuelo o bisabuela con apellido judío –sea sefardita o askenasi- para terminar en Auchwitz; Sobibor; Maidanek o algunos de los cientos de campos de exterminio que instaló el nacismo en Europa bajo su control.
La existencia de Israel es consecuencia de ese crimen y tiene su fundamento en una historia de mas de tres mil años.
El antisemitismo sin embargo no es un “invento” de los nazis. Es un prejuicio que aparece y se consolida en Europa en la Edad Media. Como el cristianismo es practicamente una “herejía” de la fe mosaica y el profeta fundador del Cristianismo, Jesús o Joshua, nacido en Belén y ejecutado por orden del Cónsul romano en Judea Poncio Pilatos, era judío y según la afirmación de sus seguidores “descendiente de David” el fundador del primer estado judío, para los cristianos esos “primos hermanos” de religión mosaica eran y son de hecho aún blanco del odio de los “conversos” al cristianismo. Recordemos que los apóstoles eran todos hebreos, judíos de religión judía que se sumaron a la “herejía” de Jesús y de paso no eran célibes, eran casados y teníany tuvieron hijos.... Lo mismo ocurre con los musulmanes que tienen en su doctrina muchos elementos del cristianismo y son por eso “conversos”, es decir están  muy cerca del judaísmo y del cristianismo y por ello su fijación para marcar los límites, su mesianismo para convencer a los cristianos declarados “infieles” y su afán por “consquistarlos” como lo hicieron en Constantinopla y lo intentaron en los Pirineos y posteriormente llegaron hasta Viena en Austria.
La religión cristiana fue, desde el momento en que se burocratiza al ser reconocida como religión por Contantino en Constantinopla (hoy Estambul), también una potencia militar que intentó en numerosas ocasiones “llevar la fe” a los infieles con la espada. Constantino se convirtió al cristianismo en su lecho de muerte. Algunos aseguran que fue “declarado” cristiano después de muerto...
En la época de la expansión de Europa hacia todo el planeta esta actividad de “convertir a la verdadera fe” a los infieles tuvo un capítulo muy trágico y genocida en la conquista de América.
Es decir esos afanes de “limitar” la influencia del judaísmo (tan parecido, tan coincidente con el cristianismo) culminaron en la creación de la leyenda que asegura que fueron los judíos los que condenaron a Jesús y de ahí a perseguirlos, condenarlos y atacarlos colectivamente en su calidad de minoría había un paso y Europa lo dio.
El afán de independencia, soberanía y el espíritu rebelde de los judíos marcó durante toda su historia el destino de esa religión y ese pueblo. La persecución en Europa fue la última que sufrieron. Antes y en toda la larga historia de nuestra cultura los judíos fueron masacrados, deportados, tomados como rehenes y ellos conquistaron territorios, se rebelaron y ganaron batallas y fundaron reinos en los territorios que hoy conforman Israel; Libano y parte de Siria hasta Egipto.
La historia de los “progroms”; de la persecución a los judíos en Europa es larga y brutal. Culmina en España con la expulsión de los judíos del territorio español recien reconquistado a los moros en 1492.
Recordemos que los judíos fueron expulsados de Judea por Roma en el año 70 de nuestra era. Esta expulsión fue una de varias anteriores en que los judíos fueron deportados a Egipto; a Mesopotamia y se repartieron por toda Europa,
La historia de las persecuciones a los judíos no comienza en el años 70 sino que es anterior seguirá hasta el siglo XX en que el antisemitismo religioso culminó en una antisemitismo “racial”. Teóricos políticos y científicos formularon la tesis de que los judíos eran “una raza”, diferente de los europeos que llamaron arios.
Estas afirmaciones científicamente imposibles de comprobar por falsas, informaron la ideología del fascismo y se comenzó a perseguir a los judíos no por causas religiosas y por ser “los que condenaron a Jesús”, sino que por causas raciales. Pero sobre todo económicas, políticas. Los nazis se apoderaron del patrimonio de los millones de judíos que deportaron a los campos de exterminio y ese patrimonio era consistente, importante. Aún se siguen encontrando en Europa obras de arte de la mas alta calidad que fueron robadas a las familias judías ricas. Todos se beneficiaron con la represión: los vecinos de los deportados que podían comprar a huevo los enseres de los deportados; los funcionarios del Tercer Reich que se apoderaban de las joyas y las obras de arte. Los industriales y comerciantes que se quedaban con los negocios y las fábricas de los judíos deportados.
En España no fue de otra manera en los tiempos de los reyes católicos y en Francia ni en Lituania o Rusia donde los judíos fueron perseguidos.
Solo que en Alemania nazi la represión adquirió una calidad totalitaria; administrativamente perfecta que transformó los campos de exterminißo en verdaderas fábricas de la muerte.
La “Solución final” llevada adelante por Hitler y sus esbirros entregó una leccióin a los judíos: nunca mas serían masacrados sin defenderse. Los millones que fueron llevados a los campos de exterminio lo fueron engañados, al comienzo, pero pasados unos meses ya toda Europa sabía lo que estaba pasando el el Este y los judíos no se defendieron. La única resistencia organizada que se conoce es la que ofrecieron los últimos habitantes del Guetto de Varsovia.
Por eso uno de los fundamentos ideológicos de Israel es la defensa. Nunca mas se dejarán llevar a la muerte sin defenderse.
Es esta posición la que los hace reaccionar en forma tan desmesurada al confundir la critica honesta y bien intencionada como “antisemitismo”.
El Estado de Israel por su arte ofrece muchos flancos a la critica. Desde su alianza a muerte con Washington que los usa como “guardia” de las rutas del petróleo y de cara a los árabes, hasta la política brutal en contra de los palestibnos a los que masacraron en Líbano; bombardean y cercan en Gaza y ocupan sus territorios con la política poblacional. Israel mantiene una diplomacia secreta que ha implicado a sus servicios secretos con las mas brutales dictadiras en América Latina. Israel vota con los EEUU en las Naciones Unidas en contra de Cuba. Israel en su diplomacia pública condena a los países que  intentan tener una bomba atomica y el mis mo hace rato que la construyó y mantiene un arsenal con esas armas.
No es poco lo que se puede criticar a Israel y naturalmente que la mayoría de los criticos nunca se sumarán a un ataque antisemita y condenarán todo intento de condenar a los judíos por su religión, por su orígen cultural.