Viernes, 15 Diciembre 2017

Actualizado11:38:01 AM GMT

You are here:

WikiLeaks: La Casa Blanca no perdona a Julian Assange

E-mail Imprimir

Por: Francisco Rojas A - La Casa Blanca no perdona a Julian Assange por haber procedido a revelar íntimos secretos del Departamento de Estado, a partir de la fuga de mensajes a los que tuvo acceso Wikileaks y a través de los cuales se ha expuesto al aparato de la diplomacia norteamericana al desnudo.

 

El Presidente Barak Obama y la Secretaria de Estado, Hillary Clinton, han insinuado que Assange no podrá salir airoso de estas revelaciones sin que él y otros responsables paguen las consecuencias.

Expertos jurídicos norteamericanos e internacionales aseguran que no existe un aparato legal que condene la "distribución" de la información. Quienes cometieron el delito son quienes entregan la información a WikiLeaks y no el "difusor" en este caso WikiLeaks. Los paises Europeos se pisan la cola con su legalidad y su entregismo al Imperio puesto que buscan en este caso acusar de - al mismo estilo como la derecha chilena lo hizo con el Senador Jorge Lavandero en Chile - de delitos sexuales en una simple sed de venganza y de anulación moral de su gestor - de esa manera lograrían aportar a sus medios de difusión con argumentación suficiente que logre "desprestigiar" la fuente de las verdades develadas.

Por su parte el viejo ideal libertario de Jefferson, basado en la protección de la libertad y el derecho del pueblo, la democracia, esto significó que en su inicio desarrollar comunidades virtuales en Internet desde la perspectiva de la gente, el pueblo, la cultura, el pensamiento, la poesía o la identidad cultural frente al magazinismo (sic) de las multinacionales, los portales omnipresentes y la publicidad del consumismo; fué la tarea y la misión que jóvenes norteamericanos se impusieron con la creación de las redes virtuales y que hoy revoluciona al mundo.

Pero la confrontación era de esperar puesto que como bien lo expresan pensadores como Noam Chomsky, y lo han venido intuyendo otros tantos en el contexto de las relaciones de clases y el desarrollo histórico actual de la sociedad, en relación al fenómeno comunicacional mundial; no cabe dudas que está en manos del poder económico- militar del capitalismo y las transnancionales. Lejos está el ideal de los chicos de Berkeley en USA que en su oportunidad "liberaron" la red de redes como una contrapropuesta al siniestro plan ARPA de la guerra fría. Pues bien, la reacción no será tardía. Los estados europeos y otros - esbirros de un modelo basado en la explotación y el autoritarismo (a fin de cuentas) no trepidarán en mover a sus funcionarios para crear leyes que impidan la libertad de expresión en Internet, el control de las redes, la copia y el espionaje de la opinión que defendieron los libertarios americanos del siglo XVIII en sus dos formas hoy distinguidas por la historia; el panamericanismo y la democracia popular americana de los dos continentes latinos.

Si bien la voluntad popular tiene comportamientos primates también es allí donde de forma extraordinaria está el caldo de las ideas, las acciones y la ola que se pueda levantar en contra de sistemas depredadores de la vida y de la propia vida de ese infraconsciente popular; también es cierto que esa voluntad indefinida, esa desidia de las ideas y el altruismo y la bondad humana desperdiciados en el control absoluto de la superficialidad y la equidad maniquea que hace la prensa, la televisión y la Internet en manos del neoliberalismo, también es cierto que esa misma voluntad popular necesita de espacios y válvulas de respiración y equidad que les permitan a muchos en su momento, buscar la salida frente una dictadura de principios y económica impuesta cínicamente por el neoliberalismo omnipresente actual.

Por eso es que son necesarias puertas, ventanas, espacios, contenidos, plazas de comunicación locales, enlazadas unas con otras, expresiones técnicas comunicacionales que sean la salida para tantos y tantas en busca de algo más que la oferta de variaciones sobre la misma nota del capitalismo depredador y sus sostenedores. Por eso es necesario, para quienes somos conscientes de esta realidad, crear espacios que permitan otra sociedad posible, otro mundo posible bajo parámetros y premisas de justicia, verdad, diversidad, respeto, libertad, paz, democracia y por la vida; no como palabras claves de atracción comercial, no como publicidad del consumo, mas bien como luces desde su propio contenido.

Escribir un comentario

Este es un servicio de comentarios de ElChileno. Entendemos que Ud comentará las notas bajo su criterio personal y su responsabilidad e identidad. Las notas son monitoreadas y se publican todos los días a una hora indefinida. Nos reservamos el derecho a borrar entradas que no estén en contexto o cuyo fín sea sexista, clasista, racista, segregacionista o antidemocratico


Código de seguridad
Refescar