Jueves, 19 Octubre 2017

Actualizado11:38:01 AM GMT

You are here:

¿Universidades o fábricas de trabajadores académicos?

E-mail Imprimir

No podemos pretender escribir una definición del concepto “Universidad”. Para los efectos de una nota periodística el tema sería explosivo y rompería todo el marco formal de este género.

 

Lo que si queremos hacer es poner un espejo, parcial, pero revelador, ante las “universidades privadas” chilenas y de esa manera poner en el tapete de la discusión este tema. La definición de lo que es Universidad, mas allá de los contenidos de ascenso social, mejoramiento económico con el consecuente “consumo” de productos en el mercado.

La tesis de que el “mercado” ese ente indefinido, omnipresente que es calificado de omnipotente por sus defensores, es capaz de “asignar” los “recursos” del conocimiento en forma eficaz por la via de comprarlo y venderlo, es tan inaceptable que en Europa las universidades privadas o han fracasado luego de haber sido fundadas con una parafernalia neoliberal cara y muy grande o duermen en sus rincones siendo lo único que pueden ser: centros de formación profesional especializada destinados a producir trabajadores con nivel académico para la industria y el comercio.

El paradigma universitario en lengua castellana es la Universidad de Salamanca.

Fundada por el rey de León Alfonso IX en el año 1218 para que los jóvenes del reino no tuviesen que ir a Castilla a estudiar. El 8 de mayo de 1254 Alfonso X reguló el estatus de l centro de estudios a Universidad. Al mismo tiempo elevó una solicitud al Papa Alejandro IV para que otorgara el reconocimiento general a los títulos y grados que otorgase la Universidad . Con una bula papal de 1255 Alejandro IV entregó su autorización. Cristóbal Colón expuso su petición de financiamiento para el viaje al “Oriente” ante los reyes Católicos con la presencia de los geógrafos de la Universidad de Salamanca.

Es decir si hay un instituto que tenga las calidades necesarias como para ser denominado “Universidad” es Salamanca.

El término Universidad es de origen latino y significa “universitas” (lo universal) porque se supone que estos centros de estudios no dejan fuera ningún campo de conocimiento humano.

Es decir para denominarse como tal, la universidad debe -como mínimo- por lo menos investigar, acumular y conservar TODO el conocimiento humano disponible en una época. Debe actuar con absoluta autonomía, ya que cualquier influencia sesgada desvirtúa su identidad de tal; (es decir, debe tener libertad suficiente para no dejarse llevar a error en su búsqueda del conocimiento y esa libertad debe estar garantizada por el Estado o la comunidad donde desarrolla sus actividades.

Siendo el principal de sus atributos la universalidad de sus actividades. No hay actividad humana en que la universidad no trabaje, examine, discuta y acumule conocimiento.

La Universidad de Salamanca tiene las siguientes Facultades:

FACULTADES

  • Facultad Bellas Artes; Facultad Biología; Facultad CC Agrarias y Ambientales; Facultad Ciencias; Facultad Ciencias Químicas; Facultad Ciencias Sociales; Facultad Derecho; Facultad Economía y Empresa; Facultad Educación; Facultad Farmacia; Facultad Filología; Facultad Filosofía; Facultad Geografía e Historia; Facultad Medicina; Facultad Psicología; Facultad Traducción y Documentación.

  • En todas estas Facultades se estudia toda la paleta del conocimiento humano de cada rama, sólo la Facultad de Filología tiene los siguientes departamentos:

  • Filología Clásica e Indoeuropea; Filología Francesa; Filología Inglesa; Filología Moderna; Lengua Española; Literatura Española e Hispanoamericana.

Todas estas “carreras” son inútiles para el mercado. No generan profesionales que se puedan usar en la producción o el comercio. Son gente intelectual que investiga el lenguaje.

Lo mismo se puede decir de la arqueología; el estudio de las lenguas muertas; el estudio del mapuzungún en Chile o la filosofía y otras ciencias que no son “prácticas”.

¿Cuantas “universidades” privadas chilenas tienen un abanico de Facultades y Departamentos como el descrito mas arriba?

Es posible que la Universidad de Chile tenga algo parecido o sea igual. Posiblemente la Universidad Católica o la Austral de Valdivia, pero ¿las otras?.

¿No debería ser requisito exigible por la autoridad máxima -recordemos que el rey le solicita al Papa el reconocimiento de los títulos de Salamanca- que las “universidades privadas” para tener el derecho a llamarse así deberían ser efectivamente “universales” es decir “universitas”?

No es el caso y mas grotesco es aún que en un país de apenas 17 millones de habitantes estén funcionando ¿30?; ¿40 o mas? “universidades.

Mas aún muchas de ellas ofrecen “carreras” que no existen en ninguna parte y que son una parte técnica y mínima de una ciencia mayor a alumnos que sin saberlo están perdiendo su tiempo porque en Chile no hay ni habrá puestos de trabajo para ellos. Hay casos insólitos conocidos de todo Chile.

Muchas de las llamadas universidades en Chile son meros centros de formación profesional sin tener ni la ambición ni el interés en el conocimiento universal y menos la conciencia critica necesaria.

Una funcionaria administrativa de la Facultad de agronomía de la Universidad de Chile confió a este medio la siguiente información:

“Cuando empezó esto de las “universidades privadas” varios profesores de la facultad asumieron clases en las nuevas universidades con la intención de mejorar sus ingresos y ampliar su campo de acción. Casi todos renunciaron al poco tiempo a sus nuevos trabajos parciales”, dijo la funcionaria.

¿Porqué?

“Bueno porque en las universidades privadas aplicaron los criterios de rigurosidad y exigencia habituales en la Chile y clases completas fueron reprobadas o tuvieron notas insuficientes porque sus conocimientos eran insuficientes. Ello movió a los “rectores” a llamar a los profesores de la Chile e insinuarles que bajaran el nivel de exigencia porque los alumnos de las universidades privadas son “clientes” de ellas, son los que pagan y mientras mas alumnos tengan, mas dinero reciben y si el profesor lo reprueba se cambiarán...”

Esta exigencia anti académica, abstrusa, fue rechazada por casi todos los profesores y prefirieron renunciar a tener que asumir la responsabilidad de estar formando diletantes, aficionados, que en la practica estaban “comprando” un título”.

¿Chile se merece algo así?


Escribir un comentario

Este es un servicio de comentarios de ElChileno. Entendemos que Ud comentará las notas bajo su criterio personal y su responsabilidad e identidad. Las notas son monitoreadas y se publican todos los días a una hora indefinida. Nos reservamos el derecho a borrar entradas que no estén en contexto o cuyo fín sea sexista, clasista, racista, segregacionista o antidemocratico


Código de seguridad
Refescar