Miercoles, 18 Octubre 2017

Actualizado11:38:01 AM GMT

You are here:

Cooperativa mapuche construye hotel en forma de ruca

Curarrehue, aquella comuna medio escondida entre bosques y montañas del Paso Mamuil Malal, que conecta La Araucanía con Argentina, está saliendo al mundo de la mano de la gastronomía mapuche, la artesanía y su belleza natural. Pero para consolidarse como destino turístico debe superar uno de sus mayores déficit: el alojamiento. Y en eso está avanzando.

A partir de diciembre se abrirá Ruka Pillán, el primer hotel de la localidad y que, como particularidad, tiene una infraestructura fabricada en materiales nativos, que imita una ruca, vivienda típica de los pueblos originarios del sur.

Se trata de una iniciativa de la Cooperativa Ngen, integrada por pequeños empresarios del sector turístico y del área educacional de la comuna, los que apoyados por los religiosos de la parroquia San Sebastián gestionaron recursos por $ 200 millones de la diputación de Alava, País Vasco, España, para la primera etapa de construcción.

La gerente de recursos de la Cooperativa Ngen, María Jesús Ulloa Posada, destaca que "se trabajó sólo con materias primas nativas. Por ejemplo, las tejuelas son de coihue y pellín, y la parte interna y lo que cubre la estructura es de cipré, coihue y mañío. Todo se hizo con una plan de manejo de la Cooperativa de madera".

El alcalde de Curarrehue, Héctor Carrasco, destaca que "con este proyecto, estamos en condiciones de recibir turistas nacionales y, especialmente, extranjeros, con lo que se logra un nivel más óptimo para sacar mejor provecho a las bondades con que contamos, como son la nieve en invierno y los lagos, parques y ríos durante todo el año".

La estructura está en etapa de terminación de detalles. Tiene cerca de 300 metros cuadrados, distribuidos en un edificio de tres pisos. En el primer nivel se ubicarán los salones comunes, como sala de convenciones para 50 personas, comedores, cocina, living, recepción. En el segundo piso habrá 10 habitaciones para familias de tres a cuatro personas, y en el último piso, seis piezas matrimoniales.

María Jesús Ulloa cuenta que la idea es que en el recinto hagan su práctica -y luego trabajen remuneradamente- los alumnos del Liceo Técnico Profesional de la comuna, "que en un plantel de 160 alumnos, les imparten las especialidades de servicios turísticos, secretariado y productos de la madera".

Escribir un comentario

Este es un servicio de comentarios de ElChileno. Entendemos que Ud comentará las notas bajo su criterio personal y su responsabilidad e identidad. Las notas son monitoreadas y se publican todos los días a una hora indefinida. Nos reservamos el derecho a borrar entradas que no estén en contexto o cuyo fín sea sexista, clasista, racista, segregacionista o antidemocratico


Código de seguridad
Refescar