Martes, 17 Octubre 2017

Actualizado11:38:01 AM GMT

You are here:

Rapa Nui con un nuevo rey ¿que viene ahora?

Los pascuenses eligieron un rey a la usanza antigua.

Isla de Pascua (Rapa Nui) también la llamaron Te pito o te henua, que significa «El ombligo del mundo» y Mata ki te rangi, que equivale a «Ojos que miran al cielo». Rapa Nui es una isla de Chile ubicada en la Polinesia, en medio del océano Pacífico. Tiene una superficie de 163,6 km², lo que la convierte en la mayor de las islas del Chile insular, y una población de 3.791 habitantes, concentrados principalmente en Hanga Roa, capital y único poblado existente. La tierra más cercana es la isla Ducie, perteneciente al territorio británico de las Pitcairn.

De la historia de la isla poco se sabe. Que los pascuenses son parientes de los pueblos originarios que habitan en Tahiti y otras islas del Pacífico como Honolulu también se sabe.

Sus antepasados fueron grandes navegantes que viajaban por el océano mas grande del planeta orientándose en las estrellas y que en sus navegaciones llegaron a la Isla de Pascua que en realidad se llama Rapa Nui (Rapa Grande).

Esta posesión chilena del Pacífico es una atracción turística de primer orden y figura como destino de turismo en los programas de las agencias de viajes y está rodeada de un halo mitológico que ha inspirado a autores europeos y norteamericanos a tejer fantasiosas teorias sobre el origen de los habitantes y sobre todo de los moais que son las estatuas labradas en roca volcánica porosa y cuya finalidad nadie conoce o sólo se supone para que son.

Los pascuenses sin embargo tienen una historia oral que aún está vigente. Arqueólogos chilenos han investigado y desentrañado una serie de datos.

La vida en la isla no transcurrió siempre pacíficamente antes de que un navegante holandés tropezara con ella en Semana Santa y la bautizara -sin preguntarle a los isleños como se llamaba- como “Isla de Pascua” (por la Pascua de resurrección).

Se estima que la población de Rapa Nui sufrió una crisis de sobrepoblación en los siglos XV y XVIII, lo que pudo haber provocado guerras entre las tribus, con la consiguiente destrucción de los altares ceremoniales y el abandono de las canteras en que se tallaban los moái. Los nativos comenzaron a vivir en cuevas y debieron de padecer periódicamente la escasez de alimentos. Surge un nuevo ceremonial, del Tangata manu («hombre-pájaro»), quien primero recogía el primer huevo de manu tara (el gaviotín pascuense) sería líder de ellos por un solo año.

Los moais eran esculpidos en una cantera en el cráter del volcán que formó la isla y transportados con cilindros de madera a los lugares en que fueron expuestos.

Los pascuenses tenía un culto de los antepasados.

El 9 de septiembre de 1888 Chile firmó un tratado con el último rey pascuense por el cual según la versión castellana del mismo, el rey cedía soberanía al Estado chileno.

Pero, al margen de su historia trágica ya que no sólo se mataron entre ellos en una guerra, sino que fueron esclavizados por traficantes de esclavos venidos del Perú y sufrieron una emigración a Tahiti, sino que fueron víctimas de las enfermedades que transportaron los europeos, Chile les ha proporcionado seguridad, transporte regular y un apoyo mezquino como son los apoyos chilenos para toda la población, pero apoyo al fin.

Pero la isla es una joya muy codiciada por su ubicación geográfica.

Rapa Nui está en el centro geográfico del Oceáno Pacífico.

Fue durante la dictadura una base de radar de los Edtados Unidos y es un aeropuerto natural para escalas de los aviones que vuelan a Tahití; Nueva Zelandia; Australia y el Oriente.

Desde ella se puede monitorear todo el oceáno.

Quizás por eso los movimientos “independentistas” de los pascuenses aparecen cada cierto tiempo. Los isleños saben que dependen de Chile para sobrevivir y si quieren la “independencia” es para pactar una relación de subordinación con otro estado que les ofrezca mejores condiciones. Estados Unidos donó becas de estudio a pascuenses que debían volver a la isla a trabajar por el desarrollo y el mejoramiento de sus connacionales.

También juega un papel en los afanes de independencia de la isla los errores cometidos en nombre del “mercado” ya que la mercantilización de la sociedad chilena también llegó a la isla y pretendió que la “mano invisible” resolviera los problemas, lo que resultó un fracaso porque los isleños por tradición desconocen la venta de la tierra. La tierra no se puede vender, como el aire tampoco se puede vender o comprar.

El grupo de pascuenses que eligieron a un descendiente del último rey de la isla quizás desconocen de que manera los manipulan y quien lo hace y como, pero que están cometiendo un error, es cierto. El Presidente del Consejo de ancianos ya lo dijo en la nota que publicamos aparte: ”tonteras”.

Escribir un comentario

Este es un servicio de comentarios de ElChileno. Entendemos que Ud comentará las notas bajo su criterio personal y su responsabilidad e identidad. Las notas son monitoreadas y se publican todos los días a una hora indefinida. Nos reservamos el derecho a borrar entradas que no estén en contexto o cuyo fín sea sexista, clasista, racista, segregacionista o antidemocratico


Código de seguridad
Refescar