Lunes, 18 Diciembre 2017

Actualizado11:38:01 AM GMT

You are here:

Ciudadana española: Denuncia de represión a manifestantes

Magdalena Torres, profesora de nacionalidad española nos envió el siguiente testimonio que publicamos “in extenso” por considerar que tiene un alto valor ya que explica en forma clara y vívida lo que significa ser víctima de la agresión de Carabineros.

Del texto se desprende claramente que la policía tiene instrucciones de reprimir las manifestaciones ciudadanas aunque estas sean sin causar ningún “desórden” en el tránsito. Se trata de censurar el lenguaje colectivo de las protestas; se trata de censurar e impedir que los ciudadanos puedan manifestar sus opiniones en forma pública. Es decir no se trata de impedir daños; ni frustra delitos. Es evidente que la policía uniformada intenta amedrentar a los manifestantes, atacarlos injustificadamente y todo ello queda claro en el texto que publicamos. Este es el mensaje enviado por Magdalena Torres:

“Deseo denunciar un abuso policial en una manifestacion. Es mi testimonio personal.Soy una profesora de secundaria de españa

 Los carabineros de Chile atacan a los manifestantes.

 Martes 18 de Octubre de 2011.

De casualidad me encontraba en Santiago de Chile como parte de mi viaje por Sudamérica. Fui a la plaza Brasil a ver cuecas, folklore chileno. Cuando llegamos, el local estaba cerrando y desalojando a la gente debido a la protesta que había en la plaza.

Me acerqué a los manifestantes y después de hablar con algunos de ellos decidí quedarme un rato para apoyarlos. Era tarde, serían como las nueve y media de la noche y ya no quedaba mucha gente. Habría unas cien personas máximo, de todas las edades incluyendo familias, niños y personas mayores. Estaban manifestándose por una educación gratuita y de calidad para todos. Era una cacerolada pacífica con algunas banderas y pancartas.

Enfrente de nosotros, al otro lado de la carretera, había un grupo de carabineros. La mitad de ellos cruzaron y se situaron justo delante de la primera línea de manifestantes, sólo a unos centímetros de ellos, con los escudos antidisturbios delate y armados. Lo consideré una provocación entonces, ingenua de mi, no sabía lo que iba a suceder mas tarde.

A los pocos minutos llegó un grupo de jóvenes tocando tambores y bailando, fueron recibidos con palmas y pitos y se pararon junto a nosotros en la esquina de la plaza.

 Los carabineros se acercaron a ellos y les cerraron el paso formando una línea, escudos en alto.

Hasta entonces todo estaba bien, la manifestación estaba situada en la esquina de la plaza, no habia violencia de ningún tipo, no se intentó cortar el tráfico o salir a la carretera, nada. De pronto los carabineros empezaron a empujar a los manifestantes con sus escudos y un instante después dispararon bombas lacrimógenas. Me encontré rodeada de humo, los ojos llenos de lágrimas, sin poder respirar bien, la boca y la nariz ardiendo.

 Salí corriendo como todos en la plaza y me quedé en una esquina cercana mirando lo que pasaba y buscando a mi amigo que se habia perdido en el disturbio.

Si me pareció indignante lo que había pasado en la plaza, lo que vi desde aquella esquina me indignó todavía más. Vimos como el camión-tanque de los carabineros daba tres vueltas a la plaza -en la que ya no pasaba nada, la manifestación había terminado a la fuerza y sólo quedaban unas cuantas personas desorientados o gente que no tenia nada que ver con la protesta- con la manguera de aquel especie de tanque (lo que seria el cañón del tanque era la manguera de este vehículo) "disparando" agua a todos los que quedaban alli -los chilenos dicen que es agua mezclada con químicos, quizás, yo no lo puedo confirmar- , fueran de la manifestación o no. ¡Tres vueltas extra mojando a todo el mundo! Indignante, vergonzoso. Después de eso tuvieron la desfachatez de, antes de irse, disparar una bomba lacrimógena mas en medio de la plaza.

Me quedé sin habla con los sucesos, no podía creer lo que acababa de ver. Estaba furiosa e indignada ante un ataque abierto a los manifestantes sin justificación alguna. No podía entender como la policía atacaba primero sin que pasara nada, simplemente para disolver la protesta. Los daños por gases lacrimógenos pueden ser graves y permanentes.

Alejándome de la plaza, todavía con los ojos rojos y llorosos, la boca y nariz ardiendo, y respirando a traves de la camiseta, pasé por delante de una patrulla de carabineros. Me detuve delante de ellos y les dije que era vergonzoso lo que habían hecho en la plaza, que había sido un ataque abierto y sin justificación al pueblo y que era un abuso de autoridad. No contestaron por supuesto, imagino que les daba igual.

Estaba tan enfadada y tan indignada que de camino a casa paré en una estación de carabineros para denunciarlos (Estación de Providencia). Después de casi dos horas de espera el teniente de guardia me atendió, puse la denuncia por agresión a personas físicas, por abuso de autoridad, por violación de la libertad de expresión y por violación de los derechos humanos y escribí todo lo que había pasado.

Pregunté por una copia de la denuncia o por un recibo de la misma y se negaron a proporcionármela. Me dijeron que se iniciaría una investigación interna y que me llamarían para declarar. Sólo espero que sea así y que la denuncia no esté en el fondo de la papelera de la comisaría.

Tengo que decir que es indignate, vergonzosa y abusiva la conducta de los carabineros chilenos,al menos esa noche. Lo peor, que parece que es una práctica común ante manifestaciones, que estos ataques han pasado antes y que seguramente seguirán pasando. La población está resignada y acostumbrada a ellos. Ahora entiendo el odio de la mayoría de los chilenos hacia el cuerpo de carabineros.

Fue una situación muy triste, de una impotencia extrema. Me sentí como si estuviera en una dictadura, sin derechos y atacada por los que se supone me deberían proteger. Vergonzoso.

Apoyo y admiro a todos los que toman parte en las manifestaciones defendiendo y pidiendo algo que es justo y posible, una educación gratuita y de calidad para todos.

Seguid luchando, seguiremos luchando.

Magdalena Torres

Profesora de Matemáticas

España

Escribir un comentario

Este es un servicio de comentarios de ElChileno. Entendemos que Ud comentará las notas bajo su criterio personal y su responsabilidad e identidad. Las notas son monitoreadas y se publican todos los días a una hora indefinida. Nos reservamos el derecho a borrar entradas que no estén en contexto o cuyo fín sea sexista, clasista, racista, segregacionista o antidemocratico


Código de seguridad
Refescar