Crisis en Madriz: el rey tiene un ojo negro.

Imprimir

MADRID. - El rey Juan Carlos de España sufrió hoy un pequeño accidente doméstico en el Palacio de la Zarzuela que le causó un hematoma en el ojo izquierdo, lo que no le impidió continuar su actividad oficial pública.

España entera quedó en suspenso por este gravísimo accidente que puso en peligro el ojo del Rey. Los trenes y tranvías; las oficinas públicas, quedaron paralizadas. La gente lloraba en las calles. Los escolares fueron enviados a sus casas  y se establecieron vigilias en las iglesias católicas de toda España. Los obispos (incluidos los del Opus Dei) iniciaron el rezo de rosarios. Los otros monarcas europeos fueron informados y se apresuraron a tomar contacto con la Casa Real española.
El gobierno hizo un llamamdo a la calma y dijo que la nación no debían entrar en un estado de pánico por el accidente.
“Yo vengo a prenderle una vela a San Benito en la Iglesia de María Auxiliadpra de los Milagros de Cuenca, dijo una señora que ingresaba a ese templo “es por la salú de nuestro amado rey que sufrió un grave accidente”, agregó.
Toda la prensa edspañola anunció el percance cuya gravedad real se desconoce.
Los niños en la calle inocentemente juegan a ser tuertos ya que el rey se lesionó un ojo.
La versión oficial dice que se golpeó la cara en una puerta, pero algunos que tienen sus contactos en la Corte aseguraron que el ojo negro del Rey se debe a un puñete que le habrían dado en una partida de naipes ya que es sabido que al monarca le gusta hacer trampas en el juego porque no sabe perder. Otras versiones aseguran que el golpe lo recibió de parte de un cortesano (un duque o noble de alta alcurnia ) al cual el rey le espetó "por que no te callas" repentinamente. En círculos de la corte se asegura que Juan Carlos acotumbra a usar como muletilla la frase insultante que le dirigió a Hugo Chávez y que se hizo muy popular en España.
En todo caso la nación peninsular está bajo una shock ante la gravedad de la noticia que se suma a los datos económicos graves y otras malas noticias.
Según fuentes de la Casa del Rey, el monarca se golpeó accidentalmente cuando iba a abrir una puerta y, desde el otro lado, un ayudante la abrió a su vez para franquearle el paso. No dijeron si fue el ayudante el que le dio con todo por alguna razón que se desconoce.
El rey se golpeó con el canto de la puerta en la cara, lo que le ocasionó un hematoma visible en el ojo izquierdo y la nariz.
Este percance doméstico no le generó problemas para que el rey Juan Carlos acudiera al Palacio Real para recibir las cartas credenciales de cinco nuevos embajadores, ceremonia en la que estuvo acompañado por la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, y el jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno.
En la ceremonia el rey no portaba un parche negro en el ojo.