Escandalosa subida de precios de los títulos universitarios

Imprimir

El mercado reacciona a la demanda. Se sospecha manipulación de parte de las empresas. Ministro de Educación dijo que “el mercado proveerá”

El mercado universitario está conmovido por las alzas de precios en los títulos universitarios. Un alumno que quiera comprar un título (luego de haber adquirido seis semestres de enseñanza en las aulas) debe pagar por el producto el valor de un año de enseñanza.

La Dirección de Defensa de los consumidores se involucró en el asunto porque los precios de estos productos se dispararon a pesar de que la demanda no es creciente y se sospecha que los comerciantes mayoristas y minoristas que participan en el negocio, están abusando de su posición casi monopólica en este segmento del mercado o están coludidos en un cartel.

Los que quieren comprar un título universitario deben desembolsar millones para obtener el codiciado certificado que los habilita para enviar curriculum a empresas, mientras trabajan de taxistas en Santiago o hacen practicas no remuneradas en las mismas empresas a las que postulan.

“Estos productos están artificialmente encarecidos”, dijo un funcionario del SERNAC a este diario solicitando que no reveláramos su nombre por las represalias a que podría ser sometido en su repartición. El SERNAC es un organismo de pantalla destinado a “hacer como...”. Es decir hacer como que se protege pero no se protege.

El mercado universitario en Chile se ha ampliado enormemente, especialmente en la oferta de productos basados en “banco y pizarrón” cuya producción y puesta en el mercado es muy barata.

Algunas empresas del rubro han iniciado contactos con China para ver modo de producir mas barato. Los pasajes a China de los compradores podrían ser subvencionados por el Estado ya que se trata de una actividad comercial estratégica, como dijo un “Rector” (así se llaman los Jefes de Ventas de este comercio).

En todo caso el Ministro de Educación (cordialmente llamado “El Toni” por sus amigos), manifestó que era necesario dejar a las fuerzas del mercado en libertad para que los precios de las Universidades y los títulos se regulen por si mismos. “El mercado proveerá”, dijo “El Toni”.

Como se sabe este ministro y todos los otros que conforman el gobierno participan de una fe religiosa que tiene como divinidad suprema al “mercado” que según postulan ellos tiene una “mano invisible” que es ubicua, omnipotente y goza de sabiduría absoluta. Se organizan en una jerarquía completamente secreta que tiene jerarcas de distintos niveles. Por ello el ministro se refirió al “mercado” cuando fue consultado por las desatinadas alzas de precios de los títulos en el mercado universitario. Todos usan un anillo esotérico con el retrato del dios romano Hermes o Mercurio, el dios de los comerciantes y los ladrones.

Impulsados por nuestra ética periodística logramos entrevistar al “Rector” X.

Carta a la Redacción

Señor Director:

Leyendo el artículo publicado en su periódico me quedó una duda. ¿Cuando Uds. se refieren al “mercado universitario” lo hacen refiriéndose a las Universidades Chilenas?.

Es irritante su texto señor Director porque sugiere que la Universidad en Chile, el centro principal de búsqueda, acumulación y fijación de conocimiento, el centro de la cultura nacional, el lugar en que se piensa y que sostiene la existencia inmaterial de la nación, es una especie de feria libre de Matucana. ¿Uds. plantean algo así?.

Mi consulta es para mi muy importante porque a veces tengo la sensación de que Chile está en una especie de estado catatónico, desconectado completamente de la realidad. Es como si estuviéramos hipnotizados, señor Director.

Le ruego que me aclare esto porque para mi personalmente es muy inquietante.

Atentamente

Isidora Camacho

Profesor Secundario jubilado

Estimado señor Camacho:

Efectivamente, nos referimos a la Universidad Chilena. Y sobre lo de catatónico sólo le puedo responder: “la suya” porque en este diario seremos popularicos pero no catatónicos, señor profesor.

Atentamente

El Director