Buses fluviales en Valdivia

Imprimir

SERGIO BUSTOS

 VALDIVIA.- Las naves funcionarán con energía solar y transportarán hasta 16 pasajeros, en un recorrido de 10 kilómetros por los ríos Calle-Calle y Valdivia.  Desde enero, la capital de la Región de Los Ríos contará con el primer sistema de transporte fluvial urbano del país. Con un recorrido de 10 kilómetros, los denominados "taxis fluviales" recorrerán los ríos Calle-Calle y Valdivia con 16 paradas, capacidad para 16 pasajeros y a un costo de $500.

Actualmente, sólo existe una embarcación que conecta Valdivia con las localidades rurales de Punucapa y Quitaqui (15 km), además de 20 catamaranes y naves de menor tamaño que surcan los ríos, pero sólo con fines turísticos.

"Hasta hace 10 años aún existían lanchas que conectaban desde un punto del río a otro, pero eso se perdió con el desarrollo automotor", explica el historiador de la U. Austral Ricardo Molina. Por eso, el proyecto impulsado por la gremial Visión Valdivia apunta a recuperar la potencialidad de la conectividad fluvial de la zona.

Como parte del plan se creó una mesa náutica público-privada, que "agiliza los trámites tendientes a la habilitación de embarcaderos, normas de seguridad e impacto en el medio ambiente", agrega Alejandro Acuña, gobernador de Valdivia y presidente de la instancia.

De hecho, en los astilleros Alwoplast (km 8 camino a Niebla) ya fueron lanzadas al agua las dos primeras embarcaciones, que fueron construidas con compuestos y fibra de carbono. De este modo, serán propulsadas por energía solar generada por placas fotovoltaicas que permiten la nula emisión de CO2 y sin provocar contaminación acústica.

Tendrán velocidades promedio de 6 a 8 nudos y un costo operativo muy inferior al de un bus, acota Alexander Wopper, presidente de Visión Valdivia. En una primera etapa, las embarcaciones fluviales unirán -a través del río Valdivia- el Terminal de Buses con el centro de la ciudad, en un recorrido que no superará los 7 minutos. Posteriormente se irán habilitando los 16 paraderos entre Alto Cruces y Collico.

Dependiendo del éxito de la iniciativa, el plan apuesta a construir nuevas naves de hasta 60 pasajeros. También se integrará un circuito turístico que conecte a cuatro hoteles con dos naves de motor a petróleo, y otra ruta fluvial que una a las cuatro universidades, las que ya cuentan con muelles de atraque.

Todos estos paraderos confluirán en la Primera Estación de Servicio Solar para Embarcaciones de América del Sur, a un costado de la Costanera. Tendrá 8 plataformas flotantes, embarcaderos, oficinas de información turística y comercio.