Domingo, 19 Noviembre 2017

Actualizado11:38:01 AM GMT

You are here:

La estafa de la pulsera Biolectik o Power Balance

E-mail Imprimir

Hace un tiempo un industrial alemán me comentó –entre otras cosas – que nosotros los chilenos somos un pueblo muy curioso. Estábamos en un seminario sobre Chile. Me dijo que: “sus compatriotas son tan originales que si Ud. lleva a Chile una caja de metal bien pintada con luces de colores que se prenden y apagan y unas perillas que no sirve para nada, que es inútil, los chilenos se la compran, pagan por ello.

La triste confirmación de esta observación del alemán que tenía negocios en Chile se ve confirmada desde hace unas semanas con las pulseras de plástico llamadas “Biolectik”.

Se  trata de un adminiculo de diferentes colores que tiene un holograma. Es un adorno definitivamente kitsch, ordinario. Como una pulsera de juguete para niñitas.

Los que la venden aseguran que emite “iones”. No ahorran charlatanería como lo demuestra el siguiente texto que hace propaganda a la pulsera y que fue encontrado en Internet:

Power Balance ® desarrolló un sistema para optimizar el balance de electro-magnetos dentro del cuerpo humanode manera instantánea.Cuando el holograma Power Balance ® entra en contacto con el campo de energía de tu cuerpo, empieza a trabajar en sintonía creando un lazo armónico que optimiza tu campo de energía y mantiene el flujo de energía máxima, mientras que limpia las vías de compensación para que el electro-intercambio químico funcione como debe ser.El disco holográfico de Power Balance ® o disco mylar ha sido programado con una frecuencia eléctrica que restaura el equilibrio de tu cuerpo, promoviendo un libre intercambio de iones positivos y negativos, alineando las vías de energía de tu cuerpo.

Las pulseras que en Chiole llaman „biolectik“ en España se llaman por su nombre original Power Balance.

Marko Zaror, el actor de Mirageman, la trajo a Chile, pero Humberto Suazo la hizo conocida al usarla cuando estaba lesionado. Su combinación de minerales ofrece equilibrar, energizar y calmar dolores. Hoy, con sólo dos meses en el mercado, es todo un fenómeno de ventas, pese a que no existen estudios que respalden sus bondades.

Iván Zamorano dice que le ayudó con la dolencia en su rodilla. Marcelo Salas, que le dio más energía y un mejor dormir. Nicole Perrot, que mejoró su dolor de espalda, y la actriz Catalina Pulido, a potenciar su concentración. No es un medicamento. Biolectik es la nueva pulsera de moda, que se ha convertido en un verdadero éxito comercial: 20 mil unidades vendidas en sólo dos meses en el mercado chileno.

En la página web del producto estos y otros testimonios de deportistas y personas ligadas a la televisión buscan avalar la efectividad de esta pulsera, pese a que no existe evidencia científica que la respalde. Sus usuarios, sin embargo, dicen que les da equilibrio, resistencia y alivia sus dolores. "Es la pulsera de moda. Ha sido un verdadero fenómeno. Los consumidores se sienten bien con su uso permanente y están muy interesados en adquirirla para ellos o para sus familias", dicen en Paris, su principal punto de venta.

El actor Marko Zaror, quien trajo la pulsera a Chile, dice que Biolectik trabaja bajo los principios de los campos magnéticos: la combinación de una serie de minerales combinados incorporados en la pulsera, que crean iones negativos. "Estos ayudan a mejorar el biocampo magnético y la energía en cada persona. Lo que puede aliviar dolores y dar más balance o energía. Depende de cada persona", asegura a La Tercera.

Pero hay una razón más potente para su éxito: el boca a boca. "Esto es como una película, si es mala, pero tiene harta publicidad, probablemente irán a verla una semana y luego la sacarán de cartelera. Pero si la película es buena, es la misma gente la que la valora, se lo cuenta a sus amigos y te recomienda", reconoce Zaror.

En España, este tipo de pulsera vive un boom similar. De hecho y aunque un estudio de la U. Politécnica de Madrid concluyó que la pulsera Power Balance, con un holograma que canaliza las energías, no tiene ningún efecto, más de 300 mil españoles la han comprado. "Los testimonios son mi principal aval", dice Zaror frente a los eventuales cuestionamientos que puede generar el producto. Es más, dice que en su grupo de Facebook, la gente le escribe para agradecerle y que, de hecho, prepara 300 testimonios (ya tiene 100) de gente común y corriente que ha gozado de sus beneficios. Como Irene Rivera (61), quien comentó a La Tercera que, luego que una amiga aliviara sus dolores de espalda, compró pulseras para su hija y nieto. En la multitienda donde comercializan el producto dicen que deportistas y adultos mayores son sus principales consumidores.

Juan Pablo Westphal, sicólogo de la Clínica Santa María, dice que efectivamente hay algunos casos en que los metales producen reacciones en el cuerpo. En el caso de los iones, varios estudios han demostrado en ratas y personas que las cargas eléctricas presentes en la naturaleza tienen efectos en la salud para bien y para mal. Así, mientras los iones positivos provocarían estrés y cansancio, los negativos entregarían todo lo contrario. Un estudio de la U. de Sevilla, incluso, vinculó los iones negativos con la prevención del envejecimiento.

Westphal, sin embargo, dice que también hay productos que sólo actúan como placebo. "Es decir la gente se dispone a sentir algo y eso les ayuda a creer que cosas positivas pueden pasar", dice.
Mientras tanto, la moda de la pulsera sigue en alza, sumando también a políticos. El alcalde Pablo Zalaquett ya tiene la suya, aunque dice que "recién la está probando" y que por el momento, "no me ha cambiado en nada la vida".

Hay otras “pulseras” que se venden en Chile y que han hecho millonarios a mas de uno. Por ejemplo las pulseras de los “Doce poderes” que se vendian por radio y que eran un éxito (y quizás aún lo son). Las hay con una colección de figuras de santos, cada uno un especialista en algo que tiene que ver con la vida de las personas. Seguro que hay mas de alguno que asegura que ganó un premio de la lotería cuando se puso la pulsera de los doce santos.

Como decíamos al comienzo: en Chile basta con llevar una caja coloreada con luces y perillas que para nada sirve y te la compran. Si hasta eligieron a Piñera Presidente...

En España: la pulsera milagrosa

Madrid.- Hace poco nos comentaba un amigo del blog que en una tienda de deportes próxima a su domicilio han comenzado a vender un nuevo producto mágico: las pulseras Power Balance, que prometen un aumento de tu equilibrio, elasticidad y bienestar general. A nuestro amigo le hicieron probar una de las pulseras y, tras declarar que no notaba diferencia alguna, le explicaron que la causa es que él tenía muy buen equilibrio y gran elasticidad, por lo que no notaba efectos apreciables. Es curioso, estas cosas siempre funcionan con todo el mundo menos contigo…

A pesar de que no deja de ser el viejo cuento de las pulseras energéticas, nos ha llamado la atención que esta reinvención ahonda más en las características típicas de estos productos mágicos: el uso de palabras y propiedades rimbombantes que suenan a última tecnología, a la par que se afirma que la “medicina oriental” lleva milenios utilizándolas (comodín donde los haya, este de las medicinas milenarias). Pero veamos en que consiste esta remodelada parafernalia de las pulseritas energéticas.

Básicamente, la explicación resumida de las pulseras holográficas consiste en que llevan unos hologramas en los que se han grabado frecuencias naturales que resultan beneficiosas para el cuerpo humano, el cual en estado sano posee una frecuencia específica entre 62 y 72 Hz, cuya alteración produce estados patológicos. Las frecuencias grabadas en el holograma equilibran esta frecuencia natural del ser humano, con lo que no solo sirven para mejorar el equilibrio, la fuerza y la elasticidad, sino que también curan dolores, estres, mareos, fatiga, etc.

Según las webs que venden esta “tecnología”, la base de las pulseras consiste en un “holograma que funciona a través de frecuencias que se encuentran en nuestro ambiente natural de las cuales ya conocemos de sus efectos positivos en el campo de energía del cuerpo“.

¿Qué carajos significa esto? Algún distribuidor aclara un poco más, diciendo que “Power Balance es un holograma en el que se han incrustado frecuencias naturales halladas en la naturaleza“.

¿Estos señores de Power Balance saben que demonios es una frecuencia?. Según ellos, parece que  la “frecuencia” es algún tipo de emisión beneficiosa, algo así como una “energía”, pero más moderna. Algo que además se puede “incrustar” en un holograma, ahí es nada…

La “frecuencia” no es ninguna emisión ultratecnológica. La frecuencia simplemente es una magnitud física, que señala la tasa de repetición de un fenómeno en una unidad de tiempo. Así, podemos decir que la frecuencia cardíaca de un humano sano es de 60 a 80 pulsaciones por minuto, que meteoritos de un metro de diámetro chocan contra la Tierra con una frecuencia de uno al año o que el motor de un vehículo se mueve a 4.000 revoluciones por minuto.

Según el sistema métrico internacional, la unidad de medida es el Herzio (Hz), que es el número de veces en que se repite el evento en un segundo. Una frecuencia de 20Hz, por lo tanto, tiene una repetición de 20 veces por segundo. Anteriormente se denominaba ciclos por segundo (cps), unidad que aún se emplea en ocasiones.

¿Que significa entonces eso de “incrustar una frecuencia”? Pues evidentemente, una total incorrección, por no decir un completo disparate, equivalente a “incrustar una longitud” o “incrustar un volumen”. Cuando decimos que algo “emite una frecuencia”, en realidad lo que se emite es una radiación, un sonido o una vibración de cualquier tipo, la cual tendrá unas características determinadas: una amplitud, una longitud de onda y una frecuencia.

Por eso, no se pueden emitir o grabar frecuencias “a secas”, de igual forma que no se pueden emitir o grabar longitudes o volúmenes “a secas”. A no ser, claro está, que los señores de Power Balance se refieran a que han grabado en el holograma un dibujo la palabra “xx Hz” o el holograma de un rayo láser que tuviese dicha frecuencia. El problema es que solo podría “leerse” con otro laser de frecuencia similar, pero eso es otro cantar.

Llegados hasta aquí, ¿que puede significar eso de fabricar hologramas con frecuencias incrustadas? ¿Emite algo el holograma con una frecuencia preprogramada?.

Un holograma no es más que una fotografía especial, registrada mediante un rayo laser en una emulsión sensible especial. Por lo tanto, un holograma no emite nada diferente a lo que podría emitir una fotografía convencional.

Los charlatanes de Power Balance afirman que “cada objeto de este planeta tiene una frecuencia que puede medirse con exactitud, Albert Einstein sabía que todo en el universo emite una frecuencia única“. Típico ejemplo de magufología aplicada: mezclamos unos conceptos confusos con el nombre de un genio y parece que estamos revolucionando la física contemporánea.

Como cualquier cuerpo, un holograma, una fotografía convencional, un cuerpo humano o una nuez de macadamia emiten una radiación electromagnética que depende de la temperatura a la que se encuentran y a la naturaleza de su superficie. Esta radiación, a temperatura ambiente, tiene una frecuencia muy baja, inferior a las ondas visibles por el ojo humano. Según aumenta la temperatura, aumenta la frecuencia de la radiación emitida que a suficiente temperatura puede llegar a hacerse visible: este es el fenómeno por el que los cuerpos incandescentes comienzan a brillar.

Por lo tanto, un holograma no emite nada raro, y aún menos “frecuencias especiales programadas”. Un holograma es una fotografía especial, sin mayor misterio.

Profundizando un poco, encontramos que los fundadores de la Compañía Power Balance, Troy y Josh Rodarmel explican que “un holograma puede almacenar más datos por centímetro cuadrado que otros materiales [...] mediante cálculos realizados por ordenador podríamos de una forma más barata incrustar las mismas frecuencias en los hologramas” y se quedaron tan tranquilos.

Efectivamente, en un holograma pueden grabarse datos, al igual que un papel, en un CD o en un DVD. La ventaja es que, a diferencia de estos medios, la holografía utiliza todo el volumen del material de almacenamiento, en lugar de únicamente la superficie. Aunque por otro lado, para grabar una frecuencia tampoco hace falta mucha capacidad de almacenamiento, con escribir “72Hz” ya hemos terminado.

Ahora bien, pretender que al grabar “datos de frecuencia” en forma holográfica estamos produciendo un efecto sobre el organismo, sería el equivalente a decir que colgándonos del cuello un DVD en el que se encuentra grabado un documental sobre la vida de los tigres aumentamos nuestra agresividad y potencia física.

La frecuencia del ser humano

Es bastante habitual leer que el ser humano tiene una “frecuencia” propia responsable de su estado físico y psíquico, y que la alteración de esta frecuencia produce estados de malestar o incluso enfermedad. Los creadores de Power Balance, llegan a apurar hasta fijar esta supuesta “frecuencia” entre los 62 y 72 Hz. Sin embargo, esta frecuencia específica del cuerpo humano no es más que un mero mito sin fundamento alguno, alimentado por ciertas filosofías orientales leídas apresuradamente, así como por determinadas propiedades mecánicas de todos los cuerpos, aplicadas de forma totalmente inadecuada.

El ser humano es una pequeña estufa infrarroja

Como ya hemos señalado más arriba y al igual que cualquier objeto, el cuerpo humano emite radiación electromagnética debido al movimiento de sus átomos. También al igual que cualquier otro cuerpo, a mayor temperatura, se produce un mayor movimiento atómico y un aumento de la frecuencia de la radiación emitida. En el caso de los mamíferos, esta radiación es considerable, debido al calor corporal, y se emite en el espectro infrarrojo (por encima de los 300GHz), algo muy lejano a lo que se refieren los Power Balance. Esta emisión es la responsable de que podamos detectar cuerpos de mamíferos mediante cámaras infrarrojas, como las empleadas en seguridad.

Otro tipo de radiación emitida por el ser humano (y otros animales) es el resultado de la actividad neural, especialmente en el cerebro. Éste emite radiación en un espectro entre 0,1 y 30 Hz, dependiendo del tipo de actividad cerebral que se esté desarrollando. Tampoco coincide con los 62-72 Hz que abogan las pulseras mágicas.

Cuando se habla de la frecuencia propia o natural de un cuerpo, generalmente se refiere a la frecuencia del sonido producido cuando este material vibra. Esto resulta muy evidente en cuerpos rígidos -especialmente si son elásticos- tales como un diapasón, una cuerda tensa de guitarra o una copa de cristal. En cuerpos compuestos por distintos materiales, cada uno de ellos tiene una frecuencia propia diferente, lo que hace muy complicada su estimación. Por otro lado, los cuerpos blandos tienden a disipar rápidamente la vibración. Además, debemos prestar atención al hecho de que esta frecuencia es la que tendrá el sonido en el caso de que el cuerpo vibre, lo que no tiene porqué hacer necesariamente.

Así pues, resulta al menos insostenible la afirmación de que el cuerpo humano tenga una “frecuencia característica y única”. Más bien somos unos emisores de radiación de amplio nivel.

Energías, armonía y salud

La emisión de energía, sea de la frecuencia que sea, es el resultado de una actividad determinada. En el cuerpo humano y de otros seres vivos, es producto de los mecanismos que originan y mantienen el calor corporal (actividad metabólica, muscular) o bien de otros procesos como la actividad neuronal. Cierta energía es utilizada por el organismo (parte del calor se emplea para que las reacciones metabólicas tengan lugar a una velocidad viable), otra simplemente se dispersa en el entorno.

La temperatura elevada de los mamíferos permite que las reacciones metabólicas se lleven a cabo a una velocidad eficiente.

No debemos confundir un efecto con una causa. El cambio de la frecuencia de cualquiera de estas radiaciones es un efecto de una modificación en la actividad corporal (la causa), tal como el aumento de la temperatura del cuerpo, un cambio en la actividad cerebral, etc. Además, no es algo tan sencillo como que “cuando la frecuencia del cuerpo baja a 58 Hz los resfriados y las gripes son más frecuentes“. Analizando lo que llevamos expuesto, cabría preguntar: ¿cuando baja qué frecuencia? ¿los más de 300 GHz de emisión infrarroja? Desde luego, si la radiación emitida baja a 58 Hz no es que nos resfriemos, es que estamos más muertos que una piedra.

¿Nuestro cuerpo no funciona entonces mediante energía? Por supuesto que sí, pero nada de “energías vitales” o “circuitos de flujos energéticos misteriosos”. El cuerpo emplea energía en multitud de procesos. Energía química que almacena en forma principalmente de ATP y que se emplea en el metabolismo celular, energía calorífica para permitir el desarrollo de estas mismas reacciones metabólicas, energía bioeléctrica para transmitir impulsos nerviosos, etc. De nuevo, multitud de procesos muy variados que se alejan mucho del concepto de un diapasón biológico emitiendo una frecuencia estable y determinada.

Resonando el biocampo

Por si todo esto fuera poco, los charlatanes de Power Balance hacen filigranas dialécticas para explicar el funcionamiento de estos hologramas emisores de energías naturales del cuerpo humano: “Power Balance no contiene ningún tipo de energía por si solo. Tus energías bio-eléctricas cargan el holograma quantum.“.

Vaya, se supone que nuestras energías bioeléctricas cargan el holograma (lo de quantum debe ser que suena a cuántico, el “chamullo” de moderno y científico). Vamos a ver, si el holograma solo era una imagen que tenía grabadas unas frecuencias determinadas, ¿como puede cargarse? ¿se calienta? ¿se genera una diferencia de potencial? ¿donde? ¿cómo?.

Para aclarar, siguen los charlatanes afirmando “ Power Balance puede entenderse como el diapasón funciona resonando con tu cuerpo, sintonizando con el biocampo, armonizando con tu chi interior“. Venga, sin cortarse un pelo, ahora nos pasamos en una frase de energía eléctrica a resonancia mecánica, y sin despeinarnos.

El biocampo: ese gran desconocido

En primer lugar, nunca se ha podido comprobar -ni mucho menos medir- la existencia del pretendido “biocampo” que pregonan muchas medicinas alternativas. Como hemos explicado antes, las radiaciones emitidas por el organismo son de frecuencia muy variada. En segundo lugar, la resonancia de un diapasón es un fenómeno mecánico por el cual un cuerpo expuesto a una vibración coincidente con su frecuencia natural ve aumentada la amplitud de la vibración propia (un diapasón vibrando puede hacer sonar un segundo diapasón gemelo). A esto se debe también la capacidad de algunas sopranos de romper un vaso con el canto, dado que emiten en la misma frecuencia que la natural o de resonancia del vaso.

Por lo tanto, la burrada que afirma esta gente es que el campo bioeléctrico se convierte en una vibración sonora que coincide con la frecuencia natural del holograma (que no tiene que ver con lo que tenga grabado, sino con la naturaleza del material en el que está construido). Completamente delirante.

Pero ya lo que constituye la puntilla del argumento es el final de la explicación: “El estrés generalizado y la actividad física hacen que los bio-campos sean más caóticos e incoherentes. Power Balance transforma este proceso asegurando eficiencia, armonía y equilibrio“.

Pero hombres de dios, si el holograma resonaba porque estaba sintonizado con esa frecuencia inexistente y ésta cambia, en todo caso dejará de resonar, ¿como narices se las apaña para modificar la frecuencia original?. Cuando una soprano rompe un vaso, se debe a que emite su sonido en la frecuencia específica del mismo, pero si la soprano desafina, ¡el vaso no le hace cambiar de tono automáticamente! Quizá los que deban leer a Wys Physics sean los redactores de tan peregrina explicación.

Charlatanería y solo charlatanería

Concluyendo, nos encontramos ante un modelo típico de charlatanería pseudocientífica: se graba en un holograma la frecuencia específica del cuerpo humano que nunca se ha medido ni se ha comprobado que exista, se coloca este holograma en una pulsera y se pone a resonar con tu energía bioeléctrica por el simple hecho de llevar escrita una frecuencia, saltándose todas las leyes de la física y sin que además sirva para nada, dado que cuando la imaginaria frecuencia natural coincide con la grabada, es porqué según estos tipos el organismo funciona correctamente. Finalmente, si tu biocampo -que tampoco se ha detectado jamás- cambia de frecuencia, el holograma -por si se había dejado alguna ley física sin violar- deja de resonar y se convierte en un modulador que modifica ese imaginario biocampo consiguiendo que un cuerpo blando y compuesto de muy diversos materiales como es el cuerpo humano entre en resonancia, y todo ello sin emitir energía ni radiación ninguna, por toda la cara.

Escribir un comentario

Este es un servicio de comentarios de ElChileno. Entendemos que Ud comentará las notas bajo su criterio personal y su responsabilidad e identidad. Las notas son monitoreadas y se publican todos los días a una hora indefinida. Nos reservamos el derecho a borrar entradas que no estén en contexto o cuyo fín sea sexista, clasista, racista, segregacionista o antidemocratico


Código de seguridad
Refescar