Martes, 17 Octubre 2017

Actualizado11:38:01 AM GMT

You are here:

Allende y Neruda y la exhumación de Salvador Allende

E-mail Imprimir

Eduardo Contreras/El Siglo

 

 Este próximo lunes 23 de mayo a primeras horas de la mañana tendrá lugar en el Cementerio General la exhumación del cadáver del presidente Salvador Allende a fin de que se lleven  a cabo las pericias médico-legales decretadas por el ministro Mario Carroza y solicitadas por la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos a objeto de determinar ¡por fin!, 38 años más tarde, la causa precisa de su muerte. ¿Suicidio u homicidio? Como es conocido, la AFEP, con el apoyo de un pequeño grupo de abogados y de Estudiantes de derecho, presentó a comienzos de este año cientos de querellas por episodios nunca aclarados, entre las cuales está el caso del presidente Salvador Allende.

 

 Coincidentemente, por estos días toma forma la presentación de otra querella muy especial, esta vez encaminada a establecer si la muerte de Pablo Neruda fue consecuencia de su enfermedad o de la acción de los agentes de Pinochet, como ha denunciado Manuel Araya, quien fuera su fiel chofer, asistente y cuidador de los últimos años.

 Allende y Neruda, dos nombres señeros de la historia de Chile, símbolos de lo mejor de nuestro pueblo, figuras respetadas mundialmente, fueron en vida también grandes amigos. Sobre la muerte de Allende hay testimonios respetables en uno y otro sentido. En los días siguientes al golpe, el periodista argentino cubano, gran amigo recientemente fallecido, Jorge Timossi, entregó al mundo su versión de asesinato. Años más tarde el fiscal norteamericano Eugene Propper, en su libro Laberinto reiteró fundadamente esa misma tesis que, por el contrario, ha sido descartada por algunos testigos y otros autores. Grabaciones de esos dramáticos minutos, relatos de los presentes y análisis científicos contradictorios, mantienen hasta ahora una duda legítima que, esperamos, la investigación judicial podrá aclarar. El escueto reporte de ese día del general Javier Palacios al general Sergio Nuño, “Misión cumplida, Moneda tomada, Presidente muerto”, no hace sino aumentar la incertidumbre. No habla nunca de “suicidio”.

 La muerte de Neruda  fue explicada sobre la base de una grave enfermedad que efectivamente sufría, pero que no era del tipo agresivo como para haber precipitado un deceso en pocos días. La valiente denuncia de Manuel Araya, silenciada por años, ha sido recogida por los medios y aporta elementos de gran seriedad que abren paso a la necesidad de una investigación judicial rigurosa. Habría sido inyectado letalmente en la misma clínica en que asesinaron más tarde al ex presidente Frei Montalva. Conocido el salvajismo de los agentes de Pinochet, no hay razón para descartar a priori uno más de sus miles de cobardes asesinatos. Después de todo nada hay más distante de la poesía que un milico reaccionario.

Allende y Neruda, víctimas ayer del fascismo, están presentes hoy en cada lucha del pueblo chileno. Inspiran y motivan las protestas de trabajadores, pobladores y Estudiantes que sólo piden una vida digna de vivirse. Marchan junto a los miles que gritan  a lo largo del país su rechazo a la Hidroaysén. Reclaman también contra la represión del gobierno derechista y el descontrol policial, el uso de bombas químicas, los apaleos indiscriminados, la violación de la autonomía universitaria, el esposamiento y tortura de los detenidos. Su voz hace callar a generales rastreros contumaces como el ex paco Cordero Rusque que, al borde de la histeria, exige reponer las formas más brutales de reprimir y luego criminalizar las manifestaciones populares.En fin,  Salvador Allende y Pablo Neruda vivirán por siempre en los sueños y en los combates del pueblo. El fascismo no logró matarlos. Sus nombres se levantan acusadores para intentar juzgar a sus asesinos.

Escribir un comentario

Este es un servicio de comentarios de ElChileno. Entendemos que Ud comentará las notas bajo su criterio personal y su responsabilidad e identidad. Las notas son monitoreadas y se publican todos los días a una hora indefinida. Nos reservamos el derecho a borrar entradas que no estén en contexto o cuyo fín sea sexista, clasista, racista, segregacionista o antidemocratico


Código de seguridad
Refescar