Miercoles, 22 Noviembre 2017

Actualizado11:38:01 AM GMT

You are here:

La verdadera historia del Toro Frutilla

E-mail Imprimir

Del blog de Bernardita Ruffinelli

Por Bernardita Bruffinelli

Mira esa foto del Toro Frutilla atrapado en la cloaca, es la metáfora más espléndida de la conclusión de una vida llena de prejuicios, el Toro no aguantó más una existencia llena de miserias y se lanzó de cabeza a la caca sin pensarlo dos veces. Y es que imagínate lo que significa ser toro, y que te pongan de nombre Frutilla. Imagínate si Hércules hubiese sido bautizado como “Princesa” o si Rambo hubiese tenido una madre huevona que lo llamara “Marshmellow”, por supuesto que sus vidas habrían sido miserables, el toro no lo resistió.

El Toro Frutilla fue una víctima de sus compañeritos Opus Dei de la granja del barrio alto, que le hicieron bullying desde que llegó, le gritaban en el recreo: “oye Frutilla, tírate un qué? Tírate a un pozo…” y el pobre Frutilla soportó y soportó, y claro; esta burla constante le trajo serios problemas de identidad, e incluso quiso cambiarse el nombre, pero ya era demasiado tarde, ya su identidad había sufrido las cicatrices del dolor infantil, fue entonces cuando se puso “Frambuesa”, pero evidentemente esto no ayudó; la crueldad del resto de los animalitos era superior. Si en Chile tuviéramos una ley antidiscriminación, esto no habría ocurrido; y el Torito trans, no habría caído en tan profunda depresión como para querer terminar con su vida pasao a mierda.

Otras teorías sindican, que la verdad, es que el Toro Frutilla había visto la película de las Tortugas Ninja, y cegado por el dolor, se metió a la alcantarilla para ver si retornaba mutante y pasado a pizza, para después ponerse nombre de artista y matar a palos a sus victimarios; pero se rumorea, que se habría querido poner el nombre de “Frida”… taba cagao el pobre Toro weón.

Un Toro llamado Frutilla siendo víctima de abusos constantes de sus amiguitos UDI de San Carlos de Apoquindo, y es que claro, el Frutilla venía de una familia humilde, y estaba en ese lugar gracias al esfuerzo de su familia; su madre pobre, pero honrada dio la mejor leche mientras pudo hasta que se le agrietaron esas ubres; y su padre, un toro vigoroso y de bolas imponentes, fecundó a cuanta vaca suelta aristócrata encontró, para darle a sus novillitos un mejor futuro, pero no cacharon que la condena la ponían ellos mismos, porque no podís ponerle a un toro Frutilla, y esperar que su vida sea como la de los demás. Como esas madres que le ponen a sus hijas Glenda, o Deborah, o Alisa; o esas parejas que llaman a sus hijos Leopoldo, o Alipio, o Brayatan. Es que simplemente no podís.

Hoy, el Toro Frutilla sale fortalecido en su autoestima, regresa a un Chile pinganilla que lo adora, es posible que el toro renacido de las cloacas, internacionalice su carrera y se cambie el nombre a Strawberry, ya hay diseñadores ofreciendo colecciones en su nombre y personeros de la farándula ya lo quieren nominar para Miss Fausto 2011; sin duda el mejor momento del Toro, Aldo Schiappacasse tiembla, no vaya a ser cosa que le quite la pega, y La Vivi Kreutzberger se ha visto corriendo a poto pelao por lo pasillos del Teatro Teletón… incluso ya se comenta en el Patio de Los Naranjos, que Ministro de Agricultura sería buen presidenciable, y Kenita anuncia que en línea con su política de no discriminación, está dispuesta a ser madre de sus novillitos.

Escribir un comentario

Este es un servicio de comentarios de ElChileno. Entendemos que Ud comentará las notas bajo su criterio personal y su responsabilidad e identidad. Las notas son monitoreadas y se publican todos los días a una hora indefinida. Nos reservamos el derecho a borrar entradas que no estén en contexto o cuyo fín sea sexista, clasista, racista, segregacionista o antidemocratico


Código de seguridad
Refescar