Domingo, 19 Noviembre 2017

Actualizado11:38:01 AM GMT

You are here:

Catecismo Neoliberal

E-mail Imprimir

Las verdades de la fe neoliberal que todo creyente debe conocer para vivir en la abundancia, la riqueza y la satisfacción de todas sus necesidades, están compendiadas en el Catecismo. Ésta es una versión básica de las verdades fundamentales de la fe que debemos conocer, aprender y poner por obra, para dar buen fruto.

Tal como nos lo relata el Libro “La riqueza de las naciones (1776), escrito por el porfeta Adam Smith, en la sociedad humana hay un principio todopoderoso, invisible, omnipotente y omnipresente: el mercado que es el espíritu que yace por encima, por el medio y bajo toda actividad social humana y la dirige sabiamente para beneficio de todos. Este mercado se sirve de la “mano invisible”, la que tiene facultades divinas. “El mercado” ama a los hombres y las mujeres y los protege. Los que se oponen a el forman el reino del mal y son herejes que rechazan al mercado y sus benenficios.

¿Por qué escribió Smith su libro?

Por amor, por puro amor y porque estaba consciente de su misión profética.

¿Cómo creó Smith su texto?

Lo creó a imagen y semejanza de los empresarios.

¿Para qué creó Smith “El libro”?

Lo creó para que la humanidad lo alabara, fuera feliz, viviera en armonía con sus congéneres y dominara lo creado.

El Pecado Original

La causa del mal en el mundo es el pecado. El socialismo, o comunismo y los que profesan esas herejías son demonios, que si bien son parte de la sociedad regida por el mercado, ellos mismos se hicieron malos porque cometieron el gran pecado de rechazar El Libro y las enseñanzas de Adam Smith, mas aún: cri-ti-car-las, pecado fundamental que los condena para siempre. Por lo que deben ser lanzados al infierno, condenados para siempre.

Por ese pecado tienen odio al Libro y a Adam Smith y envidia a los empresarios, los dueños dadores de trabajo. Por eso tentan permanentemente a los inocentes, diciéndoles que si desobedecen lo escrito en El Libro y a Adam Smith, entrarían en el paraíso de la abundancia para todos.

Los que se dejaron engañar por el comunismo, el socialismo, el cooperativismo y otras sectas comunitarias como sindicatos, asociaciones y clubes sociales, desobedecieron al libro y a su autor Adam Smith. Este fue el primer pecado en la tierra: el pecado original, y por esto todos los descendientes de esos comunistas, llegan al mundo con el pecado original en el alma, y con las consecuencias de aquel primer pecado, que se transmite de generación en generación. Por eso los sacerdotes, prefectos; obispos  y seglares de la santa fe Smithoniana deben estar siempre alertas y tratar de liberar a los niños y jóvenes de ese pecado original que les heredan sus padres pecadores..

¿Por qué existe el mal?

Existe el mal por la envidia de los comunistas, cooperativistas, socialistas, sindicalistas y otros, que son malos y mentirosos, y por el pecado de los primeros, del profeta satánico y su secretario: Carlos Marx y Federico Engels y una cohorte de demonios que elucubraron distintas otras teorías satánicas destinadas a contadecir lo que dice El Libro y su profesta Adam Smith.

¿Quiénes son Carlos Marx y Federico Engels y los otros demonios?

Carlos Marx y Federico Engels y los otros demonios son los autores de libros satánicos y folletos explicativos de su pecado como “El Capital” y “El Manifiesto Comunista” obras demoníacas cuya sola lectura ya es un pecado capital. Marx y Engels y todos sus sucesores y ayudantes eran buenos de nacimiento, pero su inteligencia malvada los desvió del camino recto y smithoniano y terminaron apartandose de la verdad rebelada en El Libro y por Adam Smith y se volvieron malos para siempre.

¿Qué es el pecado original?

El pecado original con el que nacen los hijos del comunismo es la privación de la santidad y justicia originales. El pecado introduce en el mundo una cuádruple ruptura: la ruptura del hombre con El Libro y Adam Smith.

¿Qué consecuencias tiene el pecado original para nosotros?

Producto de estas rupturas, las consecuencias que tiene el pecado original para nosotros son: el debilitamiento de la naturaleza humana, que ha quedado sometida a la ignorancia, al sufrimiento, a la inclinación al pecado. Solo la fe en El Libro y su correcta aplicación a la vida social y económica nos puede salvar de la miseria y el pecado.

El Libro “La riqueza de las naciones” dictado por el profeta Adam Smith nos cuenta la forma en que debemos liberar al mercado para que nos beneficie con su omnipotente, clarividente y omnipresente poder.

Adam Smith nació en Escocia y trabajó toda su vida en la academia y agotó sus energías para escribir su profecía la que estampó en El Libro dandonos una lección de trabajo humilde, aboediente a los empresarios, seguidores y administradores de su profecía y a los que debemos admiración, apoyo y sumisión para siempre porque son ellos los destinados a interpretar, ejecutar los designios secretos del mercado que rige nuestras vidas y que nos deben guiar por el buen camino sin pecado, sin organizarnos en contra de los empresarios que solo tiene en mente el beneficio de todos sacrificándose por nosotros.

¿Qué son los milagros?

Los milagros son hechos que no se pueden explicarse por las leyes naturales, sino solamente por el poder del mercado.

¿Tiene una iglesia la doctrina de Smith?

Si la tiene. Es invisible y rige los destinos de la sociedad por intervención del mercado que con su mano invisible ordena, asigna y castiga y beneficia a los justos, enriquece a los eficientes y genera la paz sagrada del mercado en toda la sociedad. Esta iglesia tiene sus funcionarios y servidores que no se revelan como tales, pero actúan e influyen en la vida de toda la sociedad.

¿Quién fundó la Iglesia?

La Iglesia fue fundada por Adam Smith.

¿Cómo empezó Smith la fundación de la Iglesia?

Smith empezó la fundación de la Iglesia con la predicación de su doctrina en El Libro. Forman su iglesia los seguidores y estudiosos del Libro que desde esa remota época lo vienen siguiendo, siendo algunos profetas de los tiempos modernos, como Ronald Reagan o Margaret Thatcher o sus obispos superiores como Milton Friedman o el sagrado Hajeck

¿Se puede reconocer hoy a la verdadera Iglesia?

Si, hoy se puede reconocer a la verdadera Iglesia viendo si tiene por Fundador a Adam Smith, si participa de las ideas luminosas eternas explicitadas en El Libro, si ama a la mano invisible que es la que ejecuta las órdenes del mercado y si obedece las reglas dictadas por el. Si le falta algo de esto, no es la verdadera Iglesia.

¿Cuál es la misión de la Iglesia?

La misión de la Iglesia es la misma de nuestro profeta Adam Smith: llevar a cabo el plan de salvación y la prosperidad eterna y universal a todos y todas por dictámen del mercado y su mano invisible.

¿Qué poderes tiene la Iglesia para cumplir esta misión?

Para cumplir esta misión, la iglesia tiene el poder militar que sostiene el poder político y sobre todo el poder ideológico, hecho carne en las personas, predicado por sus sacerdotes y en caso de que no quieran oir sus mensajes, obligarlos a aceptarlos con las armas legítimas. Los sumos sacerdotes al servicio del mercado tienen  poderes de enseñar su doctrina a todas las gentes, santificarlas con su gracia y guiarlas con autoridad. Tiene “don de lenguas” ya que operan con los medios y difunden hasta en el mas insignificante detalle su doctrina.

¿Quiénes son los fieles smithonianos?

Los fieles smithonianos son los que, incorporados a la fe por la lectura del Libro, se integran en el mercado y son hechos partícipes de acuerdo a sus capacidades en funciones: normal como ciudadano; sacerdotal, si son estudiosos del Libro, profética y real de Smith  si son poderosos y gobiernan.

¿Están todos los fieles llamados a la santidad y al apostolado?

Si, todos los fieles están llamados a la santidad y al apostolado, sea cual fuere su condición, por el mismo hecho de haber recibido y aceptado la fe de Smith.

¿Quién es el supremo y Cabeza invisible de la Iglesia?

El supremo y Cabeza invisible de la Iglesia es el mercado y su mano invisible.

¿Que debemos hacer para ser discípuzlos de Smith y El Libro?

Debemos ser codiciosos, individualistas y alejarnos del pecado asociativo. Nunca organizarnos para nada y si lo hacemos es para defender la fe profética. Debemos vivir nuestra vida individual sin pensar en los demás, de eso se encarga el mercado y su mano invisible. Debemos ser disciplinados, obedientes de nuestros superiores los empresarios y sobre todo humildes y huir de la critica que es un mal que una vez asumido por el individuo lo pervierte fundamentalmente y para siempre.

Estas y otras cualidades nos irán llevando por el buen camino hasta alcanzar el estado de gracia: ser un neoliberal smithoniano perfecto y estar preparado para difundir la sagrada fe por el mundo.

Escribir un comentario

Este es un servicio de comentarios de ElChileno. Entendemos que Ud comentará las notas bajo su criterio personal y su responsabilidad e identidad. Las notas son monitoreadas y se publican todos los días a una hora indefinida. Nos reservamos el derecho a borrar entradas que no estén en contexto o cuyo fín sea sexista, clasista, racista, segregacionista o antidemocratico


Código de seguridad
Refescar