Colombianas se quejan por camino de tierra.

Imprimir

Aunque suene a ironía, por culpa del maldito polvo en suspensión de las calles principales de un pueblo cafetero, unas 300 mujeres comenzaron una huelga de "piernas cerradas", lo que significa que no darán más la pasada a sus machos recios.

La dramática medida afecta a los pololos y maridos de la localidad de Barbacoas, en el municipio de Nariño, al sur de Colombia, y fue tomada porque las féminas están chatas de que la principal conexión al pueblo se llene de barro, pues no tienen una gota de cemento.

Las movilizaciones comenzaron el sábado, día en que por una lluvia el camino se cortó. La ruta, cuyo recorrido demora unas ocho horas en buenas condiciones, los dejó completamente aislados.

De acuerdo al sitio El tiempo.com, ayer los habitantes organizaron una marcha en repudio al retraso de las obras. Con carteles del tipo "Por un nuevo amanecer nos abstenemos del placer" y "No queremos más el camino de tierra", las evas forzaron a que los hombres también patalearan por el desinterés del gobierno regional.

La abstinencia forzada logró el objetivo, pues varios hombres del pueblo, de unos 35 mil habitantes, comenzaron una huelga de hambre.

A través de una vocería, el ejército indicó que la pavimentación del camino comenzará a finales de junio. Hasta entonces habrá que aguantar.

 

 

Por el rumbo de Nariño

tomaron la decisión

de no bajarse el calzón

"ni ponerle Jorge al niño".

No se quitan el corpiño

ya las piernas las cerraron

las mujeres estrilaron

no hay polvo en la polvareda

pavimenten la vereda

o con ganas se quedaron.