España América Latina: El impacto del gigante del comercio electrónico en los países de habla castellana

Imprimir

Evelyn Erlij de El Mercurio de Santiago

Los retos que plantea en Chile la llegada de Amazon España.

Se inauguró hace dos semanas y ya se habla de un "maremoto" en la industria editorial española. Pero Amazon.es es sólo el primer paso de la transnacional del e-commerce en el territorio castellanohablante. Esto, porque en el mundo editorial se sabe y se comenta la posible apertura de oficinas en Argentina, Brasil y México para 2012. Aquí, las repercusiones que podría tener en Chile su versión española. 

Cuando el gran gigante del comercio electrónico de Estados Unidos, Amazon.com, anunció que abriría una nueva sucursal en España, toda la industria editorial de ese país y de Hispanoamérica se puso alerta. "La llegada de la tienda virtual ha provocado un maremoto en el sector del libro", anunciaba el Diario Público de España, a sólo días de la apertura de Amazon.es. Directores de distintas editoriales, de librerías físicas y de librerías virtuales comenzaron a especular en la prensa sobre el posible impacto del gran pez del e-commerce en el mundo, difundiendo dudas y temores que también llegaron al resto de los países de habla hispana.

Más de 193 mil novelas, 10 mil cómics, 88 mil textos de historia, casi 114 mil libros de ciencias sociales, y 127 mil publicaciones de literatura infantil y juvenil son parte del material en idioma castellano que ofrece el sitio, que con España suma presencia en nueve países del Hemisferio Norte. Aunque aún no es posible comprar libros electrónicos ni tampoco adquirir ninguno de los dispositivos Kindle -creados por el mismo Amazon-, sólo es cuestión de tiempo hasta que la versión española ofrezca servicios similares a su homólogo estadounidense, hoy convertido en el gran sitio del comercio electrónico de libros, en versión papel y digital.

"Creo que van a llegar con fuerza. Ellos tienen un knowhow muy grande a partir de su experiencia en Estados Unidos, y en el ámbito del libro electrónico sólo tienen que conseguir los textos en español", comenta Arturo Infante, presidente de la Cámara Chilena del Libro y director de la editorial Catalonia. "Se va a producir una dinámica propia de interesados; van a ir tras las editoriales y los autores. Es inevitable. Cuando estas empresas se instalan en una región lo hacen para que les vaya bien".

Si bien el sitio abrió recién hace dos semanas, ya cuenta con algunas de las características que han hecho de Amazon.com el lugar favorito de los estadounidenses a la hora de comprar libros por internet: las recomendaciones (sugerencias de libros que podrían interesar al usuario), las listas de deseos y la reserva de títulos que aún no aparecen en el mercado. El libro "Libertad" de Jonathan Franzen, por ejemplo, fue lanzado el 1 de octubre en España, pero desde esta semana ya se podía comprar anticipadamente por Amazon.es.

Los obstáculos de la web

Pablo Dittborn, director de Random House Mondadori, cree que Chile está muy lejos de España como para verse beneficiado por la apertura de Amazon.es. "Los fletes son muy caros y los tiempos son largos -los envíos a Chile oscilan entre 8 y 20 euros o más, dependiendo del número de artículos, y el tiempo va desde 3 a 15 días hábiles-. También está el asunto del geo-blocking , que impide comprar si no tienes una tarjeta de crédito del país que vende el producto o si no tienes el IP autorizado", comenta.

Se trata de un tema poco conocido, pero crucial en el ámbito de la venta de libros por internet. "El geo-blocking es un sistema de bloqueo territorial que permite discriminar usuarios según su origen. Se usa mucho en la distribución de contenidos protegidos por derecho de autor", explica Daniel Álvarez, investigador del Centro de Estudios en Derecho Informático de la U. de Chile. "En el caso de los libros, cuando los escritores firman contratos con los sellos, generalmente firman cláusulas de exclusividad, que tiene que ver con el idioma en que se publica un libro y en qué países se distribuye", comenta.

De aquí que haya libros que no son posibles de ser adquiridos desde Chile, ya que todo depende de los derechos de distribución que éstos tengan. "El geo-blocking es un resabio de los viejos contratos editoriales previos a la masificación de internet y de los libros electrónicos", explica Claudio Ruiz, abogado de la ONG Derechos Digitales.

¿Resulta conveniente?

En cuanto a precios, Amazon.es tampoco es necesariamente una gran amenaza, ni para la industria española, ni para la chilena. "En España existe el precio fijo. No puedes hacer grandes ofertones, porque si yo, como editor, digo que un libro vale 20 mil pesos, nadie puede venderlo más barato, salvo en un cinco por ciento. Amazon no puede hacer un 30 por ciento de descuento, por ejemplo. En ese sentido, tienen serias limitaciones", afirma Dittborn. Caso contrario al de Estados Unidos: al no existir una ley similar, Amazon impuso un precio de US$9,99 como máximo a los e-books , lo que se dice "destrozó" el mercado editorial de ese país.

Amazon.es sí puede ser un aporte para los usuarios chilenos que busquen textos que en Chile son demasiado caros, debido a los costos de su importación desde España. "¿Por qué me voy a comprar un libro en un proveedor chileno que me va a cobrar un 19 por ciento de IVA cuando tengo la posibilidad de comprarlo en el resto de los países donde no hay IVA o hay IVA diferenciado? En ese sentido, hay varios retos que plantea Amazon a la industria editorial chilena", opina Arturo Infante.

Otro problema de Amazon España es que se corre el riesgo de tener que pagar los derechos de internación de los productos a Chile, algo que otra empresa similar, Buscalibros.cl -la exitosa librería virtual de tres chilenos que se ha extendido por América Latina-, se ha preocupado de solucionar. "Si alguien compra en Amazon.es tiene una incertidumbre respecto de si tendrá que pagar impuestos cuando el producto llegue al país. En cambio nosotros cubrimos todo eso y entregamos el libro en la puerta del cliente. Para América Latina seguimos siendo una alternativa mejor", afirma Boris Kraizel, gerente general de Buscalibros.cl.

Un agente de cambio

El equipo de esta librería virtual chilena debería ser el más preocupado por la aparición de Amazon.es, aunque afirman no estarlo: "Tenemos una oferta bastante similar, nos diferenciamos en que Amazon.es no tiene la cantidad de libros digitales en español que tenemos nosotros. Por otro lado, allí sólo se puede pagar con tarjeta de crédito y en nuestro sitio se puede pagar también con pago contraentrega, depósito, transferencia, entre otros", explica Kraizel, y afirma que ven la llegada de este gigante como un agente que obligará a la industria editorial en español a mejorar su nivel tecnológico, algo que los beneficia.

"Amazon en los países donde se ha instalado ha actuado como el gran acelerador del proceso de lectura digital. Pero si no tengo un país con hábitos de lectura, Amazon no vendrá y no se instalará. De hecho, se comenta en el ambiente que los planes de Amazon para el próximo año son México, Brasil y Argentina. Y no me preguntes por Chile, porque probablemente venga después de Colombia, Venezuela, Uruguay. No tendría por qué, si el consumo de libros en Chile es el 20 por ciento del de Argentina", comenta Dittborn.

Por el momento, no hay información oficial sobre estos planes de abrir oficinas en América Latina, ni tampoco ha habido acercamientos de parte de Amazon.es hacia editoriales chilenas, aunque sí es posible comprar, por ejemplo, libros de Lom en el sitio. "A través de distribuidores en Estados Unidos tenemos títulos en formato impreso en Amazon. Actualmente son unos 80 y se están incorporando 250 más. De manera directa y para el libro digital, aún no tenemos contacto, pero esperamos concretarlo", dice Pablo Slachevsky, director de Lom.

Aunque aún no se venden libros digitales por Amazon.es, en Chile Buscalibros.cl y Librospatagonia.com son dos de los proveedores más grandes de e-books en el país, lo que ha motivado a las editoriales nacionales a adaptarse al mundo virtual. Si bien se cree que Amazon dinamizará este proceso, aún queda mucho por hacer, incluso en la misma España.

"Libranda -la plataforma que ofrece e-books de las mayores editoriales españolas- no tendrá más de 40 mil títulos de aquí a final de año. Una librería grande en Santiago tiene 80 mil", dice Dittborn. Y el problema también tiene que ver con el soporte: "Hasta el momento, los archivos que contienen libros que pertenecen a Libranda son incompatibles con el Kindle de Amazon y con el iPad de Apple. Es decir, por más que usted desee leer 'Los Detectives Salvajes' de Bolaño en su Kindle Fire nuevo o en su iPad, la única alternativa que tiene es conseguirlo a través de medios informales", explica Claudio Ruiz.

Aunque aún es difícil medir el impacto de Amazon España, sí son claros varios de los desafíos que plantea su llegada. Así lo explica el director de Random House: "La compra de libros electrónicos en España es bajísima, pero la tendencia es al alza. ¿Cuántos celulares había hace 10 años? Hoy en Chile hay más celulares que habitantes. Estos fenómenos explotan. Los libros existen en el mismo formato de papel desde hace 200 o 300 años. El mundo editorial es muy retrógrado, anticuado, muy contrario a los cambios, pero estas cosas van a sorprendernos. Toda esta tecnología es otra manera de producir. Y los negocios serán de otra manera".

 Las ventajas de Buscalibros.cl

"Para los clientes de América Latina seguimos siendo una opción claramente mejor que Amazon", afirma Ricardo Wurgaft, gerente comercial de Buscalibros.cl, la librería online chilena que abrió en 2007 y que hoy cuenta con oficinas en Argentina, España, México y Estados Unidos. "Hemos crecido al 100 por ciento en cuanto a nuestras ventas y no nos hemos enfrentado con el mito de que Chile es un mal mercado para el libro", comenta el joven ingeniero. Esto, porque el sitio recibe un millón de visitas al mes y tiene una ganancia anual de dos millones de dólares.

Buscalibros.cl no sólo es una mejor alternativa para los usuarios sudamericanos -y chilenos en particular- en cuanto a precio, pago y rapidez del envío, sino también por la oferta, donde, a diferencia de Amazon.es, se ofrece una gran cantidad de libros hechos en Chile. "Tenemos relación con todas las editoriales chilenas. Prácticamente contamos con gran parte de su producción en nuestras bodegas, de tal manera que despachamos a todo el país en 24 horas. Además firmamos un convenio con la Asociación de Editores de Chile para ser sus distribuidores de libros digitales", explica Wurgaft. En total, esta plataforma ofrece unos tres millones de títulos a sus consumidores.

Los e-books se toman la Feria del Libro

Arturo Infante cuenta que en esta oportunidad, la Feria Internacional del Libro de Santiago pondrá acento especial en el tema de los libros digitales, para lo cual se montará un salón del libro digital donde van a estar todos los proveedores de tablets que hay en Chile. Allí se espera explicar a la gente cómo operan estos dispositivos, qué es lo que se ofrece, cuáles son sus potencialidades y cómo funciona el comercio electrónico. "También vendrán varios conferencistas como Pedro Huerta -quien fue director de Random House México y que hoy es el director de contenidos de Kindle en Amazon-, Pablo Arrieta, un gurú de la Universidad de Stanford que tiene una postura muy provocadora respecto de los derechos de autor y el especialista José Bobadilla, del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe, Cerlalc, que viene a dictar un seminario sobre el libro electrónico y su impacto. Este año estaremos bien cargados a ese tema", adelanta Infante.