Domingo, 19 Noviembre 2017

Actualizado11:38:01 AM GMT

You are here:

"El obstáculo" Novela. Capitulo VI

E-mail Imprimir

Por Àlvaro Rojas

Capitulo VI

Las oficinas de GENOTECNIK eran imponentes. Un edificio de vidrio que en forma de la aguzada quilla de un barco vikingo elevaba su proa en la limpia atmósfera de Stuttgart, reflejando el cielo azul. Daniel se anunció en la portería y una jovencita muy amable lo guió a la oficina del Gerente.

“¿Supongo que Ud. no me tiene en su lista de sospechosos?, dijo el Gerente mientras extendía una mano cuadrada, firme y grande,

“De ninguna manera –contestó- el último que tendría un motivo para asesinar al Profesor Schmidbauer sería Ud.”, dijo.

“Cuanta razón tiene. Schmidbauer era nuestra esperanza de salir del atolladero en que nos encontramos por causa del aumento de los precios de la carne de vacuno. La fabricación genética de piensos para animales, directa y sin modificar genéticamente los vegetales, es la salida eficaz y correcta para este problema. Nosotros estamos intentando poner pie y buscar contactos en Brasil y Argentina para lograr traer carne de animales sanos, como una forma de lograr aumentar el consumo de carne y como una solución transitoria. El mercado agrícola europeo es muy complicado, pero las negociaciones no avanzan muy satisfactoriamente...hasta ahora”, explicó. “Con los piensos genéticos podríamos ofrecer a los agricultores un alimento de alto valor proteínico, incluso mejor que el natural, a precios que son una fracción de los que deben pagar ahora por los suplementos alimenticios para los animales de crianza”.

“O sea que podremos comer filete de vacuno argentino...”

“En eso estamos. La Unión Europea ya suscribió un tratado con Argentina, Chile y Brasil para permitirles exportar cortes finos de carne de vacuno y Ud. la puede comprar en los supermercados, pero se trata de un “gesto” de buena voluntad. Tenemos negociaciones para comprar algunas estancias en Argentina y en Brasil donde criaremos ganado de raza para abastecer el mercado alemán y europeo. Hasta ahora no hemos encontrado nada que satisfaga nuestras aspiraciones, pero no hemos perdido el impulso. Estas actividades en el extranjero son paralelas a la búsqueda en que estaba implicado el profesor Schmidbauer.

¿Pero –dijo, mirando a Daniel- en que puedo ayudarle a capturar al asesino de Gerd?

“Bueno. Quisiera tener una visión de las relaciones que tenía GENOTECNIK con Schmidbauer. Concretamente quisiera saber si Ud. sabe de posibles celos profesionales, de alguien que se sintiera perjudicado por el profesor. Ud. sabe: envidia profesional que a veces es muy apasionada y mas de una vez ha conducido a matar...es una mera hipótesis de trabajo”, agregó.

“No, categoricamente no. No conozco a nadie que haya envidiado al Profesor o que desease competir con el, por la sencilla razón de que el era una eminencia que estaba muy por encima de todos sus colaboradores. Ninguno podía “competir” con él y además siempre tuve la impresión de que lo admiraban mucho y sólo querían aprender con él.

“Nosotros aportamos casi la mitad del presupuesto del equipo que dirigía Schmidbauer en la Universidad. Hace un tiempo quisimos traer a todo el equipo a nuestra firma y financiar directamente toda la investigación, pero el Consejo de la Universidad nos desaconsejó de la medida y Gerd no quiso aceptar. Es posible que mas de alguno se haya irritado por la negativa ya que los sueldos de la Universidad, comparados con los que pagamos nosotros a nuestros científicos son realmente miserables. Pero no creo que alguien haya querido matar a Gerd por ello. Le sugiero que hable con el sucesor de Gerd en el equipo. Es un médico joven del que esperamos que sea capaz de reemplazarlo y que nos lleve a buen puerto en este asunto. Lo llamaré y le dire que Ud. concertará una cita con él.”

Definitivamente el hilo de GENOTECNIK no pareció llevarlo a ninguna parte. La investigación seguía un camino oscuro que terminaba siempre en un callejón sin salida.

Daniel se sentó en el parque que se extiende por el centro de Stuttgart a la sombra de un frondoso roble. Encendió un puro y decidió fumarlo hasta la mitad mientras reflexionaba. Realmente no había nada que sirviera como motivo para el asesinato de Schmidbauer y del intento de matar a Alina, la pupila argentina de los Schmidbauer. Nada, niente, nicht, se dijo en voz alta Daniel. La policía, Rita y el seguían dando tumbos en la mas completa oscuridad en el caso.

Escribir un comentario

Este es un servicio de comentarios de ElChileno. Entendemos que Ud comentará las notas bajo su criterio personal y su responsabilidad e identidad. Las notas son monitoreadas y se publican todos los días a una hora indefinida. Nos reservamos el derecho a borrar entradas que no estén en contexto o cuyo fín sea sexista, clasista, racista, segregacionista o antidemocratico


Código de seguridad
Refescar