Miercoles, 22 Noviembre 2017

Actualizado11:38:01 AM GMT

You are here:

Comentarios


Los recursos son escasos

E-mail Imprimir

Carlos Pérez

08/09/2011

Los recursos son escasosLo que se pide es que el Estado se haga responsable de ofrecer educación gratuita para todos los que la necesiten, en todos los niveles educacionales. El gran argumento en contra, no sólo del Gobierno, sino incluso de los partidos de la Concertación es esta gran falacia: los recursos son escasos. Nos dicen que Chile es un país pobre, nos dicen que el Estado no puede hacerse cargo de todo.

Chile: “Le tengo terror a un plebiscito”

E-mail Imprimir

Carlos Pérez

06/09/2011

Chile: “Le tengo terror a un plebiscito”

ALAI AMLATINA,.-  Con su sinceridad habitual, el senador Carlos Larraín ha confesado abiertamente: “le tengo terror a un plebiscito”. Por supuesto, la derecha siempre le ha tenido terror a los pronunciamientos soberanos, libres e informados, del pueblo. A lo largo de nuestra historia sólo ha recurrido al plebiscito en condiciones de superioridad absoluta. Bajo una dictadura, con propaganda masiva sólo para la alternativa del gobierno, con papeletas en que sólo se puede decir sí o no, con padrones electorales sospechosos, o sin ellos.

Deconstrucción de un artículo de Marcelo Brunet en La Tercera

E-mail Imprimir

Marcelo Brunet Bruce, abogado y profesor de la Universidad Católica de Chile publica la carta que sigue en el diario oficial La Tercera.

La Expansiva soberbia de Eduardo Bitrán

E-mail Imprimir

FELIPE OSSANDÓN SABALL Profesor de Estado en Historia y Geografía. Socio de Desarrollo y Trabajo Consultores.

Leí la columna “Mala política, subdesarrollo, paros y populismo”, de Eduardo Bitrán, en El Mostrador. L.C.

Creo que pocas columnas o escritos reflejan tan bien la lógica de pensamiento de las redes neoliberales que se enquistaron en la Concertación, especialmente durante su período final, tomando el control de gran parte de sus políticas públicas, eliminando toda posibilidad de reforma social.

Bitrán desmenuza uno por uno los principales puntos de reivindicación del movimiento estudiantil y los descalifica, tachándolos alternativamente de injustos, populistas y despachando alternativamente frases categóricas que desdeñan cualquier debate y que emanan de una sabiduría y una legitimidad que por lo menos en el texto, es imposible advertir de donde proviene.

Señala como un error el financiamiento compartido, por la segmentación que produce, pero se limita a señalar que el monopolio estatal no es la solución, por ineficiente (monopolio estatal que nadie ha planteado y que se parece más al cuento del lobo de la ENU que a otra cosa). Señala que las universidades públicas no pueden ser gratuitas porque benefician a los sectores más ricos de la población, pero no explica cómo puede hacerse para que no tengan costo para los más pobres, en la lógica argumentativa de extremar el punto del otro y caricaturizarlo para hacer de cualquier cambio un imposible, de cualquier aspiración una quimera, de cualquier queja una irresponsabilidad.

Lo hace además con la Expansiva soberbia de los muchachos que piensan Chile desde Boston o Valle Nevado y se alarma porque estamos desviando el recto camino al desarrollo, camino que supongo tiene trazado en su cabeza, pero que nadie más conoce.

Sin embargo, lo más interesante es la reflexión que surge sobre la participación, la democracia y la organización colectiva. Bitrán, con espanto señala que en las universidades estatales “tienen la particularidad de que los rectores se deben a los grupos de académicos más numerosos que son los que en definitiva definen las elecciones”, lo que llevaría a que no tiene ningún sentido entregar más recursos a las universidades estatales. De forma similar se refiere a los gremios docentes, como entes que “capturan” la educación en función de sus propósitos.

Mónica Jiménez y Andrés Velasco ya vivieron un proceso similar al actual. Lo vivieron en 2006. Utilizaron el capital político de la Concertación y especialmente de su Presidenta para sentar a los jóvenes a conversar y terminaron levantando los brazos en La Moneda con la derecha celebrando una reforma de papel que eludía todos los temas incómodos para los muchos Ibáñez de Chile. Cinco años después, los colegios públicos siguen en un estado miserable, la universidad sigue siendo más cara.

Que un grupo mayoritario de un colectivo elija a quién los va a dirigir se llama democracia aquí y en la quebrada del ají. Que un grupo de profesionales pueda organizarse y agremiarse para defender sus intereses, es también parte de la democracia. Uno podrá considerar que el papel de Jaime Gajardo en esta historia deja mucho que desear, pero creo que el derecho de los profesores a organizarse es básico en una democracia seria.

Pero para los chicos Expansivos, como Bitrán, Velasco y toda la pléyade de sabios bajados del Olimpo, esto no sería democracia sino que una forma de captura, que impide que funcionen de forma adecuada los mecanismos misteriosos de la asignación “adecuada” de recursos.

Lo paradójico es que Eduardo Bitrán trabaja en la Universidad Adolfo Ibáñez, cuna del pensamiento de la derecha empresarial y cuya autoridad es elegida por… nadie. En realidad está ahí porque  responde los grupos económicos que son dueños de la universidad. ¡Y recibe recursos fiscales, pagados por todos nosotros! Si eso no es captura no sé de qué estamos hablando.

La Concertación, inexplicablemente, durante su último gobierno optó como estrategia para resolver sus carencias en el debate de políticas públicas el “externalizar” el control de las áreas claves de la gestión a un grupo de iluminados sin responsabilidad política, sin necesidad de rendir cuentas a nadie (aunque predican el “acountabillity” como parte de su credo) y que le entregaron a los sectores conservadores de nuestra política un poder mucho mayor que el que las elecciones les daban (ese ejercicio extraño según Bitrán en que la mayoría de un colectivo decide quién lo va a gobernar). Si eso no fue captura no sé de qué estamos hablando.

Como ejemplo, Mónica Jiménez y Andrés Velasco ya vivieron un proceso similar al actual. Lo vivieron en 2006. Utilizaron el capital político de la Concertación y especialmente de su Presidenta para sentar a los jóvenes a conversar y terminaron levantando los brazos en La Moneda con la derecha celebrando una reforma de papel que eludía todos los temas incómodos para los muchos Ibáñez de Chile. Cinco años después, los colegios públicos siguen en un estado miserable, la universidad sigue siendo más cara y cuando la clase política hace esfuerzos desarticulados por tratar de escuchar a esa gran mayoría de chilenos y chilenas que está en las calles, los chicos Expansivos se espantan y nos alertan de la posibilidad de captura y populismo.

Y ni siquiera se ponen colorados.

Politika

www.laizquierda.cl

La Izquierda designa a quienes no admiten ningún derecho a veto por sobre la voluntad del pueblo soberano

Deconstrucción de un artículo de la Senadora del Partido Socialista de Chile, Isabel Allende (que no es la escritora homónima).

E-mail Imprimir

Deconstrucción de un artículo de la Senadora del Partido Socialista de Chile

La Senadora Isabel Allende publicó un artículo en que manifiesta su acuerdo con las exigencias de los Estudiantes al gobierno. Sin embargo es evidente que no puede superar las contradicciones que emanan de sus paradójicas ideas que se balancean entre el neoliberalismo que ha practicado en su vida política como senadora de gobierno y sus antiguas ideas socialistas. En cursiva hemos escrito algunos comentarios sobre el texto de la senadora como una forma de entender el metalenguaje usado por la parlamentaria.

La Redacción

El diálogo

E-mail Imprimir

Patricio Valenzuela

La coalición gobernante ha descubierto una nueva categoría sociológica. Antes era la lucha de clases, ahora es el diálogo de clases. Dialogar es la palabra clave, una especie de mantra  adormecedor, un ejercicio catártico de unidad.

Nuestra “subcomandate” Vallejo

E-mail Imprimir

Isidro Peñasco

Nuestra “subcomandate” VallejoEl diario Británico The Guardian comparó a Camila Vallejo con el Comandante Marcos, vocero del Movimiento Zapatista de Liberación de México. Curiosamente la comparación no es tan curiosa como la define El Mercurio en una breve nota.

Chile es posible

E-mail Imprimir

Luis CASADO

Chile es posibleLas declaraciones desafortunadas les atraen a sus autores una réplica muy merecida y que cae de cajón: “Perdió una oportunidad de quedarse callado”. Los ejemplos son numerosos. El diario parisino Le Monde, por ejemplo, un par de semanas antes de mayo del 68 tituló a toda página: “Francia se aburre”. Conocemos lo que vino enseguida.

La educación 2011.

E-mail Imprimir

Juan Ubilla Guerra, profesor de historia en Curicò

Poco a poco se enfrenta al sistema,. De lo parcial al cuestionamiento social, el proceso crece y se profundiza. Pronto llegara el término de las concesiones formales del gobierno y del sistema. Ahí, ¿Cuál será el comportamiento y como actuaran las fuerzas que hoy se enfrenta. La mayoría social, vs la minoría que domina.

  1. Becas y créditos para el 60% más pobre.

No se altera la condición de pobres. Solo se garantiza que habrá pobres y habrá ricos.

  1. Se rebaja crédito del 6% al 2%. Plena garantía para que los bancos sigan con el negocio. La plata de los chilenos financia la ganancia de los privados como todo en chile. Es el famoso estado subsidiario, que entrega aporte a los ricos para que sigan siendo mas ricos, mientras mantiene a los pobres , en su estado, con la misma plata que estos producen
  2. Escuelas en manos de agencias.

Gestión por la base y participativa, en la perspectiva de una democracia social plena.

Lo que se propone por el gobierno es simple reproducción de lo que hay hoy. Mantiene  el control de la educación en los mismos que lo tiene hoy, sin cambios ni en sus fines, ni en el tipo de individuo que desea formar, ausente cualquier contenido social, y vista solamente del interés del mercado. Control por el sistema es decir, los mismos de hoy continúan controlando el sistema. El cambio esta en cambiar la gestión, la gestión de las escuelas debe estar en el colectivo de los docentes, con apoyo del mineduc, y disposición de recursos, en una gestión democrática y participativa. No más gerentes ni directores designados en educación.

El control debe estar en los que trabajan en las escuelas. No más escuelas aisladas, base social de la educación, alejada del carácter privado y reproductor del sistema de relaciones sociales, culturales, que asume esta hoy día.

  1. Constitución garantizará calidad. La única calidad que se reconoce hoy, es la calidad solo para producir individuos pasivos y dependientes, aptos para operar, y obedecer, y aptos para el consumo, y para funcionar en esta sociedad de mercado.

En resumen, se mantiene lo mismo, solo se maquilla, con palabras, pero no hay absolutamente ningún cambio.

Lo que indica que en este proceso, deben seguir profundizándose, y gradualmente llegar a cuestionar las bases mismas de la relación social, de las instituciones, del dominio social que hoy existe. Predominio absoluto del mercado, del interés privado.

La movilización social, deberá superar estas limitaciones iniciales, y descubrir que mas allá de las exigencias parciales, se enfrenta a todo un sistema de relaciones, y poco a poco se esta llegando a la conciencia  de que es la condición estructural, la que se debe cuestionar, enfrentar y superar.

El dominio absoluto, intocable, natural, ha desaparecido por la acción social, corresponde que esta acción social, se consolide como sujeto, como sujeto histórico, cuestión que ya nadie discute.

El camino es largo, pero se ha encontrado el camino de la superación social.

Página 8 de 13