Nuestra “subcomandate” Vallejo

Imprimir

Isidro Peñasco

El diario Británico The Guardian comparó a Camila Vallejo con el Comandante Marcos, vocero del Movimiento Zapatista de Liberación de México. Curiosamente la comparación no es tan curiosa como la define El Mercurio en una breve nota.

¿Que tiene en común ambos dirigentes?

Las coincidencias son importantes desde el punto de vista político.

Recordemos primero que el “Comandante” Marcos no es tal, sino que “subcomandante Marcos”. Ello porque el mismo y su base social sostienen y mantienen que el “Comandante” no es Marcos sino que la base, la asamblea, el colectivo que lo designa para emplearlo como “vocero” como se dice en Chile.

Es decir Marcos no es “dirigente” “conductor” del movimiento. La conducción está radicada en el colectivo de los Zapatistas, los que definen y deciden sobre todos los aspectos de la política y el “subcomandante “ sólo anuncia la política que realiza el colectivo.

Es el caso de Camila Vallejo que no es “conductora” del movimiento estudiantil. No tiene la capacidad de decisión y por ello las decisiones del movimiento son lentas, requieren siempre la aprobación de la asamblea y de las asambleas locales. Por ello el Presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica en un momento de la agitada agenda del movimiento declaró que “congelaba” su participación porque consideraba que la estructura -que exigía consulta a las bases para todo cambio o declaración o actividad del mismo- hacía lenta y engorrosas las decisiones y por ello pedía una mayor capacidad de decisión para la directiva de la Asamblea General.

Jackson comprendió claramente que estaba equivocado y se sumó a sus actividades sin mayor problema ya que su criterio, que superficialmente aparecía como racional, es de una importancia muy grande, ya que deja de lado el verticalismo y practica en los hechos y cada día, lo que se denominó en el pasado como “centralismo democrático”, disciplina colectiva que fue pervertida al poner en manos de una directiva todas las decisiones entre Asamblea y Asamblea, siendo estas asambleas citadas una vez al año o en plazos incluso mas largos, lo que hacía imposible el control cotidiano de las actividades de la directiva. O como el proceso de sustitución que ocurrió en la Revolución Bolchevique cuando el proletariado, la clase obrera, desapareció físicamente porque los obreros abandonaron las ciudades por la hambruna que afectó a Rusia después de la guerra y la intervención extranjera en contra de los bolcheviques que tuvo tanto éxito que hubo un momento en que la Unión de Repúblicas Soviéticas estaba reducida a unos 200 kilómetros alrededor de Moscú, el resto del territorio estaba ocupada por tropas de los Estados Unidos y todos los países europeos que inauguraron las alianzas como la que atacó a Libia en nuestro tiempo. Así el Comité Central y la Asamblea de los Consejos (soviets) se quedaron sin bases para consultar y debieron sustituirlas. En dse momento comenzó la consolidación de una oligarquía que terminó en la dictadura de Stalin. La “nomeklatura” como fue denominada por la prensa europea capitalista.

En el fondo se trata nada menos que de la causa que fundamenta el desarrollo y consolidación de las oligarquías en los grupos políticos y sociales en que se organizan las personas en la sociedad.

Si una directiva electa en un momento tiene un plazo largo para actuar como lo considere necesario sin control alguno de sus bases, termina por sustituir la voluntad concreta de esas bases y puede derivar hacia un camino que vaya en contra de los intereses de ellas. Un ejemplo claro en Chile lo tenemos con el Partido Socialista (no hablemos de los otros partidos ya que ellos fomentan y cuidan este método que garantiza el poder de las oligarquías en su seno). Este partido de fundamentos ideológicos democráticos y que fue un ejemplo de democracia interna, derivó por causas que sobrepasan este texto, en un partido gobernado por una oligarquía que se permitió todo y terminó siendo un mero peón en la estrategia neoliberal chilena. Precisamente porque no actuaba como lo hacen los Estudiantes en Chile. Las consultas a las “bases” socialistas eran esporádicas y con manipulación realmente grotesca de los elegidos como delegados y medidas administrativas internas de una falta de ética increíble. Los mismos métodos fueron usados por la social democracia alemana en los años 20 para “controlar” a las bases revolucionarias alemanas que estaban a punto de tomarse el poder luego de la abdicación y derrota del emperador alemán en 1918.

Es decir lo afirmado por el diario inglés revela que los británicos o por lo menos sus periodistas tiene una aguda capacidad de análisis y ven la realidad como es. Falta de realismo que afecta evidentemente a nuestros dirigentes políticos con las excepciones que se conocen.