Alemania abandonó la técnica atómica para generar electricidad

Imprimir

En el año 2030 Alemania habrá apagado todas sus centrales nucleares y la energía que consume será generada por el viento; el sol; el agua; el gas de Rusia, a lo que se habrá sumado un ahorro de energía en los aparatos domésticos por el empleo de técnicas nuevas que lo harán posible.

Las 17 centrales nucleares alemanas serán ruinas en el paisaje y estarán selladas esperando que pase el plazo de miles de años hasta que dejen de ser peligrosas para la vida humana.

“Esta tecnología es un simple puente para cubrir nuestras necesidades de electricidad hasta que las fuentes limpias se hayan desarrollado lo suficiente”, dijo el Ministro de Relaciones Exteriores de Alemania Guido Westerwelle en el debate se culminó con el cierre del “camino nuclear” para Alemania luego del desastre de Fukushima.

Alemania es co-inventora y desarrolladora de la técnica que permite generar calor con barras radioactivas y vapor para mover turbinas que a su vez generan electricidad en generadores convencionales.

Alemania produce centrales nucleares, las equipa y las instala. Esta tecnología mueve miles de millones de Euros y la moratoria y el abandono de la misma con plazo de “muerte anunciada” significa un golpe duro para grandes consorcios alemanes que producen las diferentes partes que conforman una central nuclear. También es una derrota para el cabildeo parlamentario y ministerial que tiene un poder e influencia muy grandes en el país.

En leguaje campesino chileno: “se les acabó la teta de Euros a los chilenitos que trabajan para que se instale una en Chile”. No habrá mas honorarios alemanes para “vender” la central nuclear chilena.

Es posible que Rusia y los Estados Unidos -los otros concurrentes en el mercado mundial-, continúen en sus afanes de vender centrales a los países pobres, pero visto en una perspectiva de largo plazo, esa técnica ya está muerta. Es un camino cerrado. Los alemanes lo entendieron.

La Canciller Angela Merkel no pudo resistir la presión popular y política luego de conocerse lo ocurrido en Japón con el maremoto que destruyó la central de Fukushima la que será cubierta con un sarcófago de concreto como lo fue Tschernobyl en Rusia Blanca.

Nadie discute ya en Alemania que la tecnología nuclear fue un pasaje sin salida en la historia del desarrollo industrial europeo y americano.

El accidente en Francia, nada menos que en la central que suministra el plutonio para las bombas atómicas francesas y que ha tenido varios accidentes menores en el pasado, ha trasladado la discusión sobre el tema al país galo. Francia es el país que mas centrales nucleares tiene en Europa y hasta la fecha no se había dado ningún debate sobre el tema.

Al parecer ahora si.

La técnica atómica para generar electricidad es peligrosa. “Un accidente en una central a carbón o una hidroeléctrica causa daños materiales y puede afectar a los trabajadores que laboran en el lugar. No mas allá. Un accidente en una central nuclear no sólo afecta a los trabajadores sino que puede transformar a una zona geográfica completa en un desierto radioactivo como lo es el sector de Tchernobyl en Rusia Blanca. Puede matar a miles en un radio de 50 kilómetros y en uno de 100 kilómetros contaminar la tierra por cientos de años. El accidente de Tchernobyl contaminó el suelo de Polonia; los países bálticos, Suecia y parte de Alemania y siguen contaminados.

Luego está el problema de los desechos. Las barras de uranio enriquecido tiene una vida útil a pesar de que en Francia e Inglaterra hay plantas en las que se las recicla (la planta accidentada en Francia hace precisamente eso), pero llega un momento en que no se pueden usar mas. Hay que depositarlas en alguna parte. Son altamente radioactivas y su neutralización tarda unos 30 mil años. En Alemania uno de los factores mas graves que pesaron en la decisión de abandonar la tecnología nuclear fue el depósito de basura atómica. No se encontró ningún lugar donde botar la basura atómica. Una mina de sal abandonada en la localidad de Gorleben en el norte no ha podido ser autorizada por el Estado porque no ofrece seguridad suficiente para recibir los desechos.

Una central de carbón o de gas sólo producen cenizas inocuas que son fáciles de reciclar e incluso útilmente porque se emplean en la confección de otros productos o como medio para asentar en la construcción de carreteras.

De esta manera Alemania se transformó en pionera al abandonar la tecnología nuclear y apostar a la generación limpia de energía, mientras se investiga con muchos recursos la posibilidad de generar plasma o fusión nuclear que es la reacción limpia que ocurre en el sol y que en el caso de que sea posible y se desarrolle una tecnología que sea capaz de generar y controlar plasma en la tierra, los problemas de energía de la humanidad quedaría resueltos para siempre, ya que el plasma es casi eterno, no contamina y genera temperaturas que permiten hacer o mover cualquier motor o turbina con el.