Me gustan los estudiantes

Imprimir

Eric Beiza Palestro 11 de septiembre del 2011

Latente desde hace años y agudizada por la ausencia de canales de expresión, por la estrechez del marco institucional de solución de conflictos y por un modelo que se ha ido quedando sin márgenes de maniobra, revienta con una fuerza impresionante: La crisis se ha hecho visible y omnipresente! La coalición gobernante está dubitativa, con fisuras internas, perpleja y sin una línea clara, repitiendo lastimosos llamados a la “Unidad Nacional” y obligada a desprenderse, aunque sea momentaneamente, de ciertos dogmas ideológicos, ofreciendo “reformillas” al Modelo de Dominación. ¿Es que Piñera está acabado?. ¡No, nada más lejos de la realidad!.

El gobierno cuenta, junto con los medios de manipulación, coersión y represión masiva, con un importantisimo elemento: a favor. ¡Dinero!. Con un superávit fiscal de US$ 5.800 millones (julio 2011) hay dinero más que suficiente para financiar reformas, el “Trésor de guerre” esta lleno.

Por otra parte, la Concertación, tras 20 años de gobierno, en donde faltos de desición y voluntad política para cambiar el status quo heredado de la dictadura, se conformaron con tibios e insuficientes maquillajes.

Hoy, en forma oportunista, aplauden las mismas acciones que ayer hicieron reprimir brutalmente, cuando llegaron incluso al asesinato de comuneros Mapuche y exigen lo que antes rechazaban como “ilusiones”.

La oposición concertacionista en crisis identitaria, de legitimidad, de moral y de ética, no entiende que no basta con "izquierdizar" hoy discursos ni "ampliar Coaliciones”. Carente de proyecto político, de propuestas programáticas claras, de visiones y apoyo popular, con dirigentes que lucran del Modelo y altamente desprestigiados, la Concertación enfrenta su crisis terminal.

Nos encontramos ante movilizaciónes de masas que, iniciadas por los Estudiantes (secundarios y universitarios), abarcan e incluyen a amplios –mayoritarios- capas y sectores de la población chilena.

El movimiento social ha comenzado a estructurar y levantar demandas que van mucho más allá de simples reivindicaciones sectoriales, haciendo colapsar el “Acuerdo de Gobernabilidad” suscrito entre la dictadura y la oposición moderada a fines de los 1980 y detonando la crisis de legitimidad de la “Democracia Restringida” y del modelo económico neoliberal.

¡Si no nos dejan soñar, no les dejaremos dormir!

Las movilizaciones estudiantiles han sacado a Chile del “gran letargo”, encantando y cautivando la imaginación popular y abriendo una nueva etapa política. Y si en mayo de este año, al comienzo de las movilizaciones marchaban poco más de 15 mil Estudiantes, a fines de agosto, para la “Marcha de los remolinos”, ya sumaban más de 700 mil manifestantes solo en Santiago, que cerraban la protesta con el canto multitudinario de “El pueblo unido Jamás será vencido”.

Hoy se abre una nueva etapa en la que se unen y funden las luchas y reivindicaciones de los Estudiantes secundarios y universitarios, del Pueblo–Nación Mapuche, de los deudores habitacionales del Serviu, de los “Sin techo” o Allegados; las movilizaciones del Movimiento ecólogista, del feminismo, las luchas por la libertad de los Presos políticos y por el derecho a vivir en la Patria sin condiciones, poniendo a la vez en entredicho el carácter del Estado, la institucionalidad heredada de la dictadura y la legitimidad de quienes detentan y usufructuan del Poder. A la búsqueda de cambios profundos

1 Servicio de Vivienda y Urbanismo.

Magallanes y el “Paro Ciudadano”

Las huelgas de hambre y las amplias movilizaciónes del Pueblo Nación Mapuche, Punta de Choros e HidroAysén, las luchas de los deudores habitacionales, las movilizaciones de los mineros y los pescadores artesanales, las estafas financieras de las empresas del Retail como “La Polar”, el divorcio absoluto entre la “Clase Política” y la Ciudadanía, el espionaje telefónico y los infiltrados de la policía, la delicuescencia institucional a todo nivel y ahora las impresionantes movilizaciónes estudiantiles, son sintomas claros de la crisis. Esta crisis, que ha empezado a abandonar el ambito de la reivindicación social para asumir e integrar la reivindicación política, hace evidente el Conflicto Central: La necesidad de convocar una Asamblea Constituyente que dote al país de una nueva Constitución restituyéndole al pueblo de Chile su calidad de único Soberano y refundando Chile como una verdadera República Democrática.

Los puntos claves de las demandas estudiantiles. “¿Como nos vamos a entender? Nosotros planteamos gratuidad y ellos ofrecen más créditos, más endeudamiento”. Tras un primer encuentro, efectuado el 3 de septiembre, las posiciones adoptadas por los Estudiantes, profesores y el gobierno, se pueden definir en 12 Puntos centrales: 1) La Educación garantizada constitucionalmente como Derecho Social, pública, gratuita y de calidad al servicio del país.

2) Aportes base de libre disposición a las Universidades.

3) Eliminación de la banca privada en el financiamiento.

4) Fin efectivo al lucro en todo el sistema de educación chilena, tanto básica, media como superior.

5) Generar nuevos formas de acceso para la Educación Superior.

6) Garantizar que las Instituciones Educacionales provean de educación de calidad, entendida ésta de manera holística e integral y no como el reduccionismo de los indicadores administrativos, tal como el SIMCE2 y la PSU3.

7) Eliminación de las trabas legales que prohíben la organización y participación de los distintos estamentos (Estudiantes, Profesores, personal administrativo y de servicios) en el sistema educativo

8) Creación de una red técnica estatal en todos sus niveles, con una articulación entre los distintos niveles

9) Creación de una carrera docente (Profesor Universitario)

10) Desmunicipalización efectiva de la Educación Básica y Secundaria

11) Término del financiamiento compartido

12) Garantizar Derechos educativos y lingüísticos de los pueblos originarios. De estos, los temas más duros son: el fin del lucro, la estatización descentralizada de la administración de los colegios públicos, el fin del sistema de financiamiento compartido, los aportes basales a las universidades públicas, la rebaja sustantiva de aranceles y claros pasos hacia la gratuidad del sistema educativo.

El gobierno ha manifestado cierta disposición a una Reforma Constitucional y a establecer la Educación como un Derecho. La desmunicipalización se plantea de una manera gradual y ofrecen la creación de un fondo de aportes, sin aclarar montos ni criterios de distribución. La Red técnica la rechazan ya que “elimina” la libre competencia. Frente a la exigencia de la GRATUIDAD enmudecen y solo hablan de CALIDAD, sin definir mayormente que entiende por ésta.

Para seguir “conversando” el gobierno exige el fin de las movilizaciones, en tanto los dirigentes plantean debatir de cara a la ciudadanía, haciendo públicos los encuentros via Radio y TV.

Los dirigentes/voceros del Movimiento son políticamente inteligentes, maduros, poseen experiencia y saben que si reducen la presión y las movilizaciones, aceptando un proceso meramente legislativo de solución al conflicto, sus demandas se diluiran y su fuerza desaparecera.

Cierto es que el Movimiento Social puede entrar en reflujo y perder fuerzas, pero es innegable que es un actor social y político sólido, que llegó para quedarse.

Si no es ahora, ¿Cuándo? Si no somos nosotros, ¿Quién?

Las perspectivas del Movimiento

El actual Movimiento Social posee rasgos únicos y originales, se amplía, desarrolla y crece rápidamente entre vastos sectores de la población, radicalizandose en la búsqueda de sus objetivos y es LA plataforma convocante y rectora de la movilización y organización popular, que ha posibilitado nuevamente el HACER POLÍTICA por y para los ciudadanos, asumiendo la protesta y la desobediencia con alegría, como una libertad más y una vergüenza menos. Este Movimiento tiene muy claro que el objetivo de un Nuevo Modelo Educativo solo puede concretarse como parte de un proceso reivindicador, de profundas transformaciones, de ahí los esfuerzos por construir una amplia mayoría social.

Asistimos a procesos de convergencia creciente entre el accionar de “nuevas voces y nuevos discursos políticos” y los movimientos sociales. Esta convergencia tiende a confluir en la constitución de nuevas expresiones socio-políticas como lo son, entre otras, la “Asamblea de Izquierda”. Y PAIZ especificamente.

Indignación – Protesta – Movilización – Organización, proceso dialéctico hecho praxis concreta. Esas nuevas voces, esas nuevas narrativas y lecturas del constante devenir social, que emergen desde las dinámicas sociales y culturales, desde la base social misma, son las que ganan en legitimidad, adquieren capacidad convocante y van construyendo el necesario y ansiado Proyecto de Cambios que haran del pueblo de Chile el actor y constructor de su propio destino