Europa: tiempos revueltos

Imprimir

25/09/2011

Àlvaro Rojas

Revueltos y peligrosos son los tiempos que pasan en Europa.

Dos factores son graves: uno, la crisis de Grecia y dos, la política de Turquía en el Meditarreno Oriental, concretamente en Chipre. A ello se suma la guerra civil en Libia, que parece derivar en una larga guerra en que Francia y el Reino Unido se implicarán, cada día que pasa, mas profundamente.

El primer caso afecta a los bancos de Europa en general y en especial a los alemanes y franceses y en una medida grave al Banco Europeo.

El Ministro de Economía de Grecia describió, en una reunión realizada la semana pasada en Atenas, tres escenarios posibles de salida a la crisis que afecta a Grecia por la deuda externa, uno de ellos es que el Estado griego se declare en “default” o por lo menos declare como impagables un 50% de su deuda que está expresada en pagarés a plazos medianos y largos (5 a 20 años) con el sello de garantía del Estado griego y que cada día que pasa pierden valor en el mercado secundario (los pagarés o bonos se transan entre bancos y particulares).

Desde los países deudores la gritería ha sido enorme. Algunos aseguran que un “default” de Grecia significa la quiebra de los bancos privados europeos, mientras otros aseguran que los contribuyentes europeos deberán pagar los platos rotos. Asunto que es ya una especie de “ley social económica”, que los alemanes, franceses y otros, ya se acostumbraron a aceptar con resignación.

Estas afirmaciones no carecen de base ya que Alemania y Francia tienen garantías de pago de los bonos griegos y mas encima el Banco Central Europeo ha comprado bonos por miles de millones de Euros en las últimas semanas, en un intento unortodoxo de calmar los mercados, tiro que le salió por la culata porque el DAX, el indicador de bolsa mas potente de Europa en Frankfurt, bajó de la línea de los 5000 puntos y se ubicó en valores de hace cuatro años. Las pérdidas para los tenedores de acciones (institucionales y privados) son enormes y crecientes. La ola de venta de acciones no se detiene y los gestores en el mercado especulativo esperan con terror el lunes próximo.

En todo caso si Grecia se declara en “default” será el Estado alemán y el francés los que tendrán que ponerse con la suma que no pagará y naturalmente que ello significa aumento del deficit interno y toda la bola de nieve que sigue.

La trampa en que los ciudadanos de Alemania y Francia fueron apresados fue puesta en 2008 cuando ardió la crisis especulativa y la burbuja estalló en la cara de los “optimistas”. Los Estados, en una acción de bomberos locos, fijaron por ley garantías para los bonos griegos y sobre todo para los “papeles basura” en manos de los bancos privados que esperaban ganancias soñadas con ellos, la acción fue declarada como medida para “para calmar a los mercados” y sobre todo para los bancos, que estaban teóricamente quebrados y con una capa de capital propio que tendía a cero. Paralelamente crearon un “bad bank” en que se anotaron todos los papeles basura de Estados Unidos que habían comprado en el pasado los institutos bancarios, para equilibrar sus cuentas. Los recursos usados para estabilizar a los bancos terminaron en utilidades de los mismos y fueron repartidos equitativamente entre los accionistas y los tenedores de bonos que habían “especulado” con la ayuda estatal, como lo demuestran los exitosos balances de 2011. Naturalmente que los gastos estatales en inversión (carreteras; desarrollo técnico científico, educación y un largo etc.),  fueron “congelados”. La Canciller alemana, Angela Merkel, inventó un concepto en esos años: “los bancos que son relevantes para el sistema deben ser salvados”. La “relevancia para el sistema” les sivió para apoyar a los grandes, mientras varios “chicos” quebraron o fueron absorbidos por los grandes.

Las sumas son gigantes: 480 mil millones de Euros.

Por otro lado los seguros de quiebra o “default”, duplican esa suma. Son los conocidos “swaps” que son también papeles que existen sólo en la burbuja y sin contacto alguno con la economía productiva y que se reproducen exponencialmente sin control alguno posible. Es tan etéreo este negocio de los "swaps" que un tercero puede "asegurar" una empresa sin que esta sepa que la están "asegurando"...

“Grecia no puede pagar ni podrá pagar nunca su deuda” dijo un experto en la televisión alemana. "Si las medidas que exige el FMI para estabilizar la economía se aplican en un 100%, Grecia no podrá pagar nada, ya que su esconomía estará paralizada, su mercado sin demanda", agregó.

Es por eso que los diarios europeos han comenzado a preparar el terreno para una quiebra controlada de Grecia.

Es decir la realidad los ha llevado a adoptar las soluciones argentinas a la deuda. Grecia debe un 180% de su PIB anual. Se supone que técnicamente está quebrada. No puede pagar nada si Europa no da garantías por unos 300 mil millones de Euros, lo que se está discutiendo y depende del “comportamiento” del gobierno griego que enfrenta los desórdenes populares mas grandes de su historia de postguerra, por la amenaza de despido de cientos de miles de empleados estatales. Por otro lado Grecia carece de industria manufacturera o su nivel es insignificante. Un humorista alemán aconsejó, como solución para la crisis griega que "vendan las islas y las playas y el mar Mediterráneo..."

Se supone que las “privatizaciones” deberían alcanzar para cubrir un 50% de la deuda, pero todos los intentos del gobierno por “privatizar” han resultado un fiasco ya que los interesados no se declaran dispuestos a pagar y exigen -como fue en el caso de la ex RDA-, en que se les entregue el control de las empresas a cero Euro por el alto endeudamiento que tienen.

Sin la via de la privatización y sin el apoyo de Europa, es decir, de los ciudadanos europeos que verán disminuir sus ingresos, Grecia tendrá que declararse en “default”. Las consecuencias son de todas maneras desastrosas y amenazan con lo que denominan recesión, que si se examinan las cifras de ventas de artículos durables y el comercio detallsta en el área del Mercado Común, hace rato que está presente. Las empresas deben luchar denodadamente ante la presión deflacionaria por medio de innumerables trucos que van desde una “indemnización” cuando uno compra un auto nuevo, hasta rebajas de precio en los artículos electrónicos, que a veces parecen de mentira, tan grandes son.

Mientras en el Mediterráneo los enfrentamientos siguen. La situación en Egipto no está clara ya que en el país parece estar en proceso de consolidación una verdadera dictadura militar. En el Oriente Medio el conflicto entre Palestina e Israel no encuentra un horizonte de solución, al contrario, se puede agravar por la esperanzas desatadas por la votación en las Naciones Unidas, los palestinos parecen estar alcanzando un nivel de unidad muy alto, lo que significa un desafío para Israel.

Por otro lado Israel está mas aislado que nunca en la zona, ya que Turquía su carta diplomática mas fuerte, abandonó a Israel y se está orientando fuertemente hacia el mundo árabe, luego del incidente en el que el ejército israelí tomo por abordaje un barco turco que llevaba medicamentos y mercadería a la Franja de Gaza en el que viajaban un gran número de ciudadabnos europeos y orientales de organizaciones humanitarias. Los soldados israelíes mataron a ocho turcos en el abordaje realizado en aguas internacionales que Israel reclama para si. El barco pretendía romper el bloqueo que sostiene Israel en contra de los habitantes de la Franja de Gaza, los que eligieron a un grupo político que Israel no acepta, justificación que es como una hoja de parra para encubrir los intereses reales que se esconden detrás: impedir que Gaza se transforme en un territorio palestino sin población judía.

El otro punto de conflicto y que es nuevo en la zona, es el gas en el lecho del mar en las costas de Chipre independiente. La mitad de la isla del Mediterráneo está ocupada desde 1974 por Turquía que mantiene un contigente de unos 40 mil soldados en ese territorio que fue declarado parte del país turco en el norte de la isla.

Turquía abrió un frente en Chipre al iniciar la exploración en busca de depósitos de gas en la costa de Chipre independiente. Chipre firmó un tratado con Israel por el que se reparten el uso del fondo marino para la búsqueda de gas y pteróleo luego de que Israel encontrara depósitos de gas de gran magnitud. Chipre apuesta a sumarse al negocio con ese tratado.

Tayyip Erdogan el Presidente de Turquía calificó de “demente” los trabajos de búsqueda de gas y petróleo de Chipre en sus costas y amenazó a las empresas que participan en el trabajo de cerrarles su acceso al mercado turco.  Turquía reclama como su territorio toda la isla de Chipre que fue parte del Imperio Otomano antes de la Primera Guerra mundial. Inmediatamente después, el jefe de Estado turco, ordenó la realización de maniobras navales en las aguas de Chipre, finalmente envió un barco de exploración, acompañado de fragatas a iniciar tareas de búsqueda de gas y petróleo en las aguas de Chipre. Las Naciones Unidas advirtieron a Turquía que debe respetar los derechos de Chipre sobre su mar territorial. A esta exigencia se sumaron los Estados Unidos y Rusia.

Erdogan hace una puesta alta en Chipre, ya que su nueva política hacia el mundo árabe lo ha puesto en un alto pedestal entre los musulmanes. Reconoció que se habían equivocado de “socio” cuando apoyaron y mantuvieron las mejores relaciones con Mubarak y Gadafi y los otros “califas” árabes.

Es evidente que Turquía desea mostrar sus músculos en el mar Mediterráneo oriental y señalizar quien es el jefe en la zona.

Que ello significa jugar con dinamita, lo debe saber Erdogan, pero ante el debilitamien to de la principal potencia y los problemas graves que afectan a Europa por una crisis que no han querido manejar bien o no lo han podido hacer, el Premier turco parece tener la razón.

Que la paz mundial puede estar en juego, eso no lo ve nadie en este ajedrez complicado y cruzado por intereses de especuladores con bonos de la deuda, bancos al borde de la quiebra y una Europa que se debate en una crisis de la que no aparece solución por el momento.