Mister nowhere man; los Beatles y el Gobierno

Imprimir

¿Como terminar con el diálogo de sordos entre el movimiento social-estudiantil y el gobierno de derecha?

Ahora el gobierno anuncia que volverá a la política de los consensos como si tuviesemos que ver con un dictador senador o comandante en jefe y boinazos a la vuelta de ls esquina. El anacronismo no puede ser mas evidente y sobre todo la estulticia de la Concertación (que se presta para esta maniobra) y de la derecha en el gobierno.
El vocero de gobierno parece un monje budista repitiendo incansablemente sus oraciones: “son intransigentes”.
La receta de achacar al adversario lo que uno mismo está haciendo, fue buena y reportadora de benenficios en la dictadura y durante los años de la Concertación, pero a estas alturas de la vida es mas bien un recurso gastado.
Los chilenos y las chilenas son muchas cosas, algunas positivas y otras negativas, pero hay algo que no son de ninguna manera: tontos de remate.
El Ministro Secretario general de Gobierno parece que cree que los schilenos son idiotas ya que repetir y reiterar la presunta “intransigencia” de los Estudiantes es reflejo de eso. El hombre cree que porque lo dice él, el vocero ungido, le creerán. Claro el hombre habla para sus partidarios, para el voto duro de derecha que quiere oir esa fraseología mentirosa, pero seguro con la esperanza de que mas de algún incauto le crea la cantinela de la “intransigencia”.
Por otro lado uno cree tener un dejà-vu cuando lo escucha hablar de buscar una solución al conflicto educacional en conversaciones con la Concertación.
¿Que ha tenido que ver la Concertación o alguno de sus partidos con el movimiento estudiantil?. Nada, la nada misma. Al contrario, los Estudiantes han rechazado claramente toda intervención de los partidos que aún forman la alianza de centro ¿derecha?, porque de izquierda tiene lo que nosotros de avisos pagados por Paulmann: nada. Y lo hacen porque son “gatos escaldados”.
Con la “mami” de Chile, Madame (o Frau?) Bachelet vieron que las movilizaciones terminaron con un abrazo en ronda de la derecha con la Concertación celebrando una nueva ley educacional que agravó la privatización y el mercadeo en ese sector de la actividad nacional, que no basta con repetirlo hasta el cansancio: es el alma de Chile, es la base del desarrollo; la base del espíritu nacional y si es mal manejado el país muere. Así de dramático y patético. La educación pinochetista está matando a Chile. El país terminará siendo un territorio como dice un poeta nacional.
Pero claro, los intereses mezquinos (han sido siempre mezquinos, chicos, codiciosos y brutales desde siempre) son los que predominan. Muchos personeros, candidatos, diputados, senadores y otros altos funcionario de todo el aparato del Estado profitan como sostenedores; como gerentes, como rectores o propietarios de establecimientos educacionales en Chile y por su misma ceguera ya no quedan fuentes de ganancia en Chile, ya que los negocios están monopolizados como si Chile fuera un país comunista y los otros están en manos de trasnacionales. A los que vendieron Chile por unas pocas monedas sólo les va quedando explotar a las familias cobrandoles por la educación de sus hijos.
Por eso uno a veces piensa que lo que tendrían que hacer los Estudiantes y los profesores y sus familias es dejarlos solos. Retirarse del campo de batalla y dejarlos que hagan lo que quieran sin acusarlos, sin denunciarlos, pero si reforzando la unidad horizontal, acumulando fuerza en la base y sobre todo agitando que los cuatro millones que no están inscritos en los registros electorales se inscriban para ver si los borranos del mapa con una coalición de todos los que no son Concertación y Alianza. O sea los votos de MEO y Arrate (26%) mas unos tres millones de los cuatro millones de no inscritos porque no hay que se ingenuo entre los no inscritos debe haber algunos que prefieren votar pos sus verdugos (los hay siempre).
El camino de la toma del Palacio de Invierno y la revolución no está completamente cerrado, pero es peligroso; proceloso y significa –con esta clase política- guerra civil.
Por eso sólo nos queda el camino de Gandhi: el pacifismo y ello se concreta en elecciones o se impone con huelgas nacionales políticas.
Si los dejamos solos con su Estado; con su Gobierno con sus cionversaciones para “resolver” el problema educacional harán lo que están decididos a hacer . Lo hemos visto, no se mueven un milímetro de sus posiciones neoliberales y es posible que traten de arreglarlo con bonos (se llaman becas; mas plata para los empresarios y otras gabelas formales, limosnas). Lo que no deben tener es la legitmación democrática, de los Estudiantes, de la sociedad, para esas medidas, esas “soluciones”. Es decir que esos arreglines sean producto de un acuerdo aceptado por el Movimiento Estudiantil, discutido con el. La batalla no podemos ganarla y ni siquiera existe la posibilidad de una paz ventajosa. Nos exigen la rendición incondicional y ese palito no debemos pisarlo porque caeríamos en la trampa.
Por eso, hay que dejarlos solos en su burbuja como ese personaje de la canción de los Beatles Mister Nowhere man:

He's a real nowhere Man,
Sitting in his Nowhere Land,
Making all his nowhere plans
for nobody.

Doesn't kave a point of view,
Knows not where he's going to,
Isn't he a bit like you and me?
Nowhere Man, please listen,
You don't know what you're missing,
Nowhere Man, the world is at your command.

He's as blind as he can be,
Just sees what he wants to see,
Nowhere Man can you see me at all?
Doesn't kave a point of view,
Knows not where he's going to,
Isn't he a bit like you and me?
Nowhere Man, don't worry,
Take your time, don't hurry,
Leave it all till somebody else
lend you a hand.

He's a real Nowhere Man,
Sitting in his Nowhere Land,
Making all his nowhere plans
for nobody