La "máquina" de hacer pobres

Imprimir

Por Erika Silva
No brotan de la tierra, como la hierba en primavera; se" fabrican" y son fruto de un esfuerzo sistemático. Si usted quiere conocer los pasos para "fabricar" pobres, por favor lea alguno de ellos:

-Sea egoista y haga apología del egoismo. Genere curriculm escolares que valoren por sobre todo el éxito personal, jamás el éxito en equipo.
-El mejor alumno siempre debe ser el que se saca mejores notas, jamás lo será el que más ayuda al compañero que le cuesta y menos el que escucha al que más sufre.
-Aliente al consumo como puente hacia la felicidad. El consumo y el acopio de tangibles es por sobre todo la medida del éxito. Consumo = Felicidad.
-Las condiciones anteriores serán funcionales y  terreno fertil para que se produzcan en cantidad  esperada nuestros pobres.
-Para que nazcan más pobres, jamás dé la posibilidad a las futuras madres (que a la vez son hijas de pobres) de que controlen la natalidad; ojalá no tengan acceso a anticonceptivos, ni menos a la píldora del día después.
-Dé a esos hijos de pobres (y magníficos pobres en potencia), la peor educación que pueda, los profesores más mal pagados y, dentro de lo posible, procure que en la escuela pierdan el tiempo. Ni pensar en dar "esperanzas de un mundo mejor", ni menos alentar organización alguna, ni lectura de libros que fomenten la reflexión.
-Ponga a su disposición televisión que en forma sistemática entregue "mierda": niñas bailando con poca ropa, concursos sin sentido, teleseries subiditas de tono, programas de delicuencia, de las cárceles por dentro, por fuera , por el lado... etc.. Finalmente, las cárceles son lugares que de seguro han conocido o conocerán. Estos programas además cumplen la magnífica misión de dar miedo, miedo al vecino y eso alienta la desesperanza, lo que los alienta, en caso de que todo salga bien, a que entiendan que la vida "es así", que es "lo que les tocó" y así nos aseguramos de que no tengan ganas de hacer nada para escapar de su "hábitat de pobre".
-Claro está que si queremos fabricar pobres, los queremos lejos. Así que procure dejarlos en la periferia, para que nos los veamos. Afortunadamente nuestra capital es plana y no tiene los cerros de Rio de Janeiro o los de Caracas donde la geografía levanta a los pobres, que inevitablemente los visibiliza mucho más de lo que quisiera un "buen productor de pobres". La planicie de nuestra ciudad está en este caso a nuestro favor.
-Otro paso importante es "Hacer como si"....haga "como si" le importara, lleve cajitas con mercadería, pero jamás promueva la equidad salarial; haga mediaguas de madera, pero no les cuente que la casa es un derecho; póngale internet, pero no le enseñe a buscar información con sentido, ni le mencione que el acceso a internet es un nuevo derecho humano emergente....En realidad, "derechos humanos" es algo que debe quedar fuera de su horizonte de posibilidades, al igual que los conceptos "justicia" ( que es harto más que la caridad y que llamaba a no confundirla un "desubicado" Padre Hurtado), "equidad" y "hermandad".
-No le deje a mano ni un libro ni un link de Marx, Althusser, Galeano, Freire, Allende, Cardenal, de Sousa Santos, Che Guevara. Que no sepan de la Klein, ni de Chomsky. Que no conozcan www.rebelion.org  por ningún motivo, bajo ninguna circunstancia...hasta la Biblia podría ser medio peligrosa.
-Mate los sindicatos, los centros de padres, de alumnos, las organizaciones sociales. Pero sea hábil: entregue dádivas y conceda uno que otro derecho para que crean que le importa, para que lo vean como un "triunfo".
-Procure darles créditos, para que puedan endeudarse y comprar... ponga comerciales en la tele que le ayuden a validar el círculo, que tengan la sensación de que son "iguales" a los que nunca serán "iguales", porque ellos son pobres y usted no y esa diferencia siempre se debe notar.
-Regale el  pescado, jamás muestre siquiera la caña de pescar. La caña es suya y ellos a ella jamás deben aspirar.
-Si los ve en la calle, aguante la respiración para no olerlos y salúdelos, para que crean que los acepta.
-Escúchelos, pero no los oiga. Siéntelos en mesas de decisiones, para que crean que usted los integra, pero lo que digan no importa, nunca ha importado, nunca importará. Por algo usted tiene un título y una universidad a la que usted se debe esmerar por que jamás ellos lleguen: lo de ellos es lo doméstico, lo básico.
- Usted es inteligente, ellos no. Usted tiene "amigos importantes" ellos no. Usted hace clic en facebook y encuentra el dato justo, la respuesta precisa, la persona indicada; ellos no.
-Junte ropita, dulces y regalos y lléveselos en navidad. Jamás comparta lo que sabe; jamás crea que ellos le pueden enseñar algo. No le crea a Yunus cuando dice que sólo aprendió Economía cuando salió de la Universidad y recorrió las barriadas indias, de seguro exagera o se volvió loco ¿cómo se va aprender de los que "nada saben"?
-Si les va a abrir la puerta a internet, déjelos dar el paso, pero uno pequeño, jamás un paso audaz. Dígale que si aprende a hacer blogs ya es y será un gran hombre o mujer, no le diga que también le puede servir para reclamar sus derechos, para fortalecer las organizaciones que existen o crear aquellas que nunca pudo concretar, porque de seguro que "con tanto pobre dando vueltas por el mundo", demás que encuentran que tienen muchas cosas en común y que si se unen pueden romper lo que a usted "tanto esfuerzo le ha costado".
- Todos sabemos que "no ser pobre" no es algo que se consigue así como así: son años de egoismo, de hacerse el gil con las injusticia, de decirle al hijo "no te juntes con ellos", de valorar a la gente por lo que tiene y no por lo que es, de llenar el carrito del súper sabiendo que otros se cagan de hambre, de calmar la conciencia dando dos monedas al viejo de la escala del metro que lloriquea su miseria, compitiendo como imbécil por llegar primero para aplastar a los que están a su paso para ser el "jefe", comprando ropa de jefe, auto de jefe, casa de jefe, aunque no sea realmente "jefe". Es toda una historia de vivir en la burbuja, lejos de la calle de los pobres, de la micro de los pobres, de los olores de los pobres.
*--Dígales que democracia es el soberano derecho a votar, jamás mencione algo así como: "cóbrele la palabra a la autoridad", porque si no esto no va a funcionar. La democracia puede ser una buen aliada para sus intereses, jamás lo olvide, pero eso siempre que procure ser amigo de la autoridad indicada en el momento indicado.
-Los pobres no existen por sí solos, somos todos responsables en cierta medida de que la "máquina" los siga produciendo.
Yo lo creo, estoy segura: otro mundo es posible.
Por Erika Silva
No brotan de la tierra, como la hierba en primavera; se" fabrican" y son fruto de un esfuerzo sistemático. Si usted quiere conocer los pasos para "fabricar" pobres, por favor lea alguno de ellos:
-Sea egoista y haga apología del egoismo. Genere curriculm escolares que valoren por sobre todo el éxito personal, jamás el éxito en equipo.
-El mejor alumno siempre debe ser el que se saca mejores notas, jamás lo será el que más ayuda al compañero que le cuesta y menos el que escucha al que más sufre.
-Aliente al consumo como puente hacia la felicidad. El consumo y el acopio de tangibles es por sobre todo la medida del éxito. Consumo = Felicidad.
-Las condiciones anteriores serán funcionales y  terreno fertil para que se produzcan en cantidad  esperada nuestros pobres.
-Para que nazcan más pobres, jamás dé la posibilidad a las futuras madres (que a la vez son hijas de pobres) de que controlen la natalidad; ojalá no tengan acceso a anticonceptivos, ni menos a la píldora del día después.
-Dé a esos hijos de pobres (y magníficos pobres en potencia), la peor educación que pueda, los profesores más mal pagados y, dentro de lo posible, procure que en la escuela pierdan el tiempo. Ni pensar en dar "esperanzas de un mundo mejor", ni menos alentar organización alguna, ni lectura de libros que fomenten la reflexión.
-Ponga a su disposición televisión que en forma sistemática entregue "mierda": niñas bailando con poca ropa, concursos sin sentido, teleseries subiditas de tono, programas de delicuencia, de las cárceles por dentro, por fuera , por el lado... etc.. Finalmente, las cárceles son lugares que de seguro han conocido o conocerán. Estos programas además cumplen la magnífica misión de dar miedo, miedo al vecino y eso alienta la desesperanza, lo que los alienta, en caso de que todo salga bien, a que entiendan que la vida "es así", que es "lo que les tocó" y así nos aseguramos de que no tengan ganas de hacer nada para escapar de su "hábitat de pobre".
-Claro está que si queremos fabricar pobres, los queremos lejos. Así que procure dejarlos en la periferia, para que nos los veamos. Afortunadamente nuestra capital es plana y no tiene los cerros de Rio de Janeiro o los de Caracas donde la geografía levanta a los pobres, que inevitablemente los visibiliza mucho más de lo que quisiera un "buen productor de pobres". La planicie de nuestra ciudad está en este caso a nuestro favor.
-Otro paso importante es "Hacer como si"....haga "como si" le importara, lleve cajitas con mercadería, pero jamás promueva la equidad salarial; haga mediaguas de madera, pero no les cuente que la casa es un derecho; póngale internet, pero no le enseñe a buscar información con sentido, ni le mencione que el acceso a internet es un nuevo derecho humano emergente....En realidad, "derechos humanos" es algo que debe quedar fuera de su horizonte de posibilidades, al igual que los conceptos "justicia" ( que es harto más que la caridad y que llamaba a no confundirla un "desubicado" Padre Hurtado), "equidad" y "hermandad".
-No le deje a mano ni un libro ni un link de Marx, Althusser, Galeano, Freire, Allende, Cardenal, de Sousa Santos, Che Guevara. Que no sepan de la Klein, ni de Chomsky. Que no conozcan www.rebelion.org  por ningún motivo, bajo ninguna circunstancia...hasta la Biblia podría ser medio peligrosa.
-Mate los sindicatos, los centros de padres, de alumnos, las organizaciones sociales. Pero sea hábil: entregue dádivas y conceda uno que otro derecho para que crean que le importa, para que lo vean como un "triunfo".
-Procure darles créditos, para que puedan endeudarse y comprar... ponga comerciales en la tele que le ayuden a validar el círculo, que tengan la sensación de que son "iguales" a los que nunca serán "iguales", porque ellos son pobres y usted no y esa diferencia siempre se debe notar.
-Regale el  pescado, jamás muestre siquiera la caña de pescar. La caña es suya y ellos a ella jamás deben aspirar.
-Si los ve en la calle, aguante la respiración para no olerlos y salúdelos, para que crean que los acepta.
-Escúchelos, pero no los oiga. Siéntelos en mesas de decisiones, para que crean que usted los integra, pero lo que digan no importa, nunca ha importado, nunca importará. Por algo usted tiene un título y una universidad a la que usted se debe esmerar por que jamás ellos lleguen: lo de ellos es lo doméstico, lo básico.
- Usted es inteligente, ellos no. Usted tiene "amigos importantes" ellos no. Usted hace clic en facebook y encuentra el dato justo, la respuesta precisa, la persona indicada; ellos no.
-Junte ropita, dulces y regalos y lléveselos en navidad. Jamás comparta lo que sabe; jamás crea que ellos le pueden enseñar algo. No le crea a Yunus cuando dice que sólo aprendió Economía cuando salió de la Universidad y recorrió las barriadas indias, de seguro exagera o se volvió loco ¿cómo se va aprender de los que "nada saben"?
-Si les va a abrir la puerta a internet, déjelos dar el paso, pero uno pequeño, jamás un paso audaz. Dígale que si aprende a hacer blogs ya es y será un gran hombre o mujer, no le diga que también le puede servir para reclamar sus derechos, para fortalecer las organizaciones que existen o crear aquellas que nunca pudo concretar, porque de seguro que "con tanto pobre dando vueltas por el mundo", demás que encuentran que tienen muchas cosas en común y que si se unen pueden romper lo que a usted "tanto esfuerzo le ha costado".
- Todos sabemos que "no ser pobre" no es algo que se consigue así como así: son años de egoismo, de hacerse el gil con las injusticia, de decirle al hijo "no te juntes con ellos", de valorar a la gente por lo que tiene y no por lo que es, de llenar el carrito del súper sabiendo que otros se cagan de hambre, de calmar la conciencia dando dos monedas al viejo de la escala del metro que lloriquea su miseria, compitiendo como imbécil por llegar primero para aplastar a los que están a su paso para ser el "jefe", comprando ropa de jefe, auto de jefe, casa de jefe, aunque no sea realmente "jefe". Es toda una historia de vivir en la burbuja, lejos de la calle de los pobres, de la micro de los pobres, de los olores de los pobres.
*--Dígales que democracia es el soberano derecho a votar, jamás mencione algo así como: "cóbrele la palabra a la autoridad", porque si no esto no va a funcionar. La democracia puede ser una buen aliada para sus intereses, jamás lo olvide, pero eso siempre que procure ser amigo de la autoridad indicada en el momento indicado.
-Los pobres no existen por sí solos, somos todos responsables en cierta medida de que la "máquina" los siga produciendo.
Yo lo creo, estoy segura: otro mundo es posible.