Chile el “alumno aventajado” del neoliberalismo

Imprimir

Alvaro Rojas

Mientras Nicaragua anuncia que estudia la posibilidad de retirarse de la OEA; Venezuela encabeza el crecimiento económico de América Latina y Argentina se ubica en el segundo lugar; Brasil asume posición económica que rechazan la intervención del FMI y América Latina respira unos aires anti neo liberales que anuncian una relativa liberación de las ataduras de la deuda externa; del FMI y del Banco Mundial, Chile „como si lloviera“.

Preocupado de una acusación a un militante del Partido Comunista basada en la „caja de Pandora“ que es el ya celebérrimo computador de Raúl Reyes en Colombia, mientras seguramente nos seguirán amenazando con otros computadores, esta vez del dirigente político militar „Mono“ Jojoy asesinado con bombas tele dirigidas, en su cuartel en la selva colombiana.

El gobierno vive de lo noticioso, mientras entre cuatro paredes avanza en la “privatización” de Chile.

Chile el alumno aventajado del FMI parece ajeno al curso que toma la historia en nuestra américa de habla castellana, El FMI no participará en la negociación de la deuda argentina en el Club de París, como lo anunció la Presidenta trasandina Cristina Fernández de Kirchner, a pesar de que el exclusivo Club tiene como condición para cualquier negociación la presencia con voz y voto del Fondo. Este dato es un signo claro de que otros aires soplan en América Latina, los mismos de los que Chile parece estar “protegido” por la Cordillera de Los Andes o la mano protectora de Washington. Y no sólo eso, Argentina negociará sin “bancos, agencias y asesores” como lo anunció la Presidenta argentina y ello porque en torno a las negociaciones en París se había ido formando, con el paso de los años, un verdadero enjambre, un “aparato” de consultores institucionales y personales que cobraban suculentos honorarios a los deudores y que encarecían visiblemente la deuda de los que querían negociar. Argentina logró imponer su sano criterio de negociar directamente y dejando fuera al FMI, el antiguamente tan temible aparato imperialista que impuso políticas económicas que terminaron con colocar a Argentina en “quiebra” en 2001. Mientras en Chile “como si lloviera”.

Chile aparece cada día que pasa mas aislado en América Latina, buscando una coincidencia con Colombia que desde hace rato que es una especie de paria latinoamericano que está fuera de todas las iniciativas serias que adoptan los países. No tanto porque sea un súbdito obediente del imperio del norte, sino que por su grave situación interna en que la guerra civil no cesa y el narcotráfico parece dictar la política de ese país hermano.

Ayer el Presidente de Nicaragua anunció que su gobierno estaba reflexionando retirarse de la OEA, luego de la votación en la Asamblea por la que ese organismo dirigido por Washington ofreció una “solución” inaceptable para Nicaragua en el conflicto de límites con Costa Rica. Daniel Ortega anunció que su gobierno estudia una presentación de solución del conflicto de límites que calificó de “global” ante el Tribunal Internacional de las Naciones Unidas en La Haya para dirimir definitivamente todas las posibles dudas en el ese campo.

Correa definió a la OEA como un organismo obsoleto, ineficiente, superfluo y que era incapaz de solucionar los conflictos entre países en América Latina. Anunció que su gobierno favorecía la consolidación del Acuerdo de Cancún en que se formó la CLA (Comunidad Latinoamericana y del Caribe) que realiza la aspiración de Simón Bolívar de contar con un organismo supranacional latinoamericano sin injerencia de los Estados Unidos para dirimir cualquier asunto que nos afecte.

Anunció que Nicaragua apoyará esa iniciativa decididamente en la próxima reunión.

Mientras en Chile “como si lloviera”.

En nuestra larga y angosta faja estamos mas preocupados de la farándula que de lo que ocurre en América Latina.