Sabado, 21 Octubre 2017

Actualizado11:38:01 AM GMT

You are here:

La quema nocturna de autos en Berlín

Berlín (Alemania).- El fenómeno pasó de ser un accidente con causas desconocidas a transformarse en un dolor de cabeza para el gobierno de la ciudad, para la policía y para los propietarios de autos caros (Jeep; Mercedes S; Volvo; Jaguar; Bentley; BMW y otras marcas) .

Sólo en la semana recién pasada fueron incendiados en la calle en Berlín 67 autos. La policía informa que ya suben de mil los autos incendiados en lo que va del año.

La técnica es sencilla. Los incendiarios usan pastillas de parafina sólida de las que se usan como aceleradores de fuego en los asados al aire libre. Las encienden y las tiran en los neumáticos o en el radiador del vehículo y desaparecen. Es un asunto de segundos.

Esta forma de actuar, que hasta ahora no tiene ninguna reinvindicación formal de parte de algún grupo de los cientos que existen en el escena anarquista y de los “autónomos” o de los fascistas o nacionalistas, sigue siendo un misterio para la policía que ha destinado Comisiones Especiales (SOKO) para investigar el fenómeno sin resultados presentables.

Al contrario, una acusación ligera y basada mas bien en prejuicios a una joven berlinesa terminó en un fiasco para la policía. El caso se inició con la detención por sospechas de la joven. Los policías supusieron que se trataban de una incendiaria porque la vieron en la noche en una calle oscura prendiendo un cigarrillo y posteriormente dirgiéndose a un supermercado donde creyeron verla comprando una caja de pastillas de parafina (eran galletas). La muchacha estaba vestida a la moda de un sector “alternativo” de los jóvenes berlineses, por lo que los policías supusieron que se preparaba a incendiar algún auto y la detuvieron. La detención y el proceso en contra de la estudiante causó un escándalo mayúsculo porque luego de varios meses de permanecer detenida tuvieron que declararla inocente de todos los cargos y el Estado pagar una indemnización.

El proceso descrito dificuctó aún mas las pesquisas policiales y en Berlin siguen ocurriendo incendios de autos de lujo sin que la policía esté en condiciones materialmente y por personal, de controlar todas las calles.

Otro factor es la falta de espacio territorial, problema general en Alemania que es un país que tiene una de las densidades poblacionales mas altas del mundo y un auto cada dos habitantes (son 82 millones de habitantes) en una superficie que es el tercio de la superficie de Chile.

Por ello los automóviles quedan estacionados en la noche en la calle. En Berlin es casi imposible encontrar una calle en la que no haya una fila de autos estacionados a ambos lados.

La seguidilla de incendios ha sufrido una evolución preocupante, ya que si bien al comienzo -como decíamos arriba- afectaba a los autos de lujo, la tendencia, según la policía es que está afectando a los vehículos mas comunes y que son usados por la gente de clase media y baja en la ciudad.

La seguidilla de la quema de autos comenzó en los barrios de Kreuzberg y Friedrichain, tradicionalmente “proletarios”, obreros, donde habitaban familias de clase media baja y muchos inmigrantes de Turquía y de Africa.

Por el desarrollo de la ciudad y la nueva situación urbana de la recién re inaugurada capital de Alemania por la caída del muro que rodeaba al sector occidental de la ciudad, se inicó un proceso de “revalorización” de la masa inmobiliaria de esos barrios. Empresas inmobiliaruas grandes comenzaron a comprar las viviendas , a renovarlas como departamentos de lujo y venderlas a clientes con mucho dinero. Ello trajo como consecuencia el desplazamiento de los habitantes tradicionales de esos barrios y comenzaron a aparecer quemados los autos.

El fenómeno terminó cuando ambos barruis se transformaron en lo que son hoy: sectores donde vive una elite intelectual y artística con buenos ingresos y en los cuales ni los inmigrantes ni los obreros tienen cabida.

Sin embargo la quema de autos se expandió por toda la ciudad sin que haya una explicación racional o política para ello.

Otro elemento es que para algunos es un “negocio” quemar los autos, ya que si tienen un seguro adecuado, reciben el valor de mercado del auto incendiado de las compañías de seguros, que nada pueden hacer ya que hasta ahora no hay ningún detenido por incendiar un auto.

A esto se suma que Berlin tiene 5 mil kilómetros de calles en las cuales se pueden estacionar autos y la policía con sus efectivos ya reducidos en 4.000 efectivios por economía y falta de presupuesto del Senado de la ciudad, poco es lo que puede hacer.

Berlin seguirá iluminandose noche a noche por los espectaculares incendios de autos y la policía sólo podrá concurrir a constatar el  hecho, escribir un protocolo, el que será usado por el propietario para cobrar su seguro. Es cierto que las primas que se pagan por seguros completos en Berlín han aumentado de precio, pero el negocio de los seguros en la ciudad que estuvo rodeada por un muro durante mas de 30 años, florece.

Escribir un comentario

Este es un servicio de comentarios de ElChileno. Entendemos que Ud comentará las notas bajo su criterio personal y su responsabilidad e identidad. Las notas son monitoreadas y se publican todos los días a una hora indefinida. Nos reservamos el derecho a borrar entradas que no estén en contexto o cuyo fín sea sexista, clasista, racista, segregacionista o antidemocratico


Código de seguridad
Refescar