“Los 33”: auge y caída de una operación mediática

Imprimir

Por Mauricio Becerra R. @kalidoscop

La manipulación del rescate de los mineros que por un año le dio buenos réditos al Gobierno nuevamente fue puesta en su punto por los secundarios de Copiapó. Si hace unos meses le amargaron la visita al presidente Piñera, este jueves le tocó al ministro de Obras Públicas, Laurence Golborne, soportar las pifias de los Estudiantes.

Hasta ahora se había mantenido alejado del conflicto estudiantil, pero en el primer aniversario del rescate de los mineros atrapados en la mina San José, el ministro Laurence Golborne fue abucheado por los Estudiantes de Copiapó.

Mientras Golborne se desplazaba por las calles de Copiapó los Estudiantes gritaban “no queremos, no nos interesa, que la educación se convierta en una empresa” o “Ya va a caer (bis), la educación de Pinochet”.

También ecologistas se sumaron a los Estudiantes, quienes acusaban de farsante al actual ministro de Obras Públicas, quien comandó el rescate de los 33 mineros atrapados durante 69 días en la mina San José, en su calidad de ministro de Minería.

Golborne fue a Copiapó a inaugurar la estatua ‘Por la paz’ donada por el gobierno chino luego del rescate de los mineros y enfrentó los gritos de los adolescentes acompañado del senador RN Baldo Prokurica.

Ambos fueron sacados de la multitud por una escolta de carabineros.

Unos 300 Estudiantes secundarios habían intentado en horas previas llegar a la Plaza Colipí, de Copiapó, donde se efectuaría el homenaje a los mineros rescatados.

La policía no los dejó pasar y lanzó bombas lacrimógenas a los Estudiantes.

Pese a la represión, los Estudiantes impidieron que la esposa del presidente Piñera, Cecilia Morel, llegara a posar para la foto.

Horas antes Morel participó en una misa ecuménica celebrada en las afueras del yacimiento, a la que asistieron solo 19 de los 33 mineros rescatados.

Al acto con Golborne en Copiapó asistieron sólo cinco de ellos.

Hace un par de meses, los secundarios de Copiapó le aguaron la conmemoración del accidente de la mina San José al propio Sebastián Piñera, cuando llegaron a abuchearlo al acto y lo acompañaron a cada evento que realizó en la ciudad nortina.

NADA HA CAMBIADO EN SEGURIDAD MINERA

 

El rescate de los 33 mineros fue sólo un milagro en la accidentada historia de la minería chilena. Pero la hazaña de sobrevivir durante 69 días a 700 metros de profundidad les cambió la vida por completo. A algunos para bien, pero a la gran mayoría para mal.

La mayoría de ellos no tienen trabajo y se mantienen con una pensión de gracia entregada por el Gobierno. Muchos aún se encuentran en tratamiento psiquiátrico y les ha resultado difícil luego de tantos días atrapados y varios más de exposición mediática retomar sus vidas con normalidad.

Pero si ellos son el lado visible del país minero, la cifra de muertos en accidentes mineros luego del rescate asciende a 47 personas.

Así lo afirmó Javier Castillo, dirigente de la Confederación Minera de Chile (Confemin) y presidente de la CUT en Copiapó, quien dijo que las 47 muertes se produjeron durante el último año sin que el Gobierno haya mejorado la fiscalización de seguridad en minas.

Quien sí sacó buen provecho del rescate de los mineros fue el ministro Laurence Golborne, exposición mediática que aprovechó para darse un perfil de capacidad de gestión, cosa que también salpicó al gobierno de Piñera en el primer año de su mandato.

La oportunidad que le dio el accidente y posterior rescate fue muy bien olfateado por Piñera, quien apostó a construir la imagen de su gobierno a partir de eventos como este y así demostrar cierta capacidad de gestión.

Incluso se sabe que durante los meses de la operación de rescate hubo roces entre el mismo Golborne y Piñera por aparecer ante las cámaras en la teleserie que convirtieron los medios criollos la tragedia de los mineros.

Golborne ganó la partida y llegó a ser el personaje mejor evaluado de los que participaron en el rescate, según la encuesta Ipsos. La operación en tierra también tuvo su juego mediático y Piñera llegó a contar con la aprobación del 63% de la población en una encuesta de Adimark de octubre de 2010.

Un año después la encuesta del empresarial Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea, Cerc, publicada en octubre de 2011, le otorga a Piñera un escaso 22% de aprobación entre la ciudadanía. Otra encuesta reciente sitúa a Golborne como futuro presidenciable, con un 6,6% de adhesión, lo que lo coloca en un segundo lugar tras la ex presidenta Bachelet.

EL GERENTE DEL RETAIL

 

Golborne llegó a la política luego de una larga trayectoria en seis gobiernos corporativos de los grupos económicos más grandes del país. Fue gerente general de Cencosud entre 2000 y 2008; luego fue director de Ripley, donde desempeñó un papel clave en la transnacionalización de la firma; y gerente financiero de Gener.

Catalogado varias veces como “ejecutivo del año” por la prensa económica, durante su gerencia de las empresas de Paullman se potenció la subcontratación, precarizando la relación laboral; y los clientes de Jumbo, con un promedio de compras inferior a 50 mil pesos en los últimos seis meses, vieron cómo se les subía arbitrariamente y sin información la comisión de sus tarjetas de 460 a 990 pesos.

En actividades recientes, Piñera se ha referido a Golborne como el “más seguro candidato de la Alianza” para las próximas presidenciales.