Domingo, 19 Noviembre 2017

Actualizado11:38:01 AM GMT

You are here:

Girgio Jackson: “El movimiento debe permanecer en el tiempo”

E-mail Imprimir

Un viaje a Estados Unidos, para exponer sobre su experiencia en educación; la posibilidad de convertirse en columnista de actualidad, y acompañar a Noam Titelman en sus primeras semanas, si es que el candidato de la Nueva Acción Universitaria (NAU) logra la presidencia de la Feuc en la segunda vuelta. Estos son los planes de Giorgio Jackson (24 años y estudiante de ingeniería civil industrial) para después del 25 de noviembre: ese día termina su período como presidente de la Feuc y, simultáneamente, deja la mesa de la Confech.

Termina un año en que se convirtió en uno de los rostros del movimiento estudiantil; en que lograron sentar al gobierno en una mesa que no prosperó, y en que aún no logran los cambios en educación que han demandado. ¿Se tomará vacaciones?

No tengo pensado vacaciones (…). No podría dejar el movimiento. Decir: 'esta fue mi participación' y no sentirme igual de involucrado que todos los que han estado este año (...). Si tenemos continuidad, voy a tratar de estar acompañando a la nueva directiva en este proceso, porque no es fácil.

¿Y si gana el gremialismo?

Imagino que habrá reestructuración de la mesa ejecutiva. No creo que la Confech vaya a poner a un vocero que no esté de acuerdo con los principios básicos del movimiento (…). Cómo vas a representar a una confederación de Estudiantes si no has ido a una marcha. Si ni siquiera has votado en favor de que tus compañeros marchen (...). Pero en ningún caso lo que pase en la UC determinará la fuerza y la convicción que ha tenido este movimiento para seguir adelante.

La semana después de dejar la Feuc viajará a Nueva York.

Me invitaron a un foro de la fundación George Soros que va a estar interesante, porque va también Cristián Bellei (consultor de Unicef), va Marc Kremerman (economista), gente de la U. Autónoma de Barcelona. Voy a estar como dos días.

¿Se dedicará a las conferencias?

No, es que están muy interesados. Imagínate que Chile es un caso de estudio por lo que ha pasado y uno no va como un especialista (...). Verse involucrado en un movimiento tan grande tiene un valor en sí mismo (...) para entender un poco cómo se mueven las democracias en Latinoamérica.

También me gustaría escribir lo que está pasando día a día, relacionarlo con lo que pasó hace seis meses, cinco meses.

¿Como memorias tempranas?

Escribir columnas en medios.

Le quedan tres ramos y la práctica. ¿La haría en el aparato estatal?

El servicio público a mí me gusta, pero no trabajaría para el gobierno. No me siento un ápice de representado (...). El aparato estatal tiene que ver con municipios. A mi me gustaría dedicarme al ejercicio público, pero también puede haber organizaciones no gubernamentales donde aportar.

¿Como la Fundación Dialoga, ligada a Michelle Bachelet? Allí trabaja Miguel Crispi, uno de sus cercanos en el movimiento.

No tengo ningún interés (...). Nada que me ligue a un partido, que me haga sentir que tengo que responder a una estructura que tiene muchos vacíos internos.

Pero en las elecciones votó por la Concertación.

Voté en segunda vuelta por Frei. En primera vuelta voté nulo.

El movimiento de este año surgió tras los "pingüinos" de 2006. ¿Tiene confianza en los que vendrán?

La proyección del movimiento tiene que venir de una fuerte conciencia de que tenemos que hacernos parte de los procesos políticos.

Lograr politizar, en el buen sentido de la palabra, a la gente. Ese es el desafío que nos queda, para que esos cambios se produzcan y la demanda sea sustentable en el tiempo. Si no, creo que se va a desilusionar este movimiento y después va a volver uno mucho más violento en tres, cuatro, cinco años más.

¿Con qué características?

Si es que se levanta un movimiento posterior a éste, pueden ser piqueteros (activistas que partieron realizando violentos cortes de caminos en Argentina). O puede ser otra cosa. Vamos a estar con otro que no tiene nada que ver con el de ahora.

El hecho de que (el gobierno) trate de salir del paso y quiera extinguir el movimiento estudiantil, cosa que no ha logrado, puede traer un coletazo a nuestra democracia muy grande en tres años más.

Hoy no hay una interlocución directa con las autoridades, luego que dejaran la mesa de trabajo. ¿Hay alguna autocrítica por eso?

Fuimos muy irreverentes, pero tampoco es rol de un movimiento social no serlo (...). Al momento de subirnos (a la mesa), lo que el ministro (Felipe Bulnes )quería, quizás para poder avanzar, era que volviéramos a clases. Y (como Confech) no volvimos a clases (...). Yo creo que en ese momento él decidió: esta mesa no puede seguir.

En el gobierno se atribuyó el quiebre a los ultras de la Confech...

La mayoría en el movimiento, más que ser ultras en términos ideológicos, son ultra desesperanzados, y eso los hace actuar de manera radical. No una politización extrema (...). Hemos tenido muchas diferencias. Nos hemos sacado la madre, por así decirlo, pero nos ponemos de acuerdo a la larga, y eso, creo, hay que conservarlo (...). La Confech debiera hacer lo imposible por permanecer unida.

Estamos casi en noviembre y no hay indicios de que ocurrirá la reforma estructural que pedían. ¿Siente que fue un año perdido?

En ningún caso. El gobierno quería validar el lucro, por ejemplo. Nunca pensaron en hablar de educación pública. En ningún caso en meter más recursos a la educación superior, porque sentían que tiene que autofinanciarse (...). Es medio invisible el tema de frenar ciertas reformas que se venían, pero se han movido en la frontera de lo posible.

Escribir un comentario

Este es un servicio de comentarios de ElChileno. Entendemos que Ud comentará las notas bajo su criterio personal y su responsabilidad e identidad. Las notas son monitoreadas y se publican todos los días a una hora indefinida. Nos reservamos el derecho a borrar entradas que no estén en contexto o cuyo fín sea sexista, clasista, racista, segregacionista o antidemocratico


Código de seguridad
Refescar