UNESCO: “Sistema educacional chileno fomenta las desigualdades”

Imprimir

Por Cristián Mora, Estudiante de Periodismo UC. Periodista de SentidosComunes.cl. @CrisMora182
En el informe también se analiza la educación en Argentina, Uruguay y Finlandia. Según el documento, entre estos países, Chile se destaca por proteger y beneficiar la iniciativa privada y la libertad de enseñanza, excluyendo el concepto de educación como un bien público.
Mucho se ha hablado y muchos han opinado sobre el curso que debería tener la educación en nuestro país. Las demandas que han instalado los Estudiantes durante este año, y que finalmente no se tuvieron el correlato esperado en el presupuesto 2012, han fomentado un debate a nivel país que aún no se ha visto plasmado en acciones concretas que, al parecer, deberán esperar. Por mientras, y para aportar en el debate, la Unesco realizó un informe que busca comparar las legislaciones educativas de cuatro países, aunque poniendo especial énfasis en Chile. También se estudió a Finlandia, Uruguay y Argentina.
El estudio señala que en Chile la gran responsabilidad de educar a los niños recae sobre los padres, a diferencia de países como Uruguay y Argentina.
Para revisar la situación del país, Vernor Muñoz, líder del estudio y ex Relator Especial de la ONU sobre el derecho a la educación (2004-2010), viajó a Chile a conversar con diversos actores, entre los que estuvieron el ministro Bulnes, la Comisión de educación de la Cámara de Diputados, alumnos y apoderados, entre otros.
El estudio señala que en Chile la gran responsabilidad de educar a los niños recae sobre los padres, a diferencia de países como Uruguay y Argentina, por ejemplo, donde el Estado está obligado a  ser el garante de este derecho. En este marco, Chile destaca por su promoción de la libertad de enseñanza, aunque, según el informe, “esto arroja una necesidad adicional que es construir un lenguaje común en torno al derecho de la educación”.
“El sistema que caracteriza la educación chilena está orientado por procesos de privatización, que tienden a causar segmentación, exclusión, discriminación y desencadenar mecanismos selectivos”, dice también el informe, que  ahonda en esto hablando de las subvenciones y becas: “Este sistema protege y beneficia a la iniciativa privada, excluyendo el concepto de educación como un bien público”.
Frente a esta situación, el informe recuerda que Chile está suscrito al Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, donde se señala explícitamente en uno de sus artículos que los Estados deben “tomar medidas ‘inmediatas y no postergables’ para lograr gradualmente la gratuidad en la educación secundaria y universitaria”.
Claramente esto último no está ocurriendo, y en los fondos aprobados en el Congreso para 2012, no se hace ningún avance significativo hacia ese camino. “Lo bonito de esto es lo feo que se está poniendo”, comentó Vernor Muñoz, expresando así que este conflicto, eventualmente, podría decantar en un cambio definitivo al sistema educacional del país, que deje de promover las desigualdades y haga justamente lo contrario.