Campaña para eliminar el Binominal

Imprimir

El binominal es un sistema electoral perverso para la democracia. No plasma la decisión de las mayorías, excluye, hace que tu voto pierda poder, genera caudillos y políticos eternizados en sus cargos y transforma las elecciones en una lata.

No es justo un sistema donde la mayoría de la ciudadanía tiene exactamente la misma representación que la minoría. No es justo que en un distrito o circunscripción el 60% elija a 1 representante y el otro 30% elija la misma cantidad. No es justo que aquellos cientos de miles de personas que votan por alternativas que alcanzan el 10% o el 20% de los votos, no lleguen a tener ni siquiera un representante.
El binominal añeja la política. Excluye no solo a las minorías políticas. Deja fuera la presencia de jóvenes y de muchas mujeres. No deja espacio al arcoíris de la diversidad que inunda nuestro país. El binominal genera un congreso que no es representativo de nuestra realidad y en el que se toman decisiones que no representan a la ciudadanía.
Nuestra democracia no puede seguir atada a un sistema electoral diseñado por una dictadura para perpetuar su injusto modelo. Chile no aguanta más con un sistema binominal. Si no derogamos este sistema, el estallido social será inevitable. Es deber de la institucionalidad política del país, escuchar y canalizar a las grandes mayorías, no ser un muro para estas.
Por esto los abajo firmantes declaramos:
1. Es urgente ponerle fin al sistema binominal y abrir un debate nacional, para construir un nuevo sistema electoral, donde se vea realmente plasmada la voluntad de las ciudadanas y ciudadanos. No sirven parches ni maquillajes. Necesitamos un nuevo sistema. La democracia debe ser tomada en serio.
2. Chile requiere reformas o cambios profundos en diversos ámbitos, entre otros, educación, salud, previsión, descentralización, sistema tributario, sistema financiero, reconocimiento de los pueblos indígenas y la Constitución. Ninguno de estos cambios será posible con el binominal como sistema de elección de quienes toman las decisiones.
3. Instamos a toda la ciudadanía a transformar el fin del binominal en el punto central de la agenda política. Ningún actor político o social debe quedarse en silencio. Por lo mismo, emplazamos a gobierno y oposición, diputados y senadores, organizaciones y ciudadanos, a manifestar su posición, y a adherir a esta cruzada democrática.
Este 2011, la ciudadanía ha exigido en las calles y las redes sociales un país más justo, equitativo e incluyente. Las reformas profundas que Chile requiere demandan un sistema político representativo en el que la ciudadanía se vea reflejada y en el que pueda depositar su confianza. Hagamos del 2012 el año en que el binominal fue derogado. Los cambios son absolutamente posibles. Solo depende de nosotros. El futuro esta en nuestras manos.
Si deseas adherir a esta carta, te invitamos a firmarla acá y difundirla por correo electrónico o en tus cuentas en redes sociales. En Twitter usa la etiqueta #cambiemoselbinominal