Miercoles, 22 Noviembre 2017

Actualizado11:38:01 AM GMT

You are here:

Apareció "Politika.cl": Lea "La colaboración público privada"

E-mail Imprimir

Apareció POLITIKA (www.polítika.cl) la revista mensual on-line que analiza; critica y esclarece la realidad nacional e internacional. Destacados autores colaboran en este esfuerzo medial destinado a entregar elementos de juicio que no se encuentran en ningún medio nacional. Entregamos de este número el texto de nuestro Redactor Luis Casado, “La “colaboración públco privada” que analiza con la agudeza y lucidez que lo caracteriza el tema del título. Este es el texto:

La “colaboración público-privada”
Luis Casado – 15/01/2012

Uno de los recursos financieros preferidos de quienes gobiernan son las “concesiones”. Así como lo lees. Recientemente rebautizaron este viejo invento como “colaboración público-privada”. En Chile fue Ricardo Lagos quién tuvo el placer, el honor y la ventaja (sobre todo la ventaja) de desarrollar este tipo de chanchullo. A lo largo de la historia el dolo ha conservado su principal característica: el Estado se hace cargo de los gastos y el privado de los beneficios, ¿Ah, Ricardo? En el siglo XIX, allá por 1846, un tal Toussenel describió con mucha precisión una colaboración entre la monarquía de Louis Philippe y el conocido banquero James de Rothschild: “Necesito que me ayude en la construcción de mi ferrocarril del Norte”, dijo la monarquía. “El Tesoro está seco. Compartiremos el sacrificio. Yo le concedo todos los beneficios, y me haré cargo de todos los gastos y todos los riesgos. He aquí mis condiciones: me encargo de todos los movimientos de tierra y de todas las obras de arte (puentes, etc.). Yo expropio los terrenos e indemnizo a los propietarios. Todos estos gastos han sido evaluados  en 87 millones. Cuando la vía esté lista, se la entrego gratuitamente. Ud. pone los rieles, Ud. pone los trenes y el material, que le costarán unos 60 millones. Es un avance que le pido. Mientras tanto, para pagarle este avance (…) le dejo durante 40 años todos los beneficios de explotación del ferrocarril del Norte, la línea más rentable del mundo que deja, evaluación hecha por Ud. mismo, 14 millones mínimo. Después, al fin de ese período, le rembolsaré su avance… y le pagaré el precio de su material a precio de estimación”. A fines de 1847, en un año de aguda crisis económica, la línea dejó más de 10 millones de excedente… Como puede verse, era un “sacrificio” compartido. La historia de la “Alta Banca” europea de los siglos XVIII y XIX es la historia de la “colaboración público-privada”: las guerras que se libraban los reyezuelos y príncipes de opereta eran financiadas por la banca privada, que muchas veces financiaba al mismo tiempo a todos los contendores. El Estado derrotado recurría luego a los mismos bancos para pagar las indemnizaciones de guerra…
Otro bello ejemplo: en 1919 le llevó 62 días al teniente Einsehower llevar unos camiones de Washington a San Francisco: las rutas eran execrables. Más tarde, durante la Segunda Guerra Mundial, Einsehower descubrió que las carreteras alemanas eran excelentes.  En 1956, ya presidente, firmó el Federal Aid Highway Act que permitió construir 64 mil kilómetros de rutas a través de los EEUU. En el 2006 esas rutas estaban destrozadas. En el 2007, 26% de los 599.893 puentes existentes en los EEUU fueron calificados de estructuralmente obsoletos o simplemente inutilizables. El 29 de junio 2006 Mitch Daniels, gobernador de Indiana, anunció que le concesionaba a un consorcio privado la gestión del Indiana Toll Road durante 75 años. Apenas firmado el contrato los peajes aumentaron en un 120%. El consorcio pagó US$ 3 mil 800 millones, pero en mucho menos de 75 años recogió US$ 11 mil millones de beneficios, extraordinaria rentabilidad para su inversión. ¿Ah, Ricardo? Esta hazaña fue acompañada por los “servicios” bancarios de Goldman Sachs, conocido filibustero de las finanzas. Illinois, el Estado vecino, siguió el ejemplo y privatizó el Chicago Skyway. John Schmidt, ex asesor de Bill Clinton y consejero jurídico de Chicago en esta operación, decía: “Comprar la infraestructura de la economía es extremadamente precioso. Antes, los operadores de autopistas no podían hacerlo. Sus demandas eran rechazadas porque, hasta ahora, no teníamos infraestructuras privatizadas en este país, y los operadores se veían obligados a comprar rutas en Chile o en Francia”. Seducido por esta operación, Richard Daley, el alcalde de Chicago, aconsejado siempre por Goldman Sachs, empezó a considerar seriamente la venta de la Lotería. Dicho sea de paso, ahora Rajoy en España quiere hacer los mismo… El muy “progresista” John Corzine, que presidió Goldman Sachs durante años, logró ser elegido gobernador de New Jersey gracias a sus muchos millones. Inmediatamente se propuso privatizar las carreteras. No era broma: el tráfico entre New Jersey y New York es el más importante de los EEUU. Para asesorarlo, Corzine llamó a… Goldman Sachs. Pero la oposición de los ciudadanos fue tan fuerte que finalmente Corzine tuvo que echar pie atrás y esconder a sus  “expertos” de Goldman Sachs. John Corzine es uno de los filibusteros que inspiró una portada de TIME Magazine en septiembre de 2008: “El precio de la rapacidad: cómo cayó Wall Street y derrumbó los mercados con él”. Con el vicioso pretexto que se resume en proclamar “no tenemos recursos”, se le crean pingües oportunidades de negocio a los privados. No otra cosa ha hecho Sarkozy en Francia, emulando a Ricardo Lagos. Las infraestructuras las construye un privado, y el Estado paga alquileres que terminan costando dos o tres veces el precio real. El hospital Sud Francilien le costará al Estado mil 200 millones de euros en vez de los 757 millones presupuestados. El nuevo ministerio de la Defensa le permitirá a la empresa Bouygues palpar 3 mil 500 millones de euros en vez de los 745 millones que cuesta la construcción. El sector privado ya posee la mitad de las prisiones francesas… ¡El “chilean way” hace estragos en Europa! Y como en Chile, los impulsores de la “colaboración público-privada” siempre cortan un alita para su propio bienestar. ¿Ah, Ricardo?


Destacado
¡El “chilean way” hace estragos en Europa! Y como en Chile, los impulsores de la “colaboración público-privada” siempre cortan un alita para su propio bienestar.

Escribir un comentario

Este es un servicio de comentarios de ElChileno. Entendemos que Ud comentará las notas bajo su criterio personal y su responsabilidad e identidad. Las notas son monitoreadas y se publican todos los días a una hora indefinida. Nos reservamos el derecho a borrar entradas que no estén en contexto o cuyo fín sea sexista, clasista, racista, segregacionista o antidemocratico


Código de seguridad
Refescar