Miercoles, 18 Octubre 2017

Actualizado11:38:01 AM GMT

You are here:

Trabajadores organizados eligieron a los comunistas para conducirlos en la CUT

E-mail Imprimir

Isidro Peñasco
Los tiempos del “encantamiento” parecer llegar a su fin en la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).


La organización sindical que agrupó en su tiempo a millones de trabajadores y fue un pilar del movimiento obrero en ascensión en los 60 y durante el gobierno de Salvador Allende, fue transformada en un “perrito faldero” de la Concertación y se le asignó el rol de aplacar y conformar a los trabajadores chilenos durante los gobiernos de la llamada “transición” que no transitó a ninguna parte, fuera del marco de la legislación de la dictadura y sobre todo para que los trabajadores no interrumpieran la fiesta de utilidades, entrega de las minas a los extranjeros y deterioro de las condiciones de vida y el idilio de la política de los consensos que la Concertación llevó adelante en sus cuatro gobiernos, con aplauso de la galería derechista que al final tomó el gobierno por agotamiento completo de la Concertación.
La derrota de Martínez y el triunfo del Partido Comunista de Chile y sus candidatos remarcan una tendencia nacional que pone en el centro de sus aspiraciones los cambios constitucionales y legales necesarios para democratizar Chile y comenzar y cerrar un proceso real de “transición a la democracia”.
Los resultados dados a conocer hasta ahora 25 de agosto, son reveladores. La baja votación de la lista DC y de la Concertación demuestran que la clase trabajadora chilena hace rato que se desencantó de los encantadores que la mantuvieron dopada con un discurso prometedor y que se reveló como mentiroso finalmente.
Seguramente en los próximos días seremos testigos de una avalancha de textos en los que se profetiza el “acabose” ; “la ruina”; la pérdida de puestos de trabajo”; “la crisis” que significa que  (¡horror de horrores!) que una comunista encabece la CUT. No solo es mujer, profesora, sino que ¡comunista!.
Ya la revista de “América Economía” en su publicación on-line titula en primera página: Comunistas tomarían el control de la principal central de trabajadores de Chile.
El candidato derrotado Arturo Martínez fue entrevistado por quien escribe en numerosas ocasiones. El lenguaje rupturista, de clase, de Martínez se fue morigerando en la medida que pasaban los 12 años en que estuvo a la cabeza de la CUT apoyado por su partido el Partido Socialista de Chile. En la misma medida que los social demócratas chilenos caminaban por la “tercera vía” derecho a posiciones derechistas, procapitalistas y sin contar con el instrumentario ideológico necesario para tener una visión crítica de la forma de capitalismo subdesarrollado y “salvaje” impuesto en Chile, Martínez fue un servidor efectivo en la CUT y junto con el una generación completa de dirigentes que hoy intentan acomodarse a los nuevos tiempos que parecen haber llegado para la CUT.
Que los trabajadores chilenos organizados (son muy pocos por las represalias de los patrones) hayan elegido a los comunistas para que los conduzca es una señal inequívoca de que los tiempos han cambiado. No tanto porque hay un gobierno de derechas en Chile, sino mas por causa del agotamiento de la Concertación que al igual que la Alianza en el gobierno, no puede ofrecer otra cosa que “mas de lo mismo”.
Lo hemos reiterado en numerosas ocasiones: Chile está gobernado por un partido único con dos fracciones (Concertación y Alianza) y quien lo dude basta con que vea los resultados de las votaciones en el Congreso Nacional en asuntos tan trascendentes como la Ley de Pesca que privatizó el mar y los peces de Chile y otras leyes impulsadas por la derecha.
Al igual que los gobiernos de los países que dictan la línea gruesa de la política chilena (Europa y los Estados Unidos), la oligarquía chilena está prisionera de sus propias convicciones y desconoce un camino distinto para enfrentar los problemas nacionales.
A ello se suma que el armado político-social-económico chileno es muy fragil. Basta con que una parte sea afectada para que el resto se tambalee. Es impensable, por ejemplo, establecer la gratuidad en la enseñanza superior porque ello significa un descalabro económico grave para un sector importante no solo de la clase política sino que de un amplio sector social que profita de la enseñanza basada en el lucro: o modificar el régimen de previsión (como Argentina que simplemente traspasó los fondos previsionales al Estado) lo que significaría que el Estado pasaría ser socio de innumerables empresas con el consecuente desequilibrio en el estatus quo fundado por Pinochet y sus asesores civiles.
Por otra parte la conducción comunista de la CUT significa que los Estudiantes tendrán un interlocutor no solo benevolente sino que activo en sus demandas y en sus luchas. Bien se puede decir que el resultado de estas elecciones refleja un avance de la lucha por la democracia en Chile. Significa un avance del pueblo chileno hacia un futuro mejor y mas justo como dijera la candidata del PC el día de la elección.
Desde estas humildes columnas felicitamos a los candidatos de la lista B y en especial a Barbara Figueroa, la primera mujer que conducirá la Central chilena en 60 años de vida de la multisindical  quizás la primera en América Latina que tenga esa responsabilidad.
“Hoy se inicia un nuevo ciclo, ya no más una Central inhibida y alejada de los movimientos sociales”, con estas palabras, Bárbara Figueroa, se refirió a su eventual elección como presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), luego que los conteos paralelos dieran como vencedora la Lista B, que lidera la dirigenta del Colegio de Profesores junto al presidente de la Confederación de Trabajadores del Cobre, Cristián Cuevas.

Escribir un comentario

Este es un servicio de comentarios de ElChileno. Entendemos que Ud comentará las notas bajo su criterio personal y su responsabilidad e identidad. Las notas son monitoreadas y se publican todos los días a una hora indefinida. Nos reservamos el derecho a borrar entradas que no estén en contexto o cuyo fín sea sexista, clasista, racista, segregacionista o antidemocratico


Código de seguridad
Refescar